Peñarol y Nacional, final del fútbol con clima de guerra

Los dos equipos más populares de Uruguay se miden apenas dos semanas después de los violentos incidentes protagonizados por jugadores de ambos equipos. En medio de acusaciones de impugnación de puntos, ambos cuadros definen, una vez más, quién es el campéon del fútbol de ese país.

05 de Diciembre de 2000 | 12:47 | Ansa
MONTEVIDEO.- Peñarol y Nacional se medirán el jueves en la primera final por el título de campeón uruguayo del 2000, según resolvieron las autoridades deportivas pese al beligerante clima que existe en el fútbol de ese país, enardecido a causa de la batalla campal registrada entre ambos cuadros hace dos fines de semana por un partido de liga que dejó a los aurinegros a las puertas de un título que finalmente conquistó este domingo al derrotar a Huracán Buceo.

El encuentro de desquite entre los clásicos rivales del fútbol uruguayo fue fijado para el domingo, y un eventual tercer encuentro de desempate para el miércoles 13.

Nacional obtuvo su pasaje a las finales como campeón del torneo Apertura, y Peñarol por haber conquistado el recién finalizado Clausura, con dos puntos de ventaja sobre su inmediato escolta, Defensor Sporting.

La fijación de las finales fue dispuesta a pesar de que existe una denuncia de Defensor Sporting, que impugnó la inclusión en Peñarol de tres futbolistas suspendidos, en el último cotejo del Clausura en el que derrotó a Huracán Buceo 2-0.

Los jugadores cuestionados, Gabriel Cedrés, José María Franco y el brasileño Cafú, fueron expresamente autorizados por la AUF a jugar ese encuentro, porque se disputó horas antes de que entrara a regir su suspensión.

"Si nos sacan los tres puntos (de la victoria ante Huracán Buceo) se acaba el fútbol", dijo este martes el presidente de Peñarol, José Pedro Damiani, quien calificó de "chiste" la posibilidad de que se imponga el reclamo de Defensor.

Las finales por el título de campeón de la temporada serán disputadas por equipos diezmados por las suspensiones aplicadas a 10 jugadores de Peñarol y siete de Nacional, a raíz de una trifulca al finalizar el último superclásico disputado en la penúltima fecha del Clausura.

Nueve de esos futbolistas, más el técnico de Peñarol, Julio Ribas, se encuentran encarcelados por decisión del un juez penal, que los procesó por el delito de riña, agravado por haber tenido lugar durante un espectáculo público.

Sus abogados defensores solicitaron este martes la libertad anticipada de todos los detenidos, alojados en la cárcel central de Montevideo desde la madrugada del 27 de noviembre.

El tribunal de penas de la AUF mantiene suspendidos preventivamente a todos los futbolistas involucrados en la trifulca, pero sólo el miércoles determinará las inhabilitaciones que corresponderán a cada uno de ellos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores