Kuerten se corona número uno del tenis mundial

Latinoamérica ya tiene un convincente número uno del mundo en tenis con el triunfo del brasileño Gustavo Kuerten en la final del Masters de Lisboa ante el estadounidense Andre Agassi, victoria con la que se coronó rey de este deporte al final de la temporada.

03 de Diciembre de 2000 | 16:31 | EFE
LISBOA.- Latinoamérica ya tiene un convincente número uno del mundo en tenis con el triunfo del brasileño Gustavo Kuerten en la final del Masters de Lisboa ante el estadounidense Andre Agassi, victoria con la que se coronó rey de este deporte al final de la temporada.

El campeón de Roland Garros se impuso en el Pabellón Atlántico de Lisboa a Agassi, vencedor del Masters en 1990 por 6-4, 6-4 y 6-4 en dos horas y seis minutos. Fue una lucha desigual en la que el brasileño jugó con la misma soltura que contra Pete Sampras en semifinales, y con igual eficacia.

Kuerten conquistó su primer título en pista cubierta y ya nadie podrá achacarle que sólo sabe jugar en tierra batida, el quinto de la temporada y el décimo de su carrera, y de paso un cheque por 1,4 millones de dólares.

Pero lo más importante para él fue festejar este triunfo con el trofeo de cristal en los brazos y la bandera de Brasil rodeándole los hombros.

Después de 69 torneos disputados durante el año y 3.011 partidos, fue el último de la temporada el que sirvió para coronar al auténtico número uno y no será éste el ruso Marat Safin, ganador de siete títulos, entre ellos el US Open, que al llegar a Lisboa contaba con todas las ventajas para recibir este galardón final.

Kuerten sumó 50 puntos por ganar a Agassi y acabó con 839, sólo 15 más que Safin que hubiera sido número uno si el brasileño hubiera perdido la final. Pero la determinación de "Guga", que perdió el primer partido contra Agassi en la liguilla previa, le encumbró como el mejor en un Masters de notable calidad en todos los encuentros.

Fue un éxito compartido en familia. Su abuela Olga, su madre Alice y su hermano Rafael vivieron con entusiasmo el triunfo de Kuerten desde las gradas, junto con el entrenador Larri Passos.

Un triunfo basado en la contundencia y eficacia de su saque (no lo perdió en todo el partido y consiguió 19 "aces"), en la belleza de su revés, con el que abrió ángulos increíbles y pilló al contrapié al de Las Vegas en numerosas ocasiones, y en la seguridad de su resto (una ruptura en cada manga) que aburrió al americano.

"Tengo dos cosas que decir", dijo Agassi en la entrega de trofeos, "lo primero obrigado (gracias) a mis seguidores portugueses, y lo digo por mí y por todos los jugadores que han pasado por aquí, y mis mejores felicidades a Kuerten porque ha jugado como un campeón y se ha merecido el título y el número uno por la gran temporada que ha hecho. Además, creo que tendrá otras también muy buenas", dijo Agassi que se llevó 820.000 dólares.

La final de esta tarde mostró una gran superioridad de Guga, que supo sacar con contundencia en los momentos decisivos, arriesgar cuando era necesario y hacer correr a su rival, para subir a la red en contadas ocasiones pero en puntos seguros. El de Las Vegas había vencido en cinco de las ocho ocasiones en que se habían enfrentado pero nunca habían cruzado sus armas en una final.

Agassi, campeón del Masters en 1990 y finalista el año pasado, hizo su peor partido de torneo lisboeta, que reunió a los ocho mejores del mundo, y desperdició las siete oportunidades que disfrutó para romper el servicio de Guga. Ahí estuvo la clave del duelo.

En el acto de entrega del trofeo, presidido por el primer ministro portugués Antonio Guterres, y el alcalde de la ciudad Joao Soares, ambos no ocultaron su entusiasmo por la victoria del "hermano brasileño", y "Guga" afirmó que era "el momento más feliz" de su vida, "y además puedo hablar en portugués todo el mundo me entiende", dijo.

Envuelto en una bandera de su país, Kuerten agradeció el apoyo del público portugués y especialmente "de esta torcida brasileña sin cuyo respaldo y cariño no habría vivido este momento", dijo el tenista en medio de la ovación de centenares de ruidosos compatriotas y envuelto en serpentinas y papelillos de colores.

Kuerten recibió el trofeo del director ejecutivo de la ATP, Mark Miles, el trofeo de jugador número uno del mundo de esta temporada, después de poner fin a la misma con una contundente sobre Agassi.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores