Juventus no pierde esperanza

El cuadro de Turín ganó tres difíciles puntos en el campo del Udinese (2-0), en un triunfo que les permite mantenerse al acecho de la Roma en la clasificación del fútbol italiano.

04 de Marzo de 2001 | 16:03 | Ansa
ROMA.- En su persecución al líder Roma e imitando a Lazio que ganó el sábado, la Juventus no afloja: hoy le ganó como visitante 2-0 a Udinese, en el difícil estadio Friuli, por la 21a fecha (cuarta de la segunda rueda) de la Liga Italiana.

Tras un excelente primer tiempo, en el que pasó en ventaja con un gol de Gianluca Zambrotta (a los 38', tras un tiro libre en el travesaño de Alessandro Del Piero), en el complemento la Juventus apuntó sobre todo a defender la ventaja, que podría haber sido anulada de haber sido sancionado con penal una discutible intervención de Gianluca Pessotto sobre el brasileño Alberto.

Cuando arreciaban las protestas de público y jugadores, la Juventus obtuvo su segundo tanto con Filippo Inzaghi (60', desvió a la red con un cabezazo un tiro libre ejecutado por el francés Zinedine Zidane) y pocos minutos después, tras otro remate en un palo del mismo Zidane, fueron expulsados por doble amonestación los citados Del Piero y Alberto.

En la Juventus, que tuvo en Zidane, Del Piero y el holandés Edgar Davis a sus grandes figuras, jugó todo el partido con su habitual seguridad el uruguayo Pablo Montero, mientras Udinese alistó, además del brasileño Alberto, a los argentinos Cristián Díaz y Roberto Sosa, este último utilizado a pesar de no estar en buenas condiciones físicas.

Milan y Parma, dos grandes venidos a menos, protagonizaron un encuentro tenso y disputado en el estadio Giuseppe Meazza: terminó 2-2, después que los visitantes jugaron durante 70 minutos con diez hombres, por la expulsión del volante francés Sabri Lamouchi, por protestas.

Marcaron para el Milan Paolo Maldini (22', remate desde fuera del área) y el argentino Andrés Guglielminpietro (50', de cabeza, un balón bajado por el ucraniano Andrei Shevchenko) y para el Parma el yugoslavo Savo Milosevic (24', error del defensor Luigi Sala) y el brasileño Marcio Amoroso (80', con un remate en diagonal).

En Milan, diezmado por las ausencias ya que tiene a 13 jugadores de su plantel lesionados, jugaron los argentinos José Chamot y Guglielminpietro (salió a los 78') y los brasileños Serginho y Leonardo (entró a los 82') y en Parma el colombiano Jorge Bolaño y los brasileños Junior y Amoroso (hizo su ingreso a los 74', seis antes de conseguir la definitiva igualdad).

El Nápoli debió conformarse en el estadio San Paolo con un empate 1-1 frente a Lecce, en un partido que tuvo de nuevo como protagonista absoluto, en el bien y en el mal, al brasileño Edmundo, quien primero se hizo parar un penal por el arquero Antonio Chimenti (31') y después puso en ventaja a su equipo con un remate en diagonal (51').

El croata Davor Vugrinec consiguió a los 76' la igualdad para Lecce, que alineó al brasileño Juárez todo el partido y al argentino Aldo Osorio desde los 71' y terminó en diez hombres por la expulsión de Dario Dainelli, mientras para Nápoli jugaron, además de Edmundo, su compatriota Matuzalem (la figura de su equipo) y los argentinos Facundo Quiroga, Claudio Husain y Mauricio Pineda, quien ingresó a los 73 minutos.

En un partido que había despertado expectativa por el ''estado de guerra'' de ambas hinchadas contra sus dirigentes, Bari obtuvo tres puntos que pueden ayudarlo a zafar del descenso: quebró por 2-1 a Fiorentina (goles de Antonio Cassano a los 43' y del danés Daniel Andersson de penal a los 88' para los locales, del portugués Rui Costa para la visita a los 40 minutos).

En Bari ingresó a los 57' el argentino Diego Markic y en Fiorentina -en pleno caos, la dirigió provisoriamente su ex jugador Luciano Chiarugi, el posible futuro técnico Roberto Mancini siguió las acciones desde la tribuna- jugó todo el partido, por vez primera desde que llegó a Italia, el centrocampista brasileño Alexandre Amaral, amonestado.

Perugia, con el brasileño Juárez y desde los 54' el argentino Pablo Guiñazú, logró una victoria que lo proyectó a la zona alta de la tabla: le ganó 1-0 a Vicenza, que alistó al brasileño Jedda, uno de los protagonistas del caso de los pasaportes falsos, con un gol de Marco Materazzi ( 42'), su noveno tanto en la Liga, después que el arquero Marco Sterchele le había atajado un penal.

Completó la programación la agónica victoria obtenida por Verona (2-1) sobre Atalanta, matizada con violentos incidentes en las tribunas que obligaron la enérgica represión policial y con los dos equipos que terminaron el encuentro en diez hombres, por las expulsiones del rumano Adrian Mutu en el local y de Christian Doni en el equipo de Bérgamo.

Los dos goles veroneses fueron obra del joven Emiliano Salvetti (11' y 90', este último protestado largamente por Atalanta debido a una eventual mano previa del argentino Mauro Camoranesi, de muy buena actuación) y el del visitante fue señalado por el citado Doni, a los 43 minutos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores