web
buscar
Buscar...

Entre divos, fallas de audio y peleas por el rating: Los hitos de Viña 2012

Un escenario completamente distinto enfrentó este año el certamen, que debió enfrentar problemas tanto dentro como fuera de su contexto. Los desafíos para 2013 se multiplican.

Emol en Viña del Mar
Martes 28 de Febrero de 2012  19:15

VIÑA DEL MAR.- Hora de balances. Viña 2012 ya es historia, y los comentarios en el aire son varios: Fallas de audio, divos problemáticos, discursos polémicos, grandes estrellas y humor blanco.


De todo hay hoy en este deporte nacional que es comentar el Festival de Viña del Mar, a esta hora presente tanto en boca de quienes dicen odiarlo, como en la de quienes confiesan amarlo. Porque hay algo claro con el Festival: Todos lo ven aunque sea por un momento, todos tienen una opinión al respeto, y todos saben medianamente qué ocurrió en la última edición de Viña.


En 2012, el cuadro tiene de todo, y el empujón para la conversación, se los damos con los siguientes hitos destacados.

Hitos destacados del Festival de Viña 2012

Foto

 

El divo

Muchos artistas hacen sus exigencias, pero en este apartado Luis Miguel complicó como pocos. Organizadores, animadores, periodistas y hasta el público, vieron alterado su tránsito por la Quinta Vergara el día del show del mexicano, quien sólo se rigió por sus propias normas. En el hotel, en tanto, se desvivieron por estar a la altura de sus severas exigencias. Pero al final, ésos no son más que anexos en la visita del cantante, quien concretó uno de los regresos más añorados por Viña del Mar, de la mano del show maduro que construyó en los 18 años que transcurrieron desde su última vez. Devoción popular y expectación general, fueron la mejor prueba del acierto.

 

Foto

 

Lo lamentable

Por mucho que siempre alguno recuerde que las competencias son "la razón de ser" del Festival, no se puede tapar con un dedo a ese sol que señala que ambos certámenes llevan años relegados a un segundo plano. Sin embargo, en la edición que culmina se las relegó más que nunca a un plano secundario, tratadas como una especie de incómoda mochila que, en caso de ser necesario, podía dejarse en un rincón. La jornada de cierre, con la interpretación de los ganadores desplazada para el final, fue elocuente al respecto.

 

Foto

 

Rigor británico

Si Luis Miguel tuvo lo suyo, Morrissey no fue menos. El ex líder de The Smiths no quiso que nadie lo viera en los pasillos, que no se ingirieran productos animales, y que su show comenzara sí o sí a las 00:30 horas, tal como señalaba su contrato. Los afectados fueron los jurados, que no pudieron salir de su camarín en un buen rato; la competencia folclórica, que no se pudo realizar esa noche de viernes; y hasta Cristián Sánchez, quien debió dejar la Quinta Vergara porque su actitud molestó al entorno del cantante. Pero el show sólido e inusual que Mozz brindó después, borró de un plumazo todos esos cuestionamientos. Para la historia queda el paso de un artista que, como pocos, expandió las fronteras del evento.

 

Foto

 

Humor blanco

2011 quedó instalado como el año en que el humor tocó fondo. Rutinas gruesas, vocabulario explícito, y sobre todo la ridiculización de las minorías, pegaron fuerte en el público y en los organizadores del certamen, que para este año se impusieron el desafío de contar con humor "blanco". El acierto no estuvo sólo en lograr tener ese tipo de rutinas, sino también en que éstas resultaran exitosas. Tanto Dinamita Show, como Zip Zup y Bombo Fica se llevaron trofeos, peaks de rating, y la venia del "Monstruo", que este año, como pocos, no tuvo necesidad de comerse a nadie.

 

Foto

 

El cantautor está de vuelta

Manuel García llegaba a Viña como una incógnita. No por sus "méritos" para estar en este escenario (que los tenía de sobra), sino por lo poco imaginable que, hasta ahora, resultaba una propuesta como la suya en un lugar como éste. Sin embargo, su actuación dejó en claro que no era el cantautor quien necesitaba al Festival, sino éste a tipos como él. Expendiendo las posibilidades que hasta ahora se daban por sentadas en Viña del Mar, García volvió a plantar allí la semilla del cantautor solitario y comprometido, y la hizo crecer de inmediato: Se llevó una aclamación, todos los trofeos, y el triunfo más rotundo que anota Viña 2012.

 

Foto

 

Fallas reiteradas

Si la culpa la tienen los técnicos de los artistas o los del canal, es una discusión que al público poco importa. Lo cierto es que en el sonido las siempre posibles fallas fueron más de las tolerables, para un espectáculo que, por su naturaleza televisiva, siempre ha funcionado como reloj en este ámbito. Las escenas transmitieron alta tensión en el escenario y en el público, y quedaron impresas como postales de lo que no debe suceder en la Quinta Vergara. Algo más de previsión en este aspecto para las próximas ediciones se hace muy necesario.

Foto

 

Animadores con desafíos

No hay que ser muy astuto para asumir que animar Viña es un desafío nada sencillo. Por esto, la red de apoyos y definiciones tras las espaldas de Rafael Araneda y Eva Gómez no sólo es necesaria, sino también justa. En esta edición, algunos traspiés se evidenciaron en ese continuo. Desde la animadora anunciando en la cara de Diego Torres que luego vendría "lo más esperado de la noche", al corte abrupto tras la presentación de Daniel Muñoz, pasando por la misión cuesta arriba de poner la cara ante las fallas vividas por Salvatore Adamo y Rosana. Si salieron bien o mal parados, queda a gusto del consumidor, pero parece evidente que hay más de un problema que, manejando los tiempos y la técnica, se puede evitar a los rostros principales del evento.

 

Foto

 

Fin de la hegemonía

El Festival ya no es la alternativa única de sintonía que antes solía ser, y los canales se atrevieron a asumirlo. Este año salieron a competir, y altas dosis de humor en "Viva Dichato" junto a las intrigas de "Mundos Opuestos", generaron fuertes dolores de cabeza en los organizadores del certamen, que en más de un momento cedió en el rating. El escenario a futuro será aún más radical, y el desafío de captar la atención de la audiencia requerirá cada vez de mayor agudeza.

OPINA SOBRE ESTA NOTICIA