Las zonas erógenas más sensibles: Tus puntos a favor

Hombres y mujeres tienen lugares específicos que proporcionarían intensos orgasmos. Aunque varios niegan su existencia, otros aseguran que los puntos G, A, K, U, en ellas, y G y L, en ellos, les cambiarán la vida.

01 de Septiembre de 2010 | 16:30 | Emol
Dicen que al encontrar los puntos erógenos, el orgasmo está asegurado. Es por eso que a medida que se van descubriendo, aparecen libros, reportajes y guías para millones de personas que comienzan su búsqueda, como si se tratara del tesoro escondido. Mientras algunos aseguran haberlos encontrado, otros niegan la existencia de los puntos G, A, K, U (sí, todos esos existirían en la mujer), y lo cierto es que los estudios no ayudan mucho a cambiar la mentalidad de los incrédulos. Por ejemplo, mientras el año 2008 la revista especializada Journal of Sexual Medicine publicó un informe de los investigadores de la universidad italiana de L’Aquila que aseguraban haber comprobado científicamente la existencia del punto G, el mismo medio enseñó otro estudio, a principios del año 2010, de científicos del Kind’s College, quienes concluyeron que no podía determinarse su existencia. “Hay otros estudios que se han hecho en Francia, con sistemas de ultrasonido Doppler (técnica que evalúa la circulación de la sangre en vasos sanguíneos, arterias y venas), que demuestran que (el punto G) es una zona de mayor irrigación y mayor sensibilidad, lo que sería uno de los factores que ayudan a aumentar el placer femenino junto con el clítoris, los labios menores y el primer tercio de la vagina”, comenta el sexólogo y miembro de la Sociedad Chilena de Sexología, Mauricio Salas, quien agrega que, efectivamente, hay varios lugares en la anatomía de la mujer que son potencialmente excitables. El doctor recuerda que si bien hace un tiempo se decía que la vagina no tenía mayor relevancia en el placer sexual de la mujer, hoy se habla de ella como un órgano sensiblemente erógeno en su totalidad. ¿Qué hace entonces que hace tan sólo semanas, investigaciones como la hecha en el hospital argentino Durand, aseguraran -tras evaluar 400 casos- que 3 de cada 10 mujeres tienen trastornos del orgasmo? “Lo que pasa es que gran parte de la sensibilidad femenina tiene una construcción mental. Las mujeres han bloqueado mucho tiempo su parte femenina, sus genitales; no los miran, no los conocen. Entonces, no han desarrollado esa sensibilidad”, asegura Salas. La variedad del gusto Con el don de la multiorgasmia o el mal de la anorgasmia, las mujeres parecen vivir una bipolaridad con su placer sexual, y la variedad de puntos excitables que prometen el paraíso íntimo pueden significar más causas a favor de la frustraciones para las que no pueden alcanzar fácilmente el clímax. Calma. A continuación les presentamos, en orden alfabético, esas diversas zonas provistas de gran sensibilidad sexual:
Una pareja que no logra encontrar alguno de los puntos, ¿debería preocuparse?
Consultado acerca de la importancia que el orgasmo y la plenitud sexual tienen en la estabilidad de una relación amorosa, el terapeuta de pareja Marco Antonio Barrientos está consciente de que hoy en día el dominio de la sexualidad tiene gran peso en la unión amorosa, aunque varía según cada pareja el grado de relevancia que se le dé. Sin embargo, dice, “no creo que la sexualidad de la pareja se reduzca al intercambio físico del coito. La sexualidad comienza y termina mucho más allá de aquello, pero siempre se relaciona con la búsqueda del goce en la convivencia con el otro, algo que puede encontrarse en una amplia variedad de planos de la vida en conjunto (...) Lo importante es que se encuentre una forma de disfrutar la sexualidad que sea agradable y aceptable para ambos, y si en este sentido les parece interesante explorar, bienvenido. Probablemente, en la búsqueda encontrarán alternativas interesantes para ambos”.
-El punto A: Presentado en sociedad el año 1993 por el doctor malayo Chau Chee Ann, se trata de la zona conocida como AFE (Anterior Fornix Erogenous) -fórnix erógeno anterior-, que estaría ubicada en la pared delantera de la vagina, donde empieza a curvarse. Según su descubridor, estimulando el punto A se puede erradicar los males de la anorgasmia y sequedad vaginal. La popularidad del hallazgo le ha valido, incluso, tener su propia página web. -El punto G: Se encuentra, al igual que el A, en la pared frontal de la vagina, arriba del hueso del pubis. Fue presentado el año 1950 por el ginecólogo alemán Ernest Grafenberg, como la zona capaz de provocar una sensibilidad inimaginable durante el acto sexual. Y para las mujeres que definitivamente creen que en su cuerpo no se localiza tal punto, existe el G-Shot, una inyección de silicona o colágeno que al ser infiltrada en la zona en cuestión, aumenta su volumen, haciéndola más ubicable y sensible. -El punto K: Corría el año 1998 y la terapeuta sexual Barbara Keesling daba a conocer su “pasaje misterioso”, el punto K (por su apellido). La autora de “Cómo hacer el amor toda la noche” y “El súper orgasmo sexual” presentó una zona que podía dotar de un intenso placer, sin necesidad de ser una experta en la cama. El lugar se encontraría al final de la vagina, próximo al cuello del útero. -El punto U: Le debe su nombre a la uretra, ya que se encuentra muy cercano a ella, entre el clítoris y la entrada de la vagina. Su descubridor fue el profesor de fisiología y urología de la Northwestern University Medical School, Kevin McKenna, quien lo presentó en 1998. Ellos también los tienen-Punto G: Se trata de nada menos que de la próstata (también llamada “punto P”), pero fue bautizada como el punto G masculino por la sexóloga Beverly Whipple, quien ya en 1980 explicaba la variedad de orgasmos femeninos y masculinos. Y en el caso de ellos, serían a través de la estimulación del pene o la próstata. -Punto L: Se encuentra bajo los testículos, antes del ano y puede estimularse manual u oralmente. Como indica el doctor Salas, la parte de mayor sensibilidad masculina está en el pene y los testículos. Sin embargo, coincide con que la zona perianal, además de la próstata, influyen como zonas altamente erógenas.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores