Propuesta Unión Demócrata Independiente


En marzo de 2002, la hija de un detenido desaparecido de Pisagua tomó contacto con el senador UDI Jaime Orpis. Luego de una conversación extensa ella le planteó la posibilidad de juntarse con otros familiares de detenidos desaparecidos que también querían hablar con él.

Así, el parlamentario se reunió por primera vez con el grupo de familiares de detenidos desaparecidos del norte; tras una decena de encuentros, las gestiones culminaron con la elaboración de una fórmula jurídica para zanjar voluntariamente los casos pendientes de derechos humanos.

Dos meses después de ese primer encuentro de Orpis con los otros familiares, a finales de mayo más o menos, el senador por la I Región, el timonel UDI, Pablo Longueira, y los abogados Carlos Frontaura y Gonzalo Cordero viajaron a Pisagua a estructurar la propuesta jurídica.

Tras esa primera reunión, los encuentros con este "grupo representativo" de familiares se sucedieron en forma permanente. De esas reuniones fueron naciendo distintas ideas de parte de los propios afectados para encontrar una fórmula que permitiera avanzar en el tema.
Fue así como se llegó al día 20 de junio de este año.

Aunque en un principio Longueira anunció que la propuesta se la entregaría directamente al Presidente Ricardo Lagos, el enrarecimiento del clima político que se produjo en las semanas anteriores entre el partido opositor y La Moneda llevó finalmente a que el líder de la UDI entregara el documento al ministro del Interior en la residencia de este último.
"Como no nos interesa el show, para nosotros es insignificante la forma en que entregamos este documento. Por eso lo hicimos en forma reservada", sostuvo Longueira.

Con ello y tras doce años de la muerte del senador Jaime Guzmán, quien rechazara en su oportunidad una reforma constitucional que le daba al Presidente de la República la facultad de indultar a condenados por delitos terroristas, la UDI sorprendía al mundo político lanzando una propuesta de pacificación nacional que incluye el indulto al que su fundador tan tenazmente se opusiera.

Sin embargo, motivado por la avalancha de críticas que generó su iniciativa Longueira, decidió precisar que no se trata de una ley de punto final ni de una amnistía, ni tampoco de una propuesta de la UDI.

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.