Allan Iverson podría irse de la NBA

El talentoso y polémico jugador de Philadelphia está por lanzar un nuevo disco de música rap, cuyas canciones que tienen contenidos ofensivos y violentos podrían costarle su salida de la NBA, de no cumplirse los requerimientos que el comisionado David Stern le ha exigido.

14 de Octubre de 2000 | 18:34 | EFE
HOUSTIN.- La preparación para al comienzo de la liga del baloncesto profesional de la NBA continúa sin ninguna novedad destacable, todo lo contrario de lo que sucede en las altas esferas de los dirigentes, donde el comisionado David Stern le dio un ''ultimatum'' al base Allen Iverson y el pívot Shaquille O'Neal.

Stern volvió a enfrentarse con un grave problema de imagen que le generó Iverson, el jugador estrella de los Philadelphia 76ers, con la salida al mercado de la música ''rap'' de un disco en el que exhortaba a la violencia y ofendía a los homosexuales, prostitutas y mujeres de origen afroamericano.

Iverson, que ante las protestas de grupos cívicos se había negado a cambiar el contenido de algunas canciones con letras como ''se bastante hombre para empuñar un arma y activarla'', esta vez se encontró con el comisionado más estricto e inflexible en sus posiciones éticas y profesionales, afirmando muy claramente que eliminaba todas las letras ofensivas o no jugaba más en la NBA.

Stern, que fue el que le pidió a Iverson que ambos se reuniesen en las oficinas de la NBA, en Nueva York, no quiso imponer ningún tipo de multa o suspensión al jugador, pero le dijo de manera muy clara que dentro del baloncesto profesional no se iba a permitir a un cantante de música ''rap'' que ofendiese a la sociedad.

''Las letras de las canciones que le han sido atribuidas a Iverson son groseras, ofensivas y antisociales, algo que desafortunadamente forma parte del mundo artístico de la música ''rap'' que se ha transformado en un gran negocio en Estados Unidos, pero que nada tiene que ver con el deporte del baloncesto profesional por lo que sus acciones le han hecho un gran daño a toda la NBA'', dijo Stern.

El comunicado oficial ofrecido por Stern también admite que la NBA no tiene por qué ser una organización que regule las expresiones artísticas por muy repugnantes que sean.

Sin embargo, fuentes cercanas a la NBA confirmaron que en la reunión con Iverson, Stern le dijo que debía encontrar una fórmula idónea, correcta y de responsabilidad personal, profesional y social para compaginar sus actividades deportivas y de cantante de ''rap'', porque de lo contrario al final tendría que decidirse por una de las dos opciones.

De inmediato, Iverson dijo que iba a modificar todas las letras ofensivas que había en sus canciones, algo que de acuerdo al representante del sindicato de jugadores que acompañó en la reunión al base de los Sixers ya había comenzado a efectuar.

Stern también le advirtió a Iverson que un incumplimiento de su compromiso sería analizado en profundidad y valorando cada una de las consecuencias que pudiese generar.

Mejor le fueron las cosas a O'Neal, el MVP de la pasada liga y de las Finales, quien vio como su media broma de pedirle al dueño de los Angeles Lakers, Jerry Buss, una extensión del contrato después de haber ganado el título de campeones, se hizo realidad con tres años más y 88,5 millones de dólares.

O'Neal, que ya era uno de los jugadores mejor pagados de la NBA con un contrato de siete temporadas y 122 millones de dólares, ahora se convierte en el número uno en todos los apartados.

El pívot de los Lakers, que comienza este año la quinta temporada de las siete que firmó, se asegura la continuidad en el equipo angelino hasta la temporada de 2006 cuando cumpla 34 años.

''Nunca me preocupó el aspecto de los números, sino el que me diesen la oportunidad de continuar y poder terminar mi carrera profesional con los Lakers'', comentó O'Neal. ''Sabía que Mr.Buss iba a preocuparse de mis intereses''.

El cada vez más complicado apartado de los incrementos de los salarios de los jugadores, que repercutirá de forma negativa en los bolsillos de los aficionados, permitirá a O'Neal ganar un promedio de 29,5 millones de dólares a partir de la temporada del 2003-04.

El nuevo contrato firmado por O'Neal también ha generado las críticas de otros sectores de la sociedad estadounidense, especialmente de los grupos minoritarios, que consideran que los deportes profesionales cada día se hacen más prohibitivos para las personas con menos recursos económicos y sólo las clases privilegiadas podrán disfrutar del espectáculo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores