El día en Sydney

20 de Septiembre de 2000 | 12:37 | DPA
SYDNEY.- Convertido en héroe olímpico, lo primero que el holandés Pieter van den Hoogenbond debería hacer es cambiarse el nombre.

De hecho, ya es "Hogie" para todos, una forma más sencilla de citar al hombre que tras pulverizar el martes los míticos 48 segundos en los 200 metros libres de la natación, impidió este miércoles que el ruso Alexander Popov hiciera historia con tres oros en tres Juegos consecutivos.

El "Thorpedo" Ian Thorpe será recordado como una de las grandes estrellas de los Juegos, pero cuando se hable de natación ya nadie podrá eludir a "Hogie".

Ni a los records de la mágica piscina olímpica, que ya lleva once en su haber y podría continuar en esa senda este jueves, cuando Popov dispute su prueba predilecta, los 50 metros libres.

Y aunque la natación siga concentrando la atención, el atletismo ya se hace sentir. Llega el viernes, y con promesa de emociones, aun sin esperarase la avalancha de records acuáticos.

"Puedo bajar los 43 segundos en los 400 metros", amenazó este miércoles Michael Johnson.

Lejos de las megaestrellas, dos países sorprendieron en Sydney. Colombia ganó la primera medalla de oro de su historia, gracias a los 245 kilos levantados por la pesista María Isabel Urrutia.

Si lo de Colombia fue impactante, lo de Uruguay resultó completamente inesperado. La prueba por puntos del ciclismo en pista le dio la plata a Milton Wynants, que cerraba así 36 años sin medallas para el pequeño país sudamericano.

No es el caso de Cuba, que sumó hoy otro oro en judo, pero ganó sobre todo presencia en los medios. Primero a través de la noticia de que sus atletas arrasan con los condones repartidos en la villa olímpica, y luego, con el boxeador Félix Savón bailando al son de Aretha Franklin en la villa.

Todo indica que Cuba no sufre ningún tipo de bloqueo en Sydney.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores