|EMOL|El Mercurio|Las Últimas Noticias|La Segunda|Diarios Regionales|Avisos Económicos|

Asesinato

Magnicidio contra un senador

Jaime Guzmán fue asesinado a tiros a los 44 años por Raúl Escobar Poblete (alias “comandante Emilio”) y Ricardo Palma Salamanca (alias “El Negro”), ambos activos miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).
El hecho ocurrió el 1 de abril de 1991 a las 18:27 horas, en la esquina de la Avenida Batlle y Ordoñez con Regina Pacis, en las afueras del Campus Oriente de la Universidad Católica de Chile, en la comuna de Ñuñoa.

Ver interactivo

Relato del atentado

El lunes 1 de abril de 1991, Palma y Escobar se dirigieron rumbo al Campus Oriente de la UC en un automóvil Opala Negro, el mismo que tres días antes robaron a un taxista. Una vez llegado al Campus, Palma descendió del auto y se dirigió a una schopería para reunirse con un sujeto que le proporcionó el arma, mientras Escobar estacionó el auto en la calle Regina Pacis.


Con la pistola en su poder, Palma abandonó el local, caminó por la avenida Batlle y Ordoñez hasta llegar a Regina Pacis, y se reunió nuevamente con Escobar, que debió estacionar el auto cerca de la calle Holanda. Ambos cruzaron la calle e ingresaron por la puerta principal al recinto universitario. Se dirigieron hacia el interior del edificio y por un pasillo lateral llegaron a una escala que conduce al segundo piso, doblaron a la derecha y se encaminaron a las salas de color naranja.


Escobar se dirigió hacia las aulas con el objetivo de verificar si Guzmán se encontraba haciendo clases, mientras Palma lo esperó en el pasillo mirando hacia el patio interior de la Universidad.El senador se encontraba en esos instantes dictando una clase de Derecho Constitucional, por lo que Palma y Escobar decidieron ir al baño, donde el primero revisó y preparó su pistola Browning, mientras el segundo cargó una Taurus, que usaba regularmente.
A continuación se dirigieron hacia la sala de profesores, donde esperaron en el pasillo al senador. Luego de algunos minutos, sonó el timbre (que establecía el término de la clase) y los frentistas vieron pasar a Guzmán hacia la sala de profesores.


En ese momento, Palma y Escobar decidieron esperarlo en las escaleras. Sin embargo, el plan se frustró cuando el senador se dio cuenta de la presencia de los subversivos y estos se percataron que posiblemente él los vio, ya que se devolvió a la sala de profesores. En ese momento, Guzmán mandó a llamar a su chofer, Luis Fuentes, (su auto se encontraba en el estacionamiento de profesores) y telefoneó a su secretario para coordinar algunas reuniones, sin hacer mención a nadie de sus sospechas.


Mientras, los frentistas bajaron las escaleras al primer piso, y decidieron esperarlo afuera del Campus, en la intersección de las calles Batlle y Ordoñez, y Regina Pacis, entremezclándose entre los estudiantes que esperaban en un paradero, cerca de un quiosco de diarios.


Al cabo de algunos minutos, Guzmán abandonó el Campus por la puerta principal en su auto, un Subaru Legacy 1990, color plomo, acompañado de su chofer. El senador se sentó en el asiento del copiloto. El vehículo dobló a la derecha por Batlle y Ordoñez, en dirección al paradero y se desplazó a poca velocidad por la segunda pista, lo que permitió a los frentistas identificar donde se encontraba sentado el senador.


 

3 2 1

 

 

 

imprimir enviar

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.