Martes 13 de Abril de 2010  15:15

Los mejores "chascarros" de Piñera en un mes de Gobierno

El "marepoto" y el "tusunami" son sólo la punta del iceberg. En los pocos días de su mandato, el Presidente también nos ha deleitado con salidas de protocolo, tropezones y otros conceptos que integran la "Wikipiñera".

Por Natacha Ramírez, Emol

SANTIAGO.- Aunque la comparación que hizo entre los 20 días de su Gobierno y los 20 años de la Concertación sacó chispas, al menos hay consenso en que el Presidente Sebastián Piñera ha sufrido más chascarros en un mes de Gobierno que su antecesora en todo su mandato.

Al parecer, su memorable asunción al poder -marcada por fuertes réplicas y salidas de libreto varias- fue un presagio de lo que vendría... Deslices lingüísticos, tropezones y nuevos términos sismológicos son parte de los momentos con que nos ha deleitado el nuevo Mandatario.


Foto 
Lo cortés no quita lo Presidente
No cabe duda de que el cambio de mando entregó mucho material para este recuento. Dejando de lado las réplicas de casi 7 grados y la alerta de tsunami que amenizaron el evento, la primera salida de protocolo de Piñera se produjo cuando ingresó al Salón de Honor. Tras saludar a Ángela Jeria y Virginia Reginato, decidió devolverse y saludar a cada uno de los presentes en primera fila, incluso repitiendo el saludo a algunos y demorando aún más la ya atrasada ceremonia.
 
 



Foto 
La fuerza de la costumbre
Después de la enredada entrega de la banda presidencial –que incluyó, entre otros percances, la caída de la emblemática piocha de O'Higgins– y cuando Piñera ya estaba investido como Presidente de la República, llegó el momento de entornar el Himno Nacional. Pero ni él ni Michelle Bachelet recordaron que debían cambiar de lado antes de esa parte, por lo que Sebastián Piñera figuró cantando el himno patrio en el lugar donde debía ir la saliente Mandataria.



 



Foto 
No hay papel
Y la seguidilla de lapsus continuó, al compás de las réplicas. Cuando llegó el momento de que Piñera tomara juramento a los nuevos ministros (y mientras en el resto de la ciudad reinaba el pánico y las personas corrían a las partes altas), nadie le pasó al Presidente el solemne documento que debía leer y se le vio escribir en un papel un supuesto apunte de lo que debía decir. Luego vino una polémica entre la Cancillería y el Senado sobre a qué entidad le correspondía entregar el papel.



 



Foto 
¿Y quién es él?
Al recibir en Cerro Castillo a los Mandatarios extranjeros, Piñera no reconoció a Rafael Alburquerque. "¿Quién es él?", le preguntó a José Miguel Insulza. Éste le respondió: "Es el vicepresidente de República Dominicana". Y aunque recién lo venía conociendo, no dudó en echarle la talla: "Siento que esto es una maniobra de la Concertación para moverme el piso", dijo aludiendo a las réplicas. Días después, cuando nombraba a las autoridades en la inauguración de una escuela, preguntó a Joaquín Lavín: "¿Quién es el que está al lado?", lo que se oyó por el micrófono.



 



Foto 
"Grillos" para la Guardia de Palacio
Aunque luchó tanto por ser Presidente, Piñera se perdió el mágico momento del saludo de la Guardia de Palacio (ese sonoro "¡¡Buenos días señor Presidente!!") en su primer lunes en La Moneda. Quizás le dolían los oídos, pero el hecho es que dejó "plantados" a los sonoros carabineros que lo esperaban en la puerta. Al parecer, Piñera no fue informado del saludo, por lo que ingresó directamente por los estacionamientos. También dejó "con los crespos hechos" a los transeúntes que lo esperaban ver llegar.



 



Foto 
"Tusunami"
Pero sin duda, los momentos cumbre de los chascarros del Presidente son los vocablos sismológicos que ha bautizado. El primero fue "tusunami", que pronunció en un diálogo con la prensa el mismo día que asumió. Mientras sus nietos le tiraban la banda presidencial, Piñera llamó a la calma y ratificó la "alerta de 'tusunami'", que el SHOA había decretado tras las fuertes réplicas de esa jornada. Obviamente, el concepto no pasó inadvertido y rápidamente proliferaron sus fans. Incluso le hicieron un rap que causa furor en la web.



 



Foto 
"Marepoto"
Pero la gran réplica del "tusunami" llegó el 23 de marzo y rompió los sismógrafos: El "marepoto". El nuevo fenómeno natural fue dado a conocer por el Mandatario durante un discurso en la Fidae. "Por el terremoto que remeció la tierra (...) y por el 'marepoto' que sacudió nuestras costas", fue la frase que sirvió para que los cibernautas se dieran un festín. En un programa radial incluso ironizaron con un famoso sketch del "Club de la Comedia": "Pero señor, se dice maremoto... Aaer!, ¿Quién es el Presidenters?".



 



Foto 
El "Zafrana"
Aunque era el fenómeno del momento en Internet, parece que sólo el Presidente no había visto el video del "Zafrada". Al inaugurar una escuela modular en Iloca, donde el pequeño era la estrella, afirmó que el niño era "un ejemplo de entereza, de valor... Así que le trajimos sus 'zafranas', sus 'frazadas', sus 'zafradas'", lo logró finalmente Piñera. Aunque, al parecer, sólo Emol se percató del hecho, igualmente califica como un nuevo vocablo para la "Wikiñera".


 



Foto 
Travesía en el Mississippi
Por lo visto, ni los lobos marinos ni las cruzadas de calle a media cuadra lo hacen aprender la lección. Uno de los últimos momentos extremos que brindó el Mandatario fue en su gira por Estados Unidos. Mientras visitaba junto al alcalde de Nueva Orleans la ribera del río Mississippi, Piñera bajó unas escaleras, trastabilló y estuvo a punto de caer al agua. Luego, el alcalde le extendió su mano para ayudarlo a subir, pero el Presidente volvió a tropezar.



 



Foto 
"¿Celebrar?" la muerte
En vísperas del Día del Joven Combatiente, Piñera pronunció una desafortunada frase: "Los padres, familiares y amigos de los hermanos Vergara Toledo tienen todo el derecho a 'celebrar'... o recordar su muerte". El desliz lingüístico es similar a otro, ocurrido tras la muerte de Mónica Madariaga: "Me 'alegro' que esté descansando en paz". En esa ocasión, su comando le pidió precisar la frase y entonces explicó: "Llevaba muchos años luchando contra una enfermedad muy cruel y, por tanto, ojalá haya encontrado la paz".



 



Foto 
Ni muerto ni santo
Aunque le gusta citar frases célebres de otros, Piñera debería tomarse más en serio aquéllas de su autoría. La última del repertorio la pronunció la semana pasada, durante una entrevista concedida a un periódico argentino: "En la vida uno siempre enfrenta conflictos de intereses; solamente los muertos y los santos se salvan de esta situación", respondió ante la polémica por las designaciones que ha realizado sin haberse desprendido de algunas propiedades.