NBA: Los Mavericks bailaron de alegría

El cuadro de Dallas dio vuelta el partido de anoche y su serie ante los Jazz de Utah para alcanzar las semifinales de la Federación Oeste de la NBA. Trece años debieron pasar para que Finley, Nowitzki y compañía pusieran al cuadro texano en la siguiente fase de los playoffs.

04 de Mayo de 2001 | 10:09 | EFE
HOUSTON.- El poder físico de los Mavericks de Dallas, encabezados por el escolta Michael Finley, impuso su ley ante los "veteranos" de los Jazz de Utah que no pudieron aguantar el ritmo en el último cuarto del quinto y decisivo partido de la primero ronda de la Federación Oeste de la NBA.

Los Maveriks se impusieron en su campo del Delta Center por 84-83 para dejar eliminados a los Jazz de Utah. Y esta derrota no sólo puso fin a las aspiraciones de los Jazz de pasar a la siguiente ronda, sino que además terminó también con la carrera triunfal del alero Karl Malone y de su compañero, el base John Stockton, ambos de 37 años, y seguros futuros miembros del Salón de la Fama del baloncesto mundial.

Esta vez el factor "edad" contó en los momentos decisivos cuando los Mavericks reaccionaron a una diferencia de 17 puntos al comienzo del tercer período y de 14 en el cuarto, y los Jazz no pudieron responder de la misma manera.

Si en los dos primeros partidos disputados en el Delta Center pudieron salvar la victoria con diferencias de 13 y 20 puntos, respectivamente, en el decisivo los Mavericks tuvieron la inspiración de principio a fin de Finley, que aportó 33 puntos, y lograron la gran hazaña de silenciar a los Jazz y mandarlos de vacaciones.

Mientras, los Mavericks se convertían en el séptimo equipo clasificado para la semifinales de federación y en el sexto en la historia de la NBA en remontar una desventaja de 0-2 en una serie disputada al mejor de cinco partidos.

La clave principal del triunfo de los Mavericks fue el poder y la consistencia en el ataque, que les permitió superar una diferencia de 14 puntos en el cuarto período, que los dejó listos para viajar a San Antonio, donde el sábado comenzaran contra el equipo local de los Spurs el duelo "texano" de la serie semifinal al mejor de siete partidos.

Después de 13 años, los Mavericks volvieron a las semifinales de la federación por la puerta grande y con la confianza que pueden ser también protagonistas frente a los Spurs, el equipo con la mejor marca de la liga y con unas "Torres Gemelas" como son David Robinson y Tim Duncan, que aspiran a ser de nuevo campeones.

A pesar que los jugadores de los Mavericks empezaron la serie frente a los Jazz con un promedio de 200 juegos de experiencia en fase final de campeonato, muy lejos de los 746 partidos disputados por los jugadores del equipo de Utah, en ningún momento sintieron la presión del ambiente y de lo decisivo del partido.

Las derrotas en los dos primeros partidos les sirvieron para aprenderse bien la lección y los Mavericks con un ataque basado en la velocidad y en los tiros de tres puntos, lograron un 44,4 por ciento de acierto, rompieron por completo a la defensa de los Jazz, que quedaron eliminados en la ronda inicial por primera vez en las últimas seis temporadas.

Los Jazz no pudieron con la presión del equipo tejano, que al igual que hizo en el cuarto partido disputado en Dallas cuando ganaron por 107-77, otra humillación para Malone y Stockton, les hizo ver mayores y cansados, sin recursos para aguantar hasta el final el ritmo de juego.

El ataque de los Mavericks estuvo liderado por Finley, que jugó 48 sólidos minutos en los que anotó 33 puntos (13 de 24 tiros de campo, incluidos 3 de 6 triples y 4 de 4 desde la línea de personal) y seis rebotes.

El alero Juwan Howard también contribuyó con 19 puntos, ocho rebotes y dos asistencias, mientras que el alemán Dirk Nowitzki, a pesar de cargarse con la quinta personal antes que terminase el tercer período, aportó 18 tantos y capturó cuatro balones bajo los aros.

Pero el gran héroe anónimo fue el pívot reserva Calvin Booth, quien a 9,8 segundos para que finalizase el partido anotó con una entrada a canasta los puntos que iban a ser la primera y definitiva ventaja de los Mavericks.

Otra factor decisivo en la reacción y triunfo de los Mavericks fue el base canadiense Steve Nash, que llegó al cuarto período sin haber conseguido un sólo punto y en el cuarto aportó nueve con tres triples en siete intentos para permitir que su equipo, en los cinco primeros minutos del último tiempo, lograse un racha de 19-6 para un parcial de 76-77 que los colocaba a las puertas de la hazaña.

Los Jazz tuvieron dos oportunidades para conseguir ganar el partido, pero primero el alero Bryon Russell y luego Malone fallaron sendos tiros a canasta y ahí se terminó la temporada, y tal vez también toda una era que protagonizaron el "Cartero" y Stockton, que pudo jugar su último partido como profesional.

El equipo de Utah, uno de los que tiene mayor promedio de edad entre los jugadores, esta vez no pudieron demostrar que cuando se encuentran al borde del abismo de la eliminación es cuando mejor juegan con todos los elementos de su plantilla.

Por cuarto año consecutivo los Jazz tuvieron que disputar el quinto y decisivo partido para superar la primera ronda de la fase final para vivir la experiencia de la eliminación.

La tres veces anteriores, los Jazz también tuvieron la ventaja de campo cuando se impusieron a los Rockets de Houston en 1998, a los Kings de Sacramento en 1999 y a los SuperSonics de Seattle el año pasado.

Malone volvió a ser su mejor jugador al conseguir 24 puntos, 10 rebotes y dos asistencias, mientras que Russell aportó 15 tantos y Stockton esta vez no fue factor al contribuir con 11 asistencias, pero solo cuatro puntos, que no fueron suficientes para evitar irse de vacaciones anticipadas.

Mientras que los Mavericks, después de 13 años, comenzaron a vivir de nuevo la intensidad de unas semifinales, que tendrán todo el sabor "texano".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores