España y Yugoslavia siguen en carrera

En una espectacular reacción, el equipo hispano dio vuelta el marcador en los descuentos para ganar por 4-3 y avanzar, junto a los derrotados, a los cuartos de final de la Eurocopa.

21 de Junio de 2000 | 15:00 | EFE
BRUJAS.- Alfonso Pérez Muñoz entra desde este miércoles en la historia del fútbol español y con su gol memorable en el tiempo suplementario será recordado, pues permite a España acceder a los cuartos de final en un partido de infarto y que tuvo al final para España el justo premio.

Caminaba ya España con cara de derrotada por el campo. Con el 2-3 del marcador y el tiempo suplementario ya en marcha, un penal transformado por Gaizka Mendieta ponía una tímida luz de esperanza para lo españoles, que tenían ya medio billete de regreso a casa en el bolsillo.

Alfonso no sabe aún cómo alcanzó a tocar el balón, pero enganchó un balón que caía y España comienza ya a soñar.

España dio un cambio espectacular. José Antonio Camacho acertó con el once titular. Lo extraño es que tardara tanto. Porque España bailó a Yugoslavia en el primer tiempo. Sergi e Iván Helguera dieron todo un festival.

Yugoslavia hizo su partido. Se echó atrás y buscó la contra como único argumento sólido. Tuvo suerte. Y a Boskov le salió bien la estrategia. Una llegada de Drulovic la mandó Milosevic a la red. El gol le sirve al delantero del Zaragoza para asomarse cada vez al escaparate del fútbol de altura.

España hacía su fútbol. El gol inesperado no le hizo daño. Y eso es notable de destacar. No se vino abajo la selección. Todo lo contrario. Una vez más remó con todo su alma para arreglar el asunto. Y en una acción de raza de Raúl, un balón suelto en el área lo mandó Alfonso a la red. Con el 1-1 se llegó al descanso.

Camacho tiró de su arsenal ofensivo. Dejó en el camarín a Michel Salgado y entró Munitis como revulsivo para intentar la remontada. Camacho leía bien el partido. Pero Boskov tampoco estaba despistado. Sacó del campo a Jugovic, físicamente muy justo, y puso a Govedarica, que heló el corazón de los españoles con otro gol inesperado a las primeras de cambio.

España le puso ardor guerrero al asunto cuando el partido lo requería. Munitis, 30 segundos después del 1-1, veía con sapiencia el portal de Krajl. Fue un estallido de emoción. Munitis corrió como loco a celebrarlo al banquillo. Comenzaba otra historia.

Yugoslavia hizo entonces el papel de Yugoslavia. Es decir, apeló a la provocación e intentó poner su cuota de experiencia para sujetar el asedio de la selección española. Fue un partido eléctrico, de ida y vuelta. Aunque hubo más ida, porque España creía en el triunfo.

Yugoslavia: Kralj; Komljenovic, Djukic, Mihajlovic, Djorovic (Stankovic, min. 12); Stojkovic (Saveljic, min. 69), Jugovic (Govedarica, min. 46), Jokanovic, Drulovic; Mijatovic y Milosevic.

España: Cañizares; Michel Salgado (Munitis, min. 46), Paco (Urzáiz, min. 65), Abelardo, Sergi; Mendieta, Guardiola, Helguera, Fran (Etxeberría, min. 23); Raúl y Alfonso.

Goles: 0-1. Min.30. Milosevic, de cabeza, remata un centro de Drulovic desde la izquierda. 1-1. Min. 39. Alfonso acierta, dentro del área, tras una acción de Raúl. 2-1. Min. 50. Govedarica adelanta a Yugoslavia. 2-2. Min. 51. Munitis, con habilidad, coloca magistralmente el balón, en la red de Kralj. 3-2. Min. 76. Komljenovic acierta con un balón perdido en el área. 3-3. Min. 94. Mendieta, de penal. 4-3. Min. 96. Alfonso.

Arbitro: Gilles Veissiéres (Francia). Mostró cartulina amarilla a Komljenovic, Stankovic, Stojkovic, Savlejic, de Yugoslavia y a Sergi, de España. Expulsó a Jokanovic en el minuto 63 por doble amonestación. Cuando vio la segunda, un espontáneo saltó al césped a increpar al árbitro.

Incidencias: 20.000 espectadores llenaron las gradas del estadio Jan Breydel de Brujas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores