Las historias de cinco mujeres que marcaron un hito y revolucionaron la industria automotriz

Bertha Benz fue la pionera del sector automotriz gracias a que popularizó el primer vehículo sin tracción animal movido por un pequeño motor de gasolina. Como ella, hay otras mujeres que inventaron mecanismos de seguridad o se transformaron en pilotos de Fórmula 1 abriendo el camino en un sector dominado por los hombres.

08 de Marzo de 2018 | 10:28 | Redactado por Patricio Gutiérrez

Maria Teresa Filippis: La primera en un monoplaza en la Fórmula 1.

Reproducción (ccn.com)
SANTIAGO.- Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y en la industria automotriz, históricamente dominada por hombres desde los altos ejecutivos de las empresas hasta los pilotos de carrera, hay varias mujeres que marcaron hitos con inventos que revolucionaron el sector o que fueron el impulso necesario para pasar de las carretas tiradas por caballos, al primer vehículo motorizado de la historia. Acá repasamos algunos casos.

Bertha Benz: La impulsora del primer vehículo con motor



Hablar de la industria automotriz y no mencionar a Bertha Benz es casi en un pecado. Nacida el año 1849 en una familia adinerada de Alemania, Bertha Ringer (su nombre antes del matrimonio) desde muy joven estuvo vinculada al mundo de los negocios. Eso hasta que en 1872 llegó al altar con Karl Benz y la ley de la época le prohibió seguir como inversora.

Bajo el alero financiero con el que nació y formó durante su soltería, Bertha logró apoyar económicamente a su esposo en su empresa con la que creó el primer vehículo impulsado por motor. Se trataba de una máquina de tres ruedas sin tracción animal, movida por un pequeño motor de gasolina.

Sin embargo el triciclo no gozaba de popularidad hasta que Bertha decidió darle un impulso y en 1888 emprendió un viaje hacia la casa de un familiar a 100 kilómetros de distancia. Durante el trayecto tuvo que superar varios obstáculos como la falta de combustible constante y desperfectos del vehículo.

Sin embargo logró sortear todas las vallas y se convirtió en la primera conductora en realizar un viaje largo, además de ganarse el título de primera mecánico de la historia y también sirvió para mostrar que el vehículo funcionaba de buena manera y darle el impulso necesario para sus ventas.

Florence Lawrence: pionera en seguridad automotriz



Florence Lawrence nació en Canadá el año 1886 y fue considerada como una de las actrices con mayor éxito durante su época. Justamente gracias a su popularidad logró una fortuna cuando consiguió uno de los primeros contratos millonarios del cine.

No obstante, su figura no solo fue conocida por las luces y escenarios, sino que también fue una de las grandes inventoras que tuvo el sector automotriz cuando recién iniciaba su expansión en el mundo.

Siendo una amante de los vehículos, Lawrence decidió utilizar su dinero para coleccionar autos que por esos años carecían de varias medidas de seguridad, como por ejemplo, métodos para saber la dirección hacia la que doblaban las máquinas.

Teniendo esto en cuenta, Florence inventó un artefacto en figura de palo que se movía de forma manual para indicar si el auto giraría a la izquierda o a la derecha, con el objetivo de avisar al resto de los conductores el sentido de la marcha y evitar accidentes.

Pero como si fuera poco, también instaló una señal de “stop” que aparecía en la parte trasera del vehículo cuando se pisaba el pedal de freno.

Pese a que sus inventos fueron revolucionarios para la época y aportaban en gran medida a la seguridad en las carreteras, Florence Lawrence no los patentó y con el paso del tiempo las empresas automotrices los integraron en sus modelos y posteriormente fueron conocidos como intermitentes o luces direccionales y la luz de freno.

Mary Anderson: La creadora del limpiaparabrisas



Mary Anderson fue otra de las mujeres que aportó con sus innovadoras ideas al sector automotriz y situó las bases para que los fabricantes automovilísticos integraran nuevos métodos de seguridad en sus modelos.

Todo ocurrió a principios de 1900 cuando la mujer observó en un viaje a Nueva York que el conductor de un tranvía estaba obligado a detenerse constantemente para limpiar el agua y hielo que quedaba en el parabrisas para tener una mejor visión del camino.

Esta recurrente acción del chofer retrasaba los viajes por lo que Mary Anderson decidió hacer algo al respecto. Así, en 1903 la mujer inventó una palanca que se manejaba de forma manual desde el interior del vehículo y que movía el resorte de un brazo mecánico hacia adelante y atrás, limpiando el parabrisas.

Su creación fue patentada con el número 743.801 por la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, aunque no alcanzó mayor popularidad entre los empresarios automovilísticos en un contexto que era dominado por los hombres.

Fue así como en años más tarde la patente del invento de Mary Anderson expiró y el limpiaparabrisas comenzó a ser utilizado en todos los vehículos de producción en serie hasta convertirse en uno de los elementos básicos de todo modelo.

Charlotte Bridgwood tomó la posta de Anderson



Si por un lado Mary Anderson fue la primera creadora del limpiaparabrisas, la evolución de este invento recayó en otra mujer. Se trata de la canadiense Charlotte Bridgwood, quien gracias a su pequeña empresa logró fabricar el primer limpiaparabrisas automático.

Básicamente la mujer tomó la herramienta de su predecesora y la mejoró el año 1917. No obstante, tampoco tuvo mayor apoyo financiero de las empresas y su iniciativa terminó siendo utilizada cuando la patente expiró.

Maria Teresa Filippis: La primera mujer en un F1



La italiana Maria Teresa de Filippis falleció el año 2016 a la edad de 89 años, pero dejó un legado histórico para las mujeres en las carreras. Cuando tenía 32 años, se convirtió en la primera mujer en participar de un gran premio del automovilismo mundial de la Fórmula 1.

Este hecho le abrió el camino al resto de las pilotos que con el paso del tiempo se animaron a ponerse detrás del volante en un deporte que por muchos años fue considerado solo para los hombres.

La napolitana participó en el campeonato de 1958 conduciendo el auto con el que argentino Juan Manuel Fangio ganó el título de pilotos en 1957, y llegó a participar en cuatro carreras.

En el segundo gran premio, en Francia, salió a la calificación y consiguió un meritorio décimo puesto en la parrilla. Sin embargo, no le permitieron competir porque “el único casco que una mujer debe usar es el de la peluquería”, según el director de esa carrera.

Hasta antes de su muerte, De Filippis era todavía presidenta honoraria del GPDC, un club de ex pilotos de Fórmula 1 fundado en 1962 por el francés Louis Chiron y Juan Manuel Fangio.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Encuentra
tu próximo vehículo

Palabras clave

Región

Categoría

Marca

2000Rango de años 2016

Precio

Fecha de publicación

Buscar
Limpiar
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores