Savón marcha seguro al oro

En cuartos de final derrotó al estadounidense Michael Bennet, un ex convicto que según Evander Holyfield era la principal amenaza que tenía el boxeador cubano.

26 de Septiembre de 2000 | 16:15 | ANSA
SYDNEY.- El cubano Félix Savón dio otro paso hacia su tercer oro olímpico consecutivo y dio una lección de boxeo al estadounidense Michael Bennet que entusiasmó al mismísimo Fidel Castro, quien, según versiones, viajaría a Sydney para alentar en persona a su atleta preferido.

El esperado combate entre el héroe de la Revolución y el ex convicto norteamericano terminó siendo apenas un trámite. La superioridad de Savón fue tal que obligó al árbitro a detener la pelea a tres segundos del final del tercer asalto, cuando el cubano sacó una ventaja manifiesta de 23-8.

"No me avergüenzo de mi actuación. Savón fue muy superior. Es un verdadero guerrero", reconoció Bennet, de 29 años, que aprendió a boxear mientras purgaba una condena de 7 años de prisión por robo y, según el ex campeón Evander Holyfield, era favorito para destronar al cubano.

El choque entre Savón y Bennet era aguardado desde hacía un año, cuando ambos debieron enfrentarse en Houston por el mundial amateur, pero no fue posible porque Cuba retiró a su delegación en protesta por un fallo que había perjudicado a Juan Hernández.

Savón, de 32 años y seis veces campeón mundial amateur, paseó su estilo desde el inicio, ganó el primer asalto con claridad por 7-1 y en el segundo estiró su ventaja con una andanada de combinaciones que hicieron mella en el rival y llevaron las tarjetas a 17-6.

En el tercero se vio la recuperación del estadounidense, que alentado por su público y mientras los hispanos respondían al grito de "Cuba, Cuba", llegó a conectar dos buenos golpes que parecieron conmover a Savón. Fue sólo una ilusión, el cubano reaccionó, apretó el acelerador y definió el pleito.

Savón, que se retiró sin efectuar declaraciones (hablará con la prensa "después de la medalla de oro", según un periodista de Granma), se lució y dio otro paso hacia su tercer oro, algo que en esta categoría sólo consiguieron su compatriota Teófilo Stevenson y el húngaro Laszlo Papp.

Campeón olímpico en Barcelona '92 y Atlanta '96, el gigante cubano (1,98 m) pudo haber ganado su primer medalla de oro en Seúl '88, época que coincidió con su apogeo, pero en aquella ocasión Cuba se plegó al boicot contra esos Juegos junto a los países del bloque soviético.

Savón avanza ahora firme hacia esa posibilidad, tras lo cual, anticipa, se retirará para dedicarse a entrenar boxeadores. Sus puños nacieron y morirán amateurs, promete siempre el cubano, según el cual "el boxeo profesional es un deporte sucio, donde sólo cuenta el dinero".

En el camino aparece en semifinales el alemán Sebastian Kober, otro boxeador que se anticipa como un rival difícil, ya que en cuartos de final derrotó con claridad en el tercer round (superioridad manifiesta) al favorito canadiense Mark Simmons.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores