Las historias de los apoderados que soportaron hasta 0°C para matricular a sus hijos en Colegio Salesianos Alameda

Más de diez horas a la intemperie pasaron varios de ellos. Llegaron desde comunas como Conchalí, Cerrillos e Independencia seducidos, según dijeron, por la calidad educacional y que en el futuro será gratuito.

06 de Junio de 2017 | 11:35 | Por Francisco Águila V., Emol
SANTIAGO.- "Dentro de los colegios que yo tengo como perspectiva, de lo que puedo pagar para tener educación de calidad, este está dentro de esos márgenes y creo que es una escuela que merece este esfuerzo".

Las horas sin dormir se reflejan en el rostro de Boris Miranda al comentar estas palabras a Emol, en las afueras del colegio Salesianos Alameda, donde decenas de padres y apoderados -incluido él-, pasaron la noche a la intemperie para lograr uno de los cupos para el año 2017.

"Llegué a las diez de la noche. Hubo gente que llegó a las cuatro de la tarde. Para pasar el frío conversamos harto. Yo no dormí nada, tomamos café. El frío era harto, estuvo difícil", relató acerca de las más de 10 horas que pasó en la esquina de Alameda con Ricardo Cumming.


Él es de Conchalí. Su hijo va a séptimo básico y manifestó que prefirió hacer la fila porque "como ahora tenemos dos sistemas de entrar a un colegio que es a través de una tómbola o esto, que es hacer una fila para lograr un número y por suerte preferí hacer la fila (ríe)".

Consultado por si vale la pena el esfuerzo que realizó, sostuvo que no nos quedan muchas opciones. "Uno que tiene varios hijos no se puede dar el lujo de pagar 200 o 300 mil para pagar una escuela particular, entonces necesito darle una buena educación a todos y esta es una escuela que tiene un precio razonable y una educación bastante buena", contó.

Boris llegó con Durbin López, quien es padre de un compañero de curso de su hijo. Él a diferencia de su amigo afirmó que hizo el mismo esfuerzo porque "este colegio es bueno, es católico. Tengo amigos y familiares que han estado acá y tengo muy buenas referencias".

Por su parte Miguel Uribe, -que llegó a las 22:30 horas- señaló a Emol que valió la pena pasar más de 10 horas a la intemperie "más que todo por la calidad" del establecimiento.

Pero también fue pragmático y afirmó que la opción de no pagar el próximo año, pues el colegio será gratuito para él "es súper importante. Son 60 mil que se pagan acá mensuales y si se puede optar a gratuidad mejor".

Sillas, sándwiches y café


El caso de Cristián Gallardo, que llegó a las 21:30 horas de ayer al colegio ubicado junto a la iglesia de La Gratitud Nacional, fue un poco más llevadero, según sus propias palabras.

"Con un grupo de apoderados trajimos sillas sándwiches, galletas y café. No lo pasamos tan mal. Conversamos harto", manifestó hombre cuyo hijo cursará séptimo básico, luego de pasar sus primeros años en el colegio "The Little School" de Conchalí.

"Por los niños siempre vale la pena hacer el esfuerzo. Por los puntajes que tiene en la PSU y los puntaje Simce y excelencia académica. Eso nos da tranquilidad para saber que los niños van a tener un buen futuro", añadió.

Lista de espera y molestia


Pero no todo fue tranquilidad al terminar el proceso de matrículas, pues hubo varios apoderados y padres que no alcanzaron cupo, básicamente porque llegaron esta mañana al establecimiento.

Una de ellas fue Nadia Rodríguez, quien relató que el martes pasado acudió al lugar para consultar por las matrículas.

"Me dijeron que tenía que venir el 6,7 y 8 de junio, que estaba todo en la página y que era por orden de llegada desde las 8:30 horas. Pero nunca me avisaron que la fila empezó a las cuatro de la tarde del día de ayer y los que llegamos hoy como se nos dio la información no tenía ninguna opción", alegó la mujer cuyo hijo va en sexto básico.

La mujer añadió molesta que para conseguir un cupo "hubiese tenido que pedir dos días en mi trabajo para estar acá y no sólo uno".

Por su parte Ana Montes, quien también intentó inscribir a su hijo para séptimo básico, acusó que a su juicio el colegio "no está cumpliendo con la ley, porque, ésta dice que cuando hay mayor número de postulantes que cupos, se debe ir a sorteo con una tómbola".

"Eso es una discriminación. Solamente las personas que hicieron la fila desde el día de ayer tienen cupo. Entonces una vez más en Chile se vulneran los derechos a la educación", alegó la apoderada oriunda de Maipú.

Quien tampoco alcanzó a matricular a su hijo fue Samanta Eyzaguirre, cuyo pupilo postulaba a 1° medio, pese a que se levantó a las 4 de la mañana y llegó al lugar a las 05:30 horas.

"Quedé decepcionada porque no alcancé cupo. Mi hijo es prioritario porque somos del 40% más vulnerable de la población. El señor que estaba en la puerta me dijo que quedaban 30 cupos, pero que los alumnos prioritarios ya fueron la semana pasada. Igual quedé en la lista de espera", manifestó la mujer de Pedro Aguirre Cerda.

Eyzaguirre añadió que fue su propio hijo el que eligió a Salesianos Alameda "porque encuentra que ellos tienen una buena educación y que va a dar una PSU buena si está acá".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores