Superbowl paraliza a los Estados Unidos

Un ambiente de locura y fanatismo, como es normal en esta fecha, marca en Estados Unidos una nueva versión del Superbowl que se disputará hoy a las 20.00 horas, con la presencia en el campo de los New York Giants y los Baltimore Ravens.

28 de Enero de 2001 | 15:34 | EFE
TAMPA, EE.UU.- ''Ahora sólo hay que esperar'', dijo Jim Fassel, entrenador de los Gigantes de Nueva York, que se enfrentarán hoy con los Cuervos de Baltimore en el Super Bowl XXXV, mientras que los organizadores del evento informaron de que todo está listo para la final del fútbol americano.

Fassel agregó que ''el nacimiento de un nuevo campeón está por darse, sólo hay que esperar''.

Para preparar el nacimiento del nuevo campeón se ha llevado a cabo una serie de preparativos, mientras que la totalidad de los boletos desaparecía de las taquillas y cientos de aficionados deambulan en las afueras del estadio ''Raymond James'' en busca de un pase.

En el interior de las instalaciones, en tanto, miles de técnicos se preparan para hacer posible la transmisión del partido a 201 países.

En otra parte del escenario, los integrantes del grupo de música pop Backstreet Boys dijeron que ya están preparados para interpretar el himno nacional de los Estados Unidos, antes del partido.

Las varias decenas de traductores que se integraron al equipo de transmisión también se encuentran preparadas para enviar la señal a prácticamente todo el mundo en 26 idiomas diferentes.

Fuera del estadio la afición también se prepara y, mientras algunos compran gorras, banderas, camisetas y pintura para la cara, otros ofrecen miles de dólares por un boleto para ocupar una de las 72.000 butacas que estaban disponibles.

La ciudad se encuentra prácticamente paralizada en espera de la disputa del partido y toda la atención, tanto del turismo como de la población establecida, se centra en el choque, que en esta ocasión podrá ser visto por aproximadamente 800 millones de personas en todo el mundo.

El ''Raymond James'' y sus calles aledañas se convirtieron sorprendentemente en el punto turístico más importante de Tampa (Florida) desde hace por lo menos una semana.

El estadio sirve como marco para que cientos de turistas se tomen fotos y busquen algún recuerdo de la Super Bowl XXXV, que protagonizarán los Cuervos de Baltimore (15-4), y los Gigantes de Nueva York (14-4), a partir de las 18:18 hora del Este (20.00 de Chile).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores