La Lazio sufrió una pesadilla ante el Parma

Sergio Conceicao, ex jugador de los romanos, fue la figura en el triunfo de los parmesanos por 2-0 sobre la Lazio, que incluyó a Marcelo Salas durante todo el encuentro. David Pizarro, en tanto, jugó algunos minutos en la derrota del Udinese ante el Bari (1-2).

26 de Noviembre de 2000 | 16:59 | EFE
ROMA.- El centrocampista portugués Sergio Conceicao, ahora en el Parma, castigó a su ex equipo Lazio (2-0), en un partido que relanza al conjunto parmesano en la lucha por el título, mientras que refrenda la crisis de resultados y juego del conjunto lacial, lo que podría traer graves consecuencias para su técnico.

La octava jornada de la Primera división italiana de fútbol, a falta del duelo entre el líder Roma y el Fiorentina (19.30 gmt) -primer enfrentamiento del argentino ahora en el Roma Gabriel Omar Batistuta a sus ex club toscano-, ha servido por fin para estrenar su casillero de triunfos al Bari, que ganó en casa al Udinese (2-1), y del Brescia, que hizo lo propio en casa del Reggina (0-3).

El partido de los ''ex'' (Sergio Conceicao, Matías Almeyda y Roberto Néstor Sensini, por el Parma, y Dino Baggio, Fernando Couto y Hernán Crespo, por el Lazio) ha podido traer graves consecuencias para el técnico lacial, el sueco Sven Goran Eriksson.

Un Eriksson ya discutido tras su anuncio, con firma incluida, de que a final de campaña entrenará a la selección de Inglaterra y que, con las derrotas en Liga de Campeones y ahora en Parma, corre el riesgo de tomar antes de tiempo el avión definitivo hacía las Islas Británicas.

Eriksson fue castigado justo por su ex jugador Sergio Conceicao, cuya ausencia se hace notar en las filas laciales, hasta el punto de que semanas atrás integrantes de la plantilla del equipo romano manifestaron que no se ha sabido cubrir su salida. Una marcha, junto a la del Matías Almeyda, obligada en el capítulo económico para abaratar el fichaje del argentino ex parmesano Hernán Crespo.

Sergio Conceicao fue el mejor del partido y puso pronto por delante al Parma, tras una hábil jugada del brasileño Marcio Amoroso (m.10). La Lazio no supo reaccionar, acusó el gol e, incluso, estuvo apunto de ver ampliada su desventaja. Fue en la segunda mitad cuando se vio una cierta reacción de la Lazio, pero el contragolpe parmesano estuvo muy cerca de poner el 2-0.

Y lo puso el Parma, con una Lazio con diez hombres por doble tarjeta del portugués Fernando Couto (m.86, otro ''ex''), en el periodo de ampliación, en una buena acción del francés Lamouchi (m.94) y segundos después de que Ravanelli estuviera cerca del empate. Marcelo Salas jugó todo el encuentro en la formación romana. El equipo lacial, vigente campeón, cae ahora al octavo puesto.

El Inter de Milán, sin Iván Zamorano, afrontaba a domicilio al Vicenza con la gran novedad de contar desde el primer minuto ya con su delantero Christian Vieri. Pero la presencia de su añorado goleador no arregló mucho las cosas en un equipo interista muy modesto, que no supo construir y servir a su ataque.

El partido, con un Vicenza voluntarioso, resultó trabado, con pocas ocasiones de gol y más caracterizado por las faltas que por el buen juego. Al final, con unos minutos en los que cada equipo gozó de una buena ocasión de marcar en saque de falta, el empate sin tantos fue lo más justo para definir la confrontación.

El Juventus Turín recibía al Verona (2-1) con Alessandro del Piero por vez primera en el banquillo inicialmente. La verdad es que su sustituto, el francés David Trezeguet, no pudo aprovechar mejor su ocasión, pues, en remate de cabeza, anotó el 1-0 (m.37).

Luego, el equipo piamontés, que pudo ampliar su ventaja, se volvió conformista, con el técnico Carlo Ancelotti quitando al delantero Filippo Inzaghi y reforzando su centro del campo con la salida de Zambrotta (m.64). Para su fortuna, una genialidad del francés Zinedine Zidane, en tiro libre (m.74), situó el 2-0.

Todo parecía acabado y tranquilo para el Juventus Turín, pero el Verona descontó con el brasileño Adailton (m.88) e, incluso, en la prolongación, estuvo muy cerca del empate. Los juventinos se llevaban el partido (2-1) y su también discutido técnico respiraba.

El Udinese dejó la segunda posición, y el posible liderato momentáneo, en terreno del colista Bari (2-1). Los baritanos, que no ganaban en su campo desde hacía siete meses y aún no conocían el triunfo en la actual liga, dieron todo y lo consiguieron con dos tantos del sudafricano Masinga (m.65 y 75). El tardío tanto visitante fue obra del argentino Roberto Carlos Sosa (m.92). Jugó en el Udinese el volante David Pizarro, quien ingresó en la segunda etapa. En el Bari estuvieron en la banca Pascual De Gregorio y Jaime Valdés, pero ninguno ingresó al campo.

El Bolonia ganó con claridad en el terreno del Perugia (1-3), lo que le sitúa en la tercera plaza. La otra victoria foránea la logró el Brescia en el campo del Reggina (0-3), en un partido que el árbitro Pierluigi Collina dio por concluido en el minuto 85 tras continuos lanzamientos de objetos por parte del los aficionados locales.

El partido ya había vivido cinco minutos de suspensión (m.75) ante los lanzamientos de sillines por parte de un grupo de seguidores de un Reggina que encamina siete jornadas consecutivas con derrotas.

En partidos jugados el sábado, el Atalanta y el Milán ganaron, pero sufrieron, en su casa ante el Lecce y Nápoles (1-0), respectivamente.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores