Real Madrid terminó celebrando el empate

Un gol anulado en el último minuto, que hubiese dejado las cosas 3-2 a favor del Barcelona, habría cambiado la historia escrita en el repleto estadio Santiago Bernabeu, escenario del primer "Derby" español del milenio.

03 de Marzo de 2001 | 19:11 | EFE
MADRID.- El Real Madrid se atascó hoy en uno de esos grandes días de fútbol que se anuncian a priori y donde luego la pasión y el ambiente festivo suplen al espectáculo. El Barcelona mereció más y el gol que el árbitro anuló a Rivaldo en el último minuto, por entender que hubo un fuera de juego posicional, salvó al líder de una clara derrota. Nadie entendió la anulación de ese gol.

El FC Barcelona frenó un poco el clima de euforia desbordada que vive el Madrid y con un soberbio segundo tiempo, y con la ayuda inestimable de Rivaldo sacó un punto que en el Camp Nou tal y como transcurre la temporada seguro que les sabe a gloria. Como reflexión final, dos de las figuras, los de arriba, sí respondieron. Raúl y Rivaldo rivalizaron y anotaron los cuatro goles del envite.

El desagravio a Figo estaba en el ambiente. La ida del Camp Nou enervó al personal del Bernabéu que hoy estaba ansioso de revancha, ávido de ver a su equipo pasar como una apisonadora por encima de su rival.

Del Bosque dejó ver ya cuál es su once ideal para las grandes citas. Con McManaman y Morientes en las dos posiciones que han estado abiertas todo el año, el Madrid se presentó con ese punto de agresividad que le dado tanto rédito este año. Acelerado, pero con inteligencia, el Madrid puso rápido contra las cuerdas al FC Barcelona, y es que a los 7 minutos Raúl ya había aparecido en escena una vez más para aguar la fiesta a los azulgrana.

Es Raúl un experto en incendiar al Barca. Siempre listo en el área, con un poder innegable para atisbar un segundo antes que los demás donde va a caer el balón, mandó a la red un excelente servicio de Roberto Carlos.

Tardó el Barcelona en reaccionar, en meterse en el partido y en ofrecer pasión a un clásico que cada año se vende mejor y que despierta mayor interés. Parecía un Barca de andar por casa, porque la presión madridista resultó asfixiante. Sobre Rivaldo y sobre Pep Guardiola, Makelele y Helguera se dejaron el alma. Era Overmars el único que apostaba por encarar y buscar el uno contra uno. Y por ahí vino el escaso margen de maniobra del equipo de Lorenzo Serra Ferrer.

Hubo más emoción, intensidad y brega que buen juego. No fue el mejor día de Helguera. A los 26 minutos, él y Makelele ya habían visto la amonestación. Un hándicap y un freno desde luego para ponerle fuelle defensivo luego. La realidad, es que desde ese momento perdió frescura la zona de creación blanca. Y el Real Madrid se vino abajo.

Porque el Barca se fue entonando. Luis Enrique, la diana en la que descarga toda su ira el Bernabéu, parecía que estaba perdido. Cuando surgió una pared suya con Rivaldo, que el brasileño evidentemente no desperdició. Rivaldo no perdona nada. Y la primera que pilló fue la red.

El brasileño tampoco se había dejado ver hasta entonces. Parte desde muy atrás, y si en la primera línea le esperaba Makelele, luego estaba atento siempre Fernando Hierro en la segunda. El 1-1 invitaba a pensar que el encuentro se nivelaba, pero un error de la defensa barcelonista, dio de nuevo ventaja al Madrid que marcaba un minuto después. Raúl, otra vez, sentenciaba a Reina.

Ni Reina ni Iker comenzaron finos. Dieron síntomas de excesivo nerviosismo. Aunque Iker se asentó y como muestra de sus reflejos sacó un balón increible a Kluivert justo antes del descanso.

El Madrid echó de menos el concurso de Morientes. La inactividad le pasó factura en una noche como la de hoy donde Frank De Boer mandó en la cobertura con autoridad. Guti disfrutó luego de la media hora final, pero no aportó nada.

En el segundo tiempo fue el Barcelona el que llevó la voz cantante. No apareció Helguera y la imprecisión se adueñó de todo el equipo de Vicente Del Bosque, incluido Luis Figo, al que seguro las ganas de agradar le superaron y desde luego que le esperan mejores días con la camiseta del Madrid. Hoy Figo anduvo atascado.

Guardiola comenzó a tocar y a tocar, y a asustar. El Madrid sólo vivió de las arrancadas de Roberto Carlos, enorme de facultades como de costumbre. En definitiva, espectáculo en el entorno, antes y después, pero durante el partido salió a relucir muy poco fútbol.

En esa fase de dominio del Barcelona, apareció de nuevo el talento de Rivaldo para sorprender a Casillas con un duro y certero disparo, seco y colocado, que llevaba el empate (2-2) al marcador. El Madrid pudo volar hacia el título de Liga, sigue siendo el favorito, pero la moral del Barca seguro que sube enteros a partir de hoy. El Barcelona, que pudo haberse llevado el triunfo en el instante final con un gol anulado a Rivaldo, sale de la UVI.

Real Madrid: Iker Casillas; Michel Salgado, Hierro, Karanka, Roberto Carlos; Figo, Helguera, Makelele, McManaman (Munitis, min.75); Raúl y Morientes (Guti, min.59).

FC Barcelona: Reina; Gabri, Reiziger, De Boer, Sergi; Luis Enrique (Alfonso, min.68), Guardiola (Xavi, min.80), Cocu, Overmars (Gerard, min.83); Rivaldo y Kluivert.

Goles: 1-0. Min. 7. Roberto Carlos centra desde la izquierda y Raúl, con la izquierda, y dentro del área bate a Reina. 1-1. Min. 35. Luis Enrique busca a Rivaldo con una pared en el área, y el brasileño tras driblar a Iker Casillas manda el balón a la red. 2-1. Min. 36. Raúl remacha en la raya de gol un despeje en corto de Reina. 2-2. Min. 69. Rivaldo, desde fuera del área, larga un gran disparo con la izquierda que sorprende a Iker.

Arbitro: Losantos Omar (Comité vasco). Mostró cartulina amarilla a Helguera, Makelele, y Roberto Carlos, del Real Madrid, y a Gabri, del FC Barcelona.

Incidencias: lleno absoluto en el estadio Santiago Bernabéu. Césped en buenas condiciones. 76.300 espectadores.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores