Agassi volvió a triunfar en Australia

El tenista norteamericano venció en la final al francés Arnaud Clement por 6-4, 6-2 y 6-2 y obtuvo por segundo años consecutivo el título del Abierto de Australia, primer Grand Slam del año.

MELBOURNE.- El estadounidense Andre Agassi se mostró sin piedad y sumó un nuevo título en torneos de Grand Slam al ganar hoy su tercer Abierto de Australia y el séptimo grande, con una victoria sin concesiones sobre el francés Arnaud Clement.

Agassi desbarató cualquier opción a las sorpresas al imponerse a Clement por 6-4, 6-2 y 6-2 en una hora y 46 minutos. El americano mantiene así su récord de efectividad en Australia al máximo: tres finales, tres títulos (1995-2000-2001) y se convierte en el octavo jugador que ha ganado aquí tres veces. En seis visitas a Melburne sólo ha encajado tres derrotas en 35 encuentros.

El tenista de Las Vegas dominó la primera manga con autoridad rompiendo dos veces (1-2 y 2-4) para sentenciarla en 33 minutos. En la segunda dos nuevas rupturas (1-0 y 4-1) fueron suficientes. El francés consiguió espectaculares puntos con arriesgados golpes ganadores (34 en total) pero no pudo mantener la estabilidad durante el encuentro y su debilidad con el primer servicio le condenó.

En la tercera manga, Clement echó el resto y tomó aún más riesgos. Quebró por segunda vez en el partido a Agassi pero no supo sacar partido de esta ventaja moral porque su saque le traicionó tres veces. A pesar de su incansable esfuerzo tras las bolas, de esquina a esquina de la pista, sus errores no forzados se fueron acumulando hasta 43. El norteamericano mostró un tenis alegre al final como si quisiera disfrutar con esos momentos. Por su parte, la garra y la lucha puestas por el francés no fueron capital suficiente para hacer peligrar su victoria. El francés cometió 43 errores no forzados, y concluyó el choque con un pobre 52 por ciento de primeros servicios.

Veinticuatro horas después de que Jennifer Capriati ganase su primer campeonato de Grand Slam al obtener el título femenino, el tenista norteamericano daba también la gloria a Estados Unidos con el masculino. Por segundo año consecutivo el tenis americano triunfa en Melburne (en 2000 fueron Agassi y Davenport) irrumpiendo con fuerza en el nuevo milenio.

Clement tenía dos retos: convertirse en el primer francés que en un duelo contra un estadounidense en la final de un grande arrancase por fin una victoria, algo que intentó sin éxito Cedric Pioline en el US Open de 1993 y en Wimbledon 1997, en ambas ocasiones contra Pete Sampras, y lograr después de 73 años de espera ser el segundo tenista galo en ganar este Abierto (Jan Borotra en 1928).

Ninguno de sus dos sueños se hicieron realidad en una mañana soleada en Melburne en la que Agassi combinó a la perfección su tenis con una magnífica experiencia para solventar las escasas ocasiones de peligro por las que pasó.

El francés, que había superado en las semifinales a su compatriota Sebastien Grosjean salvando dos bolas de partido, agradeció sobre todo la llamada que recibió de éste esta misma mañana desde Florida (EE.UU) dándole coraje e insuflándole ánimos. "Gracias Sebatien por tu apoyo", dijo Clement al leer parte de su largo discurso escrito en dos folios en inglés y en francés, que a veces, debido a su astigmatismo, se le complicaba. "Y gracias a todos mis compatriotas que han pasado la noche en vela para verme", añadió, "especialmente a mis amigos de Le Brigand (un bar de Aix en Provence donde se reúnen), a todos ellos les prometo trabajar fuerte para volver a intentarlo otra vez".

El francés explicó que: "Fue demasiado fuerte para mí, era imposible derrotarlo hoy", reconoció Clement, que aseguró que no salió a la cancha nervioso: "durante dos días estuve pensando en que la final era sólo un partido de tenis, por momentos fue duro pero lo conseguí".

"¿Puedes prestarme tu discurso?", dijo Agassi, "porque yo no he preparado nada", continuó el de Las Vegas, quien tras felicitar a su rival por "su gran tenis durante las dos semanas", no quiso pasar por alto un agradecimiento a su equipo, su entrenador Brad Gilbert y sobre todo a su preparador físico, Gil Reyes. "Gracias Gil por dar ritmo a mi cuerpo a mi mente y también a mi corazón", señaló, "es muy duro el trabajo que he realizado para ganar aquí pero vale la pena y si éste es el último Grand Slam que gano quiero darles las gracias a todos por su apoyo".

Agregó que: "Es un fantástico sentimiento, esperaba ganar torneos a los 30 años, pero supongo que uno nunca puede estar seguro", afirmó un sonriente y reflexivo Agassi. "Fue la primera vez que tener que defender el título no supuso una presión extra sino que me ayudó a jugar cada vez mejor", señaló el tenista, que se mostró como el más regular de los 128 hombres que entraron en el cuadro principal masculino.

Con su victoria Agassi se reencuentra con la felicidad después de haber sufrido un infierno el año pasado cuando los médicos descubrieron cáncer de mama a su madre Elizabeth y a su hermana Tammee. En esa temporada sólo logró el título en Melburne y fue finalista en Washington y en el Masters de Lisboa.
Agencias
Domingo, 28 de Enero de 2001, 07:44
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion