Titulo Biografía Obra Pop Art Exposición en Chile
Andy Warhol sitio oficial
Su legado artístico
Velvet Underground
The Andy Warhol Fundation
Museo Nacional de Bellas Artes
 
Exposición en Chile
 
Biografía

MultiWarhol

Como un Da Vinci de la glamorosa sociedad de consumo, Warhol no se conformó con presentarse sólo como pintor, quiso ser también cineasta, diseñador, escritor y editor de una revista de modas. El objetivo era estar en la boca de todos por algo más de 15 minutos.

Marilyn MonrroeNos legó una Marilyn inmortalizada en serigrafías de alto contraste. Un Mao Tse Tung revestido como ícono pop. Nos dejó el deseo de saborear las sopas Campbell y de lavar ropa con detergentes Brillo, además de una tolerancia hacia los artistas que, sin pudor, transforman la ambición y el narcisismo en parte de la obra de arte. Warhol aprendió de Dalí, pero supo prescindir de esa máscara de locura que envejecía sin prestigio, optando por el glamour de la contracultura sesentera. Y así nos legó esa actitud que trasciende al mundo de las artes que compraba sus carpetas de coloridas serigrafías. Pop, de popular en su acepción que implica masividad. De hecho, nos heredó una de las expresiones más masticadas por la sociedad contemporánea: los 15 minutos de fama. Él tuvo unos cuantos años. Pero trabajó duro, y en varios frentes, para lograrlo.

Warhol, el diseñador. Cuando todavía era Andrew Warhola y recién había llegado a Nueva York desde su natal Pittsburg, Warhol se ganaba la vida como diseñador. Se inició dibujando gráfica publicitaria y siguió en reputadas publicaciones como Harper's Bazaar, Vogue y Glamour, llegando hasta las páginas de la sofisticada New Yorker. Después se dedicó a la pintura y la serigrafía, pero a principios de los 70, cuando Warhol quiere ser el artista total que transita de la alta a la baja cultura sin visualizar fronteras, incursiona en el diseño de las portadas de discos. Dibuja el plátano de The Velvet Underground y la polémica tapa de Sticky Fingers de Rollings Stones en la que muestra un pene erecto bajo un ajustado blue jeans. En los años siguientes hará otra cubierta para su amigo Mick Jagger y una para Aretha Franklin, pero sin lograr el mismo nivel de atención.

Warhol, el pintor. Más que óleo y tela lo de Warhol fue la serigrafía. La reproducción seriada de las imágenes que desmitifican la pintura y su supuesta originalidad de "obra única". Se le reconoce como el máximo exponente del pop art, un movimiento que había surgido en el Londres de los 50 con "¿Qué es lo que hace a los hogares de hoy tan diferentes, tan llamativos?" de Richard Hamilton. Warhol toma esa cotidianidad hogareña de Hamilton, el uso del cómic de Liechtenstein y el neodadaísmo de Jasper Johns y Robert Rauschenberg y lo lleva hasta el extremo. Según el teórico del arte norteamericano Arthur Danto, la obra de Warhol pone fin a la historia del arte. Al menos al arte no religioso que se desarrolla desde el renacimiento hasta que pinta cajas Brillo tridimensionales. Una tan interesante como polémica tesis que se basa en la imposibilidad de pintar, o crear, después de haber calcado la realidad. Danto ve allí el fin de la historia del arte, un gesto de mayor importancia al ready made de Duchamp, una valorización que tiene bastante que ver con la geopolítica y la larga rivalidad entre París y Nueva York.

Warhol sigue pintando. En sus últimos años prefiere hacer retratos que vende en 25 mil dólares. Le encargan cerca de 50 al año, la mayoría de personas famosas o en vías de serlo, a las que reproduce conjugando su talento de pintor con una actitud de cirujano plástico en la tradición de los pintores cortesanos. Posan para él Mick Jagger, Carolina de Mónaco, Michael Jackson, el sha de Persia, Silvester Stallone y Liza Minelli, entre otros.

Obra "Duerme"Warhol, el cineasta. En 1963 el artista se compra una cámara de cine y comienza a filmar en 16 milímetros. Sólo puede rodar películas de cuatro minutos, pero hace cientas. La mayoría consisten en "fotografías con movimiento" de sus amigos y colaboradores de la Factory que él y ellos llaman "screen tests". Andy está feliz experimentando con la cámara y dice que dejará de pintar, lo que además de subir el valor de sus obras hizo que se rodeara de actores aficionados pidiéndole roles en las próximas películas. Warhol estaba interesado en formar parte del movimiento de cine underground que entonces tenía un papel destacado en el movimiento contracultural de los 60. En Nueva York estaban Jonas Mekas, Jack Smith y Stan Brackhage filmando cintas que intentaban oponerse a cada una de las fórmulas hollywoodenses. Warhol se les une y aboga por una cámara neutra que registra situaciones o cosas. Se empecina en que el tiempo del rodaje se homologue al tiempo real y al de exhibición y llega a hacer una película de ocho horas en la que registra como duerme un hombre. "Él toma cosas de otros cineastas underground, pero cierra el ciclo, es que el que desarrolla las experimentaciones más intensamente. Le interesa el registro, la máquina que registra, que es un tema que aparece también en su pintura. A Warhol le interesa esa objetividad, mostrar ese entorno que se vuelve algo así como la celebración de la decadencia", afirma el profesor Luis Cecereu.

Warhol, el escritor. En 1967 la editorial Random House editó Index (Book) y Screen Tests (A Diary) que escribió a dúo con Gerard Malanga. Años más tarde Warhol llegaría a las vitrinas de las librerías con Mi Filosofía (de A a B y de B a A), POPism, Exposures y America. Warhol pasa a ser un filósofo del mundo contemporáneo que enseña a vivir en el aspiracional mundo del consumo.

Revista "Interview"Warhol, el editor. En 1969, después de que fuese baleado por una de las asistentes a la Factory y a él le diesen miedo sus propios amigos, Warhol cambia las condiciones de su vida social. De la Factory a la revista Interview, que crea con la idea de que sea una publicación dedicada al cine y termina dirigida hacia la industria de la moda que siempre pareció cautivarle más. "Me fotografían, luego existo. Éste es el único objetivo de la revista Interview", afirma el destacado crítico de arte Robert Hughes. "Debido a que la revista es básicamente un instrumento de ascenso social para el propietario y el personal, los chismes que publican son bastante inocuos. No levantan ninguna piedra debajo de la cual pudiera haber gusanos, pero tampoco dejan ningún culo sin lamer", escribió en un artículo para The N. Y. Review of Books.

FleshWarhol, el productor. Warhol produce. A mediados de los 60 cuando descubre a Lou Reed y sus desconocidos The Velvet Underground, el artista de pelo gris les ofrece hacer de manager. Les presenta a Nico, una de las mujeres que pululan por la Factory y los lleva a escenarios en los que tocan teniendo como escenografía sus estáticas filmaciones. Entonces Warhol se presenta como productor musical. Dos años después debuta como productor cinematográfico de las películas de Paul Morrisey, el realizador que dirige las filmaciones durante los últimos años de la Factory. "Warhol delega, él comienza a ser el que da los lineamientos generales, el de las ideas", explica Luis Cecereu. Estas últimas cintas -entre las que se encuentran Trash, Flesh, Heat y Women - se presentan todavía como películas de Warhol, aunque él ni tome la cámara ni dirija a los actores.

Firma y consumo

Morrisey sigue la línea de la experimentación del artista pop, pero llevándola hacia un terreno en que la comercialización es más fácil y que algo tiene que ver con los desnudos frontales masculinos y las escenas homosexuales. Hoy estás cintas, las últimas de Warhol, se pueden encontrar en VHS y DVD (a Chile las trae la librería La Trama ubicada en Portal Lyon).

Pero Warhol es un productor aún cuando no explicite ese rol. Ya en los 50, cuando era un artista joven y vendía barato, él trabajaba con un grupo de asistentes. Robert Hughes afirma que en muchas de sus reproducciones Warhol a duras penas le daba el visto bueno a los colores utilizados. Más que un artista, él es quien encabeza la producción industrial de productos que llevan su firma.

Desde las serigrafías, hasta las películas que realiza en su taller con nombre de industria. Se suponía que su obra era una forma de subversión ante la sociedad de consumo y la omnipresencia de la publicidad, pero el artista acabó grabando spots para vender ron y radios Pionner. Como figura pop.

Por Macarena García G.

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.