En vez de pitazo, partido terminó con estallido de dinamita

El partido entre el Palestino y el Obrero, ambos de la Asociación de Fútbol de Andacollo, iba empatado tres a tres y bastante entretenido. Claro que hubo algunos a los que no les estaba gustando el espectáculo y decidieron protestar... con dinamita.

06 de Junio de 2000 | 12:37 | EFE
SANTIAGO.- Una pelea masiva en la que los participantes hasta hicieron estallar cartuchos de dinamita se produjo durante un partido de equipos aficionados en una ciudad minera del norte de Chile, informaron fuentes policiales.

Por milagro, según precisaron las fuentes, sólo hubo algunos contusos y lesionados leves en la riña, que se desató el pasado domingo en la localidad de Andacollo, a 500 kilómetros de Santiago, mientras se disputaba un partido entre los equipos de Palestino y Obrero, clásicos rivales en los torneos de la asociación local.

En la pelea, según precisó la policía, participó aproximadamente la mitad de los 1.500 espectadores que había en el estadio de la localidad, que tiene 12.000 habitantes.

A cargo de la seguridad sólo había cuatro carabineros que fueron sobrepasados por los acontecimientos, al punto que debieron esforzarse no para contener a los exaltados sino para protegerse y salir indemnes del estadio.

La descomunal gresca comenzó cuando el marcador estaba empatado a tres y según Fernando Pastén, presidente de la Asociación de Fútbol de Andacollo, la provocaron "unos jóvenes conflictivos" que viven en una población cercana a la cancha, a los que tiene identificados.

"Ambos equipos, el Palestino y el Obrero tienen tradición y siempre sus partidos han sido muy disputados, verdaderos clásicos, pero nunca se había producido tanta violencia, sobre todo en una ciudad en la que todos nos conocemos", se lamentaba Pastén.

Hasta ahora no se ha precisado qué chispa encendió la mecha de la ira entre el público, pues en la cancha el encuentro transcurría en circunstancias más o menos normales, pero los contendientes se dieron golpes de puños y pies, palos y pedradas por varios minutos hasta que el estruendo de varios cartuchos de dinamita lanzados al aire hizo escapar despavoridos a casi todos los presentes.

"Estoy asombrado, nunca antes había visto algo parecido", dijo el teniente Eduardo Insulza, jefe de los carabineros, quien subrayó además la impotencia de sus hombres para contener la situación.

"Yo estaba en un sector donde había muchos curados, si tratábamos de detenerlos nos hacían pebre", explicó el oficial.

"Hice lo que pude, pero no podía poner en riesgo a mis funcionarios", concluyó Insulza, para explicar al ausencia de detenidos a raíz de la pelea.

La justicia abrió una investigación para determinar el origen de la dinamita utilizada en la riña, lo que causó extrañeza entre los habitantes de Andacollo, ya que prácticamente todos los hombres del pueblo son minero y la usan a diario en sus faenas.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores