NBA: Vince Carter pudo con los Knicks

El escolta de los Raptors se destapó en el último partido de la serie ante los Knicks con 27 puntos, provocando la victoria de su equipo (93-89) y la clasificación a las semifinales de conferencia, donde se toparán con los Sixers.

05 de Mayo de 2001 | 16:57 | EFE
HOUSTON.- Las críticas que recibió el escolta Vince Carter de los aficionados, periodistas y su propio compañero de equipo, Charles Oakley, sirvieron de motivación especial para que los Toronto Raptors lograsen por primera vez en su corta historia la semifinal de la Conferencia Este.

La hazaña deportiva fue posible al vencer por 93-89 a los New York Knicks en el quinto y decisivo partido que les dio el billete para que viajasen a Philadelphia, donde el domingo se enfrentarán con los Sixers en el primer partido de la serie.

Carter, que en los tres primeros encuentros de la serie no había demostrado ser el jugador estrella del equipo, surgió en los momentos decisivos del cuarto y quinto con una combinación de 59 puntos que marcaron la gran diferencia final.

La estrella de los Raptors logró 27 puntos e hizo posible que su equipo, no sólo lograsen la clasificación, sino que además terminasen con el carácter invicto que los Knicks tenían en su campo del Madison Square Garden, donde perdieron el primero y el decisivo quinto partido.

"Todo se acabó, somos un equipo ganador y nos hemos quitado de encima el maleficio de no poder en los momentos decisivos con los Knicks", declaró Carter. "Tal vez soy la figura y el líder del equipo, pero la clasificación ha sido de todos".

La figura de Carter recuperó su condición de "Air Canadá" y se consagró como líder indiscutible de los Raptors al aportar 27 puntos (11 de 22 tiros de campo), tres de ellos triples, dos de dos desde la línea de personal, seis rebotes y seis asistencias.

Su producción nada tuvo que ver con el 30 por ciento de acierto que había logrado en los seis primeros partidos que como profesional había jugado en la fase final y de los cuales cinco fueron derrotas para su equipo, todas contra los Knicks.

Carter fue siempre el jugador decisivo durante los 48 minutos completos del tiempo reglamentario que estuvo en el campo, sin importarle que enfrente siempre estaban dos jugadores que lo marcaron.

"He terminado roto físicamente, pero creo que he demostrado a todos y especialmente a Charles que soy un profesional y un hombre", comentó Carter en referencia al reclamo que le hizo su compañero de equipo después de su baja producción en los primeros tres partidos de la serie.

El base Alvin Williams también fue factor en la victoria de los Raptors al aportar 18 puntos y robar tres balones, mientras que el pívot Antonio Davis también contribuyó con 14 tantos y capturó 12 rebotes.

"Si habido una estrella ha sido Vince, que logró dar el impulso que necesitaba para consagrarse y subir a otro nivel de juego que sólo está reservado para los grandes", declaró Davis.

El ex jugador de los Knicks, Chris Childs, fue junto a Carter el hombre que más daño le hizo al equipo de New York al conseguir 10 puntos y nueve asistencias.

Los Raptors finalizaron el partido con un 46,7 por ciento de acierto en los tiros de campo, el 70,8 desde la línea de personal y robaron 11 balones por sólo tres de los Knicks, que les pesaron como una losa en el marcador final, lo mismo que las personales que cometió el alero Allan Houston.

El entrenador de los Raptors Lennie Wilkens, el más ganador en la historia de la NBA, admitió que la victoria les iba a servir para que los jóvenes valores del equipo creciesen como jugadores de cara al futuro.

"Tanto un triunfo como una derrota en este tipo de partido afectan a la mentalidad de los jugadores de cara a lo que pueden hacer en el futuro", señaló Wilkens. "Todo el equipo creció con el pase a semifinales".

El escolta Latrell Sprewell encabezó el ataque de los Knicks con 29 puntos (12 de 23 tiros de campo) y Houston aportó 16 tantos, mientras que el ex jugador de los Raptors, Mark Jackson, contribuyó con seis tantos y siete asistencias.

"Lo único que puedo decir es que lo di todo en el campo, pero no se si el resto de mis compañeros pueden decir lo mismo", comentó Sprewell.

Kurt Thomas fue el mejor en el apartado defensivo con 15 puntos y 12 rebotes el pívot Marcus Camby, un jugador que para Van Gundy era clave en el sistema de los Knicks, no fue un factor a pesar de conseguir 11 puntos capturar ocho balones bajo los aros.

"La clave del partido estuvo en que no supimos proteger el balón y los jugadores de los Raptors hicieron un gran trabajo", destacó Van Gundy. "Hay que darles crédito por el triunfo y le deseo todo lo mejor frente a los Sixers".

Los Knicks, que habían logrado pasar nueve veces consecutivas a las semifinales de la Conferencia Este, incluidas cuatro ganando la eliminatoria en el quinto y decisivo partido, en esta ocasión no pudieron superar el abismo y sucumbieron ante sus propios seguidores que cuando ya estaban en las calles de Manhattan todavía no podían creerse que su equipo estaba eliminado.

Los Knicks no habían perdido un partido decisivo en el Madison Square Garden durante la fase final desde las semifinales de 1995 cuando cayeron derrotados 97-95 frente a los Indiana Pacers.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores