La policía ya sabe controlar a los "hooligans"

Hace tres años comenzó el desarrollo de un sistema informático que permite a cualquier comisaría de policía en Bélgica y Holanda chequear los nombres de posibles perturbadores del orden público con los que constan en los archivos de todas las policías europeas, para verificar si están catalogados como "peligrosos".

27 de Junio de 2000 | 12:54 | DPA
DRIBERGEN, Holanda.- Bélgica y Holanda revelaron su secreto para mantener a raya a los "hooligans" a lo largo de la actual Eurocopa: una central de información en la que trabajan codo con codo policías belgas y holandeses.

En la localidad holandesa de Dribergen, cerca de Utrecht, se encuentra un comando formado por agentes de ambos países que utilizan las más avanzadas tecnologías para detectar e identificar a los alborotadores. Además, en caso de emergencia, desde el centro de operaciones se puede dirigir una ofensiva contra los "hooligans".

El conglomerado se llama "Sistema Inteligente de Intercambio de Información para el Fútbol" (FIMES), y según el jefe-superintendente Wim van Ooorschot, "ha dado resultados muy positivos, aunque aún nos queda un poco de trabajo, porque en un torneo de este tipo no se puede descartar ningún tipo de problemas".

Gracias a la red informática, a la que además de las policías de Holanda y Bélgica tienen también acceso las autoridades de otros países, se evitó la entrada en los dos países de conocidos "hooligans", así como se procuró la detención de otros que consiguieron traspasar la frontera.

Según todos los expertos, FIMES es el mejor y más completo sistema de seguridad jamás organizado en torno a un evento futbolístico. Hasta ochenta policías trabajan en él las 24 horas del día.

Hace tres años comenzó el desarrollo del sistema, que permite a cualquier comisaría de policía en Bélgica y Holanda chequear los nombres de posibles perturbadores del orden público con los que constan en los archivos de todas las policías europeas, para verificar si están catalogados como "peligrosos".

La central, a la que están conectados los servicios de inteligencia y la policía de fronteras de todos los países europeos, permite desplegar rápidamente dotaciones para resolver los posibles incidentes.

Cualquier policía puede, en un momento dado, acceder rápidamente al sistema y verificar si un sujeto pertenece a la categoría A (aficionados pacíficos), B (participantes en peleas) o C (alborotadores y organizadores de peleas).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores