A tres años de su condena, Pitronello dejó sus estudios y tramita pensión de invalidez

El joven de 26 años cumple una pena de seis años de libertad vigilada por colocación de bomba, hecho que lo dejó con lesiones graves.

03 de Septiembre de 2015 | 12:06 | Por Andrea González Schmessane, Emol

Luciano Pitronello fue condenado en agosto de 2012 a seis años de libertad vigilada.

El Mercurio (Archivo)
SANTIAGO.- Luciano Pitronello Schuffeneger debió dejar el año pasado los estudios superiores que cursaba en un instituto profesional de la capital debido a que presentó problemas asociados a su salud física incompatibles con la jornada vespertina.

Así lo establece el último informe evolutivo realizado por el Centro de Reinserción Social de Gendarmería -al que accedió Emol- que vela por el cumplimiento del beneficio de seis años de libertad vigilada que le otorgó el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal tras declararlo culpable de colocación de artefacto explosivo y daños, hecho que lo dejó con lesiones graves que ahora lo obligan a tramitar una pensión de invalidez con el fin de obtener beneficios debido a su condición.

En el escrito -que detalla la evolución periódica del joven de 26 años entre los meses de diciembre de 2014 y junio de 2015- se establece que el penado continúa vendiendo alimentos caseros de manera informal "con el fin de costear necesidades básicas" y viviendo en la comuna de Pudahuel tras dejar la casa de su madre el año pasado.

Además, agrega el informe, para solventar sus gastos, Pitronello realiza clases de historia "específicamente reforzamiento a escolares que contacta a través de redes personales", y durante los meses de abril y mayo -incluso- "se desempeñó realizando clases de español a un sujeto de nacionalidad rusa".

Sin embargo, el análisis asegura que debido a la informalidad de dichas actividades y a su la inestabilidad laboral, el joven se encuentra "en proceso de búsqueda de un empleo formal, mostrando una adecuada valoración de ello como medio para obtener recursos".

En cuanto a sus relaciones familiares, el informe agrega que Luciano Pitronello presenta mayor cercanía con su madre, no tiene una relación de pareja estable y se encuentra distanciado de su hija, por lo que recurrió a los tribunales de familia para regularizar visitas.

Pérdida de la visión

Durante el periodo analizado, Gendarmería informa que el condenado "ha mantenido problemas de salud asociados a la pérdida de la visión del ojo derecho, situación por la que ha debido modificar los quehaceres en su cotidianeidad, debiendo ajustarse a horarios que le permiten tener mayor visibilidad".

Debido a lo anterior, también debió abandonar sus prácticas deportivas y a cambio, sólo asiste a clases de computación.

Por último, respecto a su actitud y orientación pro criminal, el estudio afirma que el joven condenado "ha mostrado cierta adecuación a las normas y reglas establecidas por el consenso social", y si bien reconoce no estar a gusto con ello, debido a su mirada anarquista, "lo hace porque se ha dado cuenta que es la única forma que puede mantener una vida estable y cubrir las necesidades que presenta".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores