Daniel Passarella renunció a dirección técnica de Uruguay

En sus fundamentos, el entrenador argentino aludió a la negativa del club Nacional, campeón uruguayo, de cederle a su atacante Vicente Sánchez.

20 de Febrero de 2001 | 19:34 | EFE
MONTEVIDEO.- El argentino Daniel Alberto Passarella, renunció hoy a su cargo de seleccionador de Uruguay y en conferencia de prensa anunció que no tiene "nada más que hacer" al frente del equipo.

La decisión de Passarella tiene relación con la alineación en el equipo del Nacional del delantero Vicente Sánchez, que esta noche juega ante el Deportes Concepción de Chile, en el partido correspondiente al Grupo III de la Copa Libertadores de América.

Sánchez fue citado el domingo a último momento y cuando el jugador ya se había embarcado en el avión con destino a Santiago.

La imprevista convocatoria de Passarella se produjo después de que el joven futbolista sustituyó el sábado, en un partido de la Liga uruguaya, al delantero titular Richard Morales, que salió lesionado cuando el equipo ganaba 2-1 al Deportivo Maldonado.

Sánchez, recientemente incorporado al Nacional tras militar en el Tacuarembó de la ciudad del mismo nombre, jugó un segundo tiempo excepcional y su equipo goleó finalmente 6-2 al Maldonado.

La prensa criticó a Passarella tras la intempestiva citación, cuando en la temporada anterior el jugador había sido el mejor delantero del Tacuarembó y asombraba a rivales y público con su juego.

El Nacional se hizo de su ficha y todavía no ha jugado un partido entero en el equipo.

La prensa especializada se había lamentado hoy de que "Passarella recién había visto a Sánchez" cuando llegó al Nacional.

Al no presentarse hoy Sánchez al entrenamiento de los futbolistas de equipos uruguayos convocados, el técnico se manifestó molesto y anunció a los directivos de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) que dejaba su cargo.

En la sede del entrenamiento de la selección los directivos de la AUF se reunieron de inmediato y dialogaron con Passarella, quien se mostraba muy tenso y molesto.

Poco después, llegó al lugar el empresario Francisco "Paco" Casal, principal de la empresa Tenfield, que cofinanció la contratación de Passarella en la selección de Uruguay, para hacerlo desistir de su actitud, pero el entrenador argentino insistió en renunciar.

Minutos después, Passarella convocó a una conferencia de prensa en el hotel donde se aloja, tras reunirse con los ocho jugadores que habían concurrido al primer entrenamiento.

Tras hablar con los jugadores llegó solo a la sala de prensa del hotel para señalar: "He presentado mi renuncia indeclinable". Inmediatamente advirtió que no aceptaría ningún tipo de preguntas sobre los motivos de su dimisión.

Tajantemente, Passarella agregó que se debía "a diferencias prolongadas y sistemáticas con el club Nacional de fútbol", sin dar otros detalles.

Los directivos del Nacional, encabezados por su presidente Eduardo Ache, habían manifestado su malestar por las actitudes de Passarella hacia el club y por el desorden que generaba.

El vicepresidente del Nacional, Víctor Della Valle, dijo que la convocatoria de Sánchez, al producirse un cambio en la lista, llegó al club "al mediodía del domingo, cuando el plantel ya volaba hacia Chile".

"El Nacional, como institución organizada que es y que tiene un proyecto tan serio como el de selección, se preocupó desde el jueves de saber qué iba a suceder con las citaciones. Se nos dio una definición del tema y no un preaviso extraoficial", de quienes eran los citados y "no estaba Sánchez, por lo cual se le incluyó en el grupo de viajeros", añadió.

El presidente del Nacional, Eduardo Ache, dijo que su entidad se había comprometido a hacer lo imposible para que el jugador regresase lo más rápidamente posible tras el partido de esta noche en Concepción, pero Passarella no admitió demoras.

Los directivos de la AUF dijeron que al Nacional no le cabrían sanciones porque el futbolista fue convocado fuera de plazo, lo que al parecer molestó a Passarella.

El entrenador dijo a la prensa que lamenta dejar su cargo, "por el proyecto, los jugadores y los colaboradores".

Tras sus afirmaciones se retiró solitario hasta la habitación del hotel donde permanece solo y encerrado mientras los dirigentes desconcertados no han podido reaccionar por ahora.

La decisión de renunciar de Passarella es la segunda desde que llegó a dirigir a la selección de Uruguay, en julio de 1999.

La primera, luego retirada, se había producido antes del partido de la primera ronda de las eliminatorias del Mundial 2002 con Paraguay, el cual perdió 1-0 en Asunción.

Passarella había convocado nueve jugadores -cinco de Nacional, tres de Peñarol y uno de Defensor- para el equipo que debía partir el próximo viernes hacia Europa y reunirse en Milán con los 13 expatriados de Austria, España e Italia.

Uruguay debe jugar el próximo día 28 el primer partido de la gira europea con la selección de Eslovenia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores