Ríos ahora juega por el equipo de los casados

A los 25 años, el temperamental y talentoso tenista contrajo matrimonio con la costarricense Giuliana Sotela (17), con quien mantuvo un romance de tres años.

26 de Diciembre de 2000 | 21:29 | Agencias
SANTIAGO.- El tenista chileno Marcelo Ríos, ex número uno del mundo, se casó este martes con la hermosa costarricense Giuliana Sotela, de 17 años, en una ceremonia religiosa efectuada en la Iglesia Santa Ursula, en la elegante comuna de Vitacura, al oriente de Santiago.

Vestido impecablemente de blanco, con corbatín de humita y zapatos blancos, Marcelo Ríos esperó pacientemente a su novia que se demoró más de 30 minutos en llegar al templo en un lujoso automóvil Mercedes Benz junto a su padre, el empresario de las comunicaciones Mario Sotela.

La radiante novia, luciendo un hermoso vestido blanco, con larga cola y portando un ramo de rosas blancas en una de sus manos, sonrío alegremente a los centenares de curiosos apostados en los alrededores de la iglesia, mientras un enorme velo blanco disimulaba apenas su rubia y larga cabellera.

Horas antes, el oficial civil Carlos Humberto Veas presidió la ceremonia del matrimonio civil, en la residencia de los Ríos Mayorga. Ríos, que en el día de su matrimonio cumplía 25 años de edad, llegó a la iglesia junto a su madre, Alicia Mayorga. Con notorio nerviosismo, sonreía apenas a los fotógrafos, mientras gesticulaba frecuentemente con las manos.

Instantes después, llegó la madre de la novia, Alexandra Acuña Karpinski, quien se ubicó al lado de la mamá del 'Chino' Ríos, y su padre, el ingeniero Jorge Ríos, también vestido íntegramente de blanco. El tenista chileno lucía barba alrededor de la boca y largas patillas, además de cuidadoso peinado, con su tradicional cola contenida por un sujetador.

Ríos saludó uno a uno a los 450 invitados que llegaron al templo con su invitación en la mano, mientras 60 guardias uniformados dispuestos en distintos sectores, guiaban a los asistentes hasta la iglesia. El matrimonio fue bendecido por el sacerdote católico Raúl Hasbún, quien les deseó "eterna felicidad", mientras se escucharon los compases del Ave María, interpretado por el coro Terra Nova.

La recepción se realizaba en el Club de Golf Brisas de Chicureo, un hermoso recinto de 4.500 metros cuadrados, a media hora de la iglesia, donde los novios llegaron en un helicóptero de Carabineros. Tras el tradicional vals de los novios, al son del "Danubio Azul", los invitados recibían atención de 70 camareros, encargados de distribuir una cena compuesta por centollas con camarones ecuatorianos, pavo o filete de vacuno con verduras y papas, más una veintena de sofisticados postres.

Animarán el baile la cantante mexicana Yury, el grupo Ráfaga, la Orquesta Etnicos de Costa Rica, ganadora de un premio Grammy, la Banda San Cristóbal, con el cantante Tito Francia y muchos otros artistas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores