¿Quién es Xi Jinping? El presidente de un alicaído gigante asiático que llegó a EE.UU.

Si bien es calificado por expertos como el "líder más poderoso del Partido Comunista chino en décadas", hoy Xi Jinping está luchando por su vida política. Su visita a América del Norte está marcada por la crisis de mercados que vive su país y por el descontento de sectores importantes de su población.

23 de Septiembre de 2015 | 15:57 | Por Felipe Contreras, Emol
Hace aproximadamente un año se concretó la última de las visitas de Barack Obama a China. El escenario en ese entonces era completamente distinto a la realidad que se vive en el mundo hoy: El gigante asiático aún era el gran motor económico del planeta y la esperanza para muchos países en vías de desarrollo, que lo veían como su gran aliado y el principal mercado para sus exportaciones.

Un escenario que a partir de junio de este año cambió de forma abrupta: los principales índices de la Bolsa de Shanghai se desplomaron durante varias sesiones consecutivas. Una tendencia que si bien ha visto repuntes, aún preocupa a los inversionistas.

Esta semana el Presidente Obama tiene la responsabilidad de ser el anfitrión de Xi Jinping (se pronuncia Chi-Yin-Ping), el que es sin duda su principal contendiente en los rankings que eligen a los hombres -y mujeres, por supuesto- más poderosos del planeta. Un líder que tan sólo 3 años después de tomar las riendas del liderazgo de China ya ha definido claramente su sello en su país, en la región y en la forma en que el gigante asiático se relaciona con el resto del planeta.

Dado que lo que queda de la administración de Obama, como la que lo sucederá este 2016 (las apuestas están inclinadas entre Hillary Clinton y Donald Trump) deberán lidiar con la actual administración china; lo mismo que ocurre con los gobiernos de todo el mundo, es necesario entender la figura de Xi; a quien los expertos califican como el líder más poderoso en ese país desde los tiempos de Mao Zedong.

Su figura en China
Xi Jinping marcó una gran diferencia con sus predecesores. Los expertos explican que su principal característica es que construyó una verdadera marca alrededor de su figura a través de un liderazgo fuerte basado en las decisiones y la convicción. A diferencia de los anteriores dirigentes del país que se mostraban como parte de un grupo y apostaron por la política de los consensos.

Al interior de su país, Xi ha consolidado un enorme poder personal a través de la feroz oposición a oficiales de gobierno corruptos y activistas. Este último es uno de los puntos de mayor controversia, ya que esta política de "tolerancia 0" ha derivado en la detención de figuras relevantes en la vida pública de ese país (muchos de los cuales eran opositores a Xi Jinping). Una postura que, de acuerdo a los analistas, rebelaría la visión que tiene de China: un estado potente ni liberal ni elegido democráticamente: sino un gobierno autoritario eficiente con un fuerte líder a la cabeza.

Cómo se lleva con sus vecinos
En términos de política internacional, China ha iniciado polémicas disputas territoriales con Filipinas y Vietnam. ¿Cómo? La comunidad internacional ha denunciado que el gobierno de Xi Jinping ha creado islas artificiales en el Mar de China. Además, su influencia se ha expandido con rapidez en la región a través de las enormes inversiones en sociedades e infraestructura que ha realizado en el sudeste y el centro de Asia.

Lo que se sabe de él en el mundo: reformas y revoluciones
Su popularidad se ha disparado en todo el mundo, además, debido a la serie de reformas que ha impulsado y anunciado. En 2013, el Gobierno anunció su intención de lanzar una serie de modificaciones que permitan a los mercados tener un rol decisivo en la economía. Asimismo, modificó el modelo económico que durante décadas sostuvo las finanzas del gigante asiático, adoptando los servicios, la innovación y el consumo y dejando de lado las exportaciones de bajo costo y la producción industrial de gran escala.

Esto provocó, a su vez, una revolución ambiental. La cuestionada visión de la sustentabilidad de China, al abandonar la dependencia de industrias como el cemento y el acero, dio paso a fuentes de ingreso mucho menos contaminantes.

Él también tiene un "sueño"
A todo lo anterior, Xi Jinping le dio una marca: "El Sueño Chino". Una utopía que deslumbró al mundo por varios años, pero que, al parecer, tuvo un brusco despertar en junio de 2015. Cuando el mercado bursátil comenzó a mostrar los primeros signos de la crisis (ese mismo mercado que fue potenciado por las reformas económicas) las autoridades, en un intento desesperado, empezaron a inyectar dinero para mantener la estabilidad y la confianza. Sin embargo, bastó con ese tropiezo para que los inversionistas de todo el planeta comenzaran a dudar de este "milagro chino". Ahora, son muchos los que esperan que Xi Jinping sacrifique algunas de sus reformas insigne con tal de mantener el crecimiento de su economía.

Cómo llega a EE.UU.
Ese es el escenario que precedió la llegada de Xi Jinping a Estados Unidos: aún no se sabe qué es lo que ocurrirá con este "motor económico del planeta" que de un día para otro, empezó a andar más lento. En lo social, si bien permanece como una figura muy popular en China, hay muchos sectores que no han callado su descontento. Los desafíos que lo esperan a su vuelta a casa son enormes: Transformar finalmente la economía sin generar una crisis de empleo; eliminar la corrupción sin sofocar la sociedad civil; disminuir los privilegios de los oficiales del gobierno sin generar una crisis al interior del partido, y expandir su influencia en Asia y el mundo sin despertar molestias en EE.UU.

Los 5 temas que generan tensión y que tendrán que discutir Obama y Xi Jinping

- Guerra digital:
Los expertos en seguridad informática de Estados Unidos han declarado que el país se encuentra lejos de estar preparado para enfrentar los continuos y cada vez más complejos ciber ataques que provienen de China. Es por eso que todos esperan que éste sea uno de los temas que deban conversar los jefes de Estado; pese a que muchos dudan que encuentren mucho terreno en común.

- Cambio climático
Este encuentro reúne no sólo a dos de los hombres más poderosos del planeta; también a los líderes de los dos países más contaminantes del mundo. Es por ello que, luego de las declaraciones de Barack Obama acerca de que "el cambio climático es la principal amenaza que enfrentan las futuras generaciones" el cambio climático es uno de los asuntos que deben discutir.

- Crisis económica china
Respecto a este punto hay acuerdos y disputas. Mientras la crisis de los mercados chinos ha provocado profundos temores (y varias jornadas de pérdidas) en EE.UU., los expertos aseguran que en términos de metas a largo plazo, los dos países coinciden en varios puntos.

- Derechos humanos
Desde que asumió el poder, Xi ha sido implacable con las voces de disidencia. Esto ha hecho que grupos de oposición, feministas y hasta blogueros relevantes hayan terminado detenidos o siendo humillados a través de la televisión oficial. Es por eso que diversos grupos relacionados a los derechos humanos han llamado a Obama a pronunciarse respecto a estas políticas, pese a que la posición que transparente Estados Unidos tendrá poco o nada de peso en las políticas internas chinas.

- Conflictos territoriales de China y sus vecinos
Pese a que en junio las disputas territoriales entre China y países del sur de Asia parecieron terminar en junio, un informe reveló que el gigante asiático no había sido transparente respecto a sus demandas previas y, además, imágenes satelitales mostraron que las dragas seguían creando tierras artificiales.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores