NBA: El turno del otro Allen

El escolta de los Milwaukee Bucks Ray Allen fue la figura de su equipo para derrotar a los Philadelphia Sixers por 92-78, dejando la serie final de la Conferencia Este emparejada 1-1, y opacando al MVP Allen Iverson que sólo anotó 16 puntos.

25 de Mayo de 2001 | 09:35 | EFE
HOUSTON.- Con el escolta Ray Allen como figura, los Milwaukee Bucks lograron su objetivo de empatar la serie y conseguir la ventaja de campo al vencer 92-78 a los Philadelphia Sixers en el segundo partido de la finales de la Conferencia Este.

Allen surgió una vez más como el jugador líder que aportó 38 puntos para una lección a Allen Iverson, la gran estrella de los Sixers, que se quedó con sólo 16 tantos.

El escolta titular de los Bucks brindó una exhibición en el campo, acertó 15 de 24 tiros de campo, incluidos 7 de 11 triples, seis rebotes y seis asistencias, mientras que Glenn Robinson y Sam Cassell, aportaron 16 y 14 puntos, respectivamente.

Allen, Cassell y Robinson se convirtieron en una máquina de hacer puntos sin que la defensa de los Sixers pudiese hacer nada para evitar después de 12 minutos un parcial de 32-16, que con nueve para que finalizase la primera parte fuese de 40-21.

Todo le salía a la perfección a los Bucks, con una defensa sólida, un acierto del 60 por ciento en los tiros de campo y sin permitir que Iverson diese señales de vida después de anotar sólo cinco puntos.

Pero el fantasma de lo ocurrido en el primer partido volvió a surgir en el First Union Center de Philadelphia y el ataque de los Bucks se paralizó para ver cómo en seis minutos sólo sumó dos puntos y dejar que los Sixers lograsen una racha de 12-2 que les permitió bajar la diferencia a nueve (42-33).

Allen no quiso permitir que su equipo fuese humillado ni perdiese la ventaja de oro que había conseguido en el primer cuarto y reaccionó con siete tantos que al final hicieron posible que los Bucks llegasen al descanso con un marcador parcial de 49-37.

La ventaja de 12 puntos le devolvió a los Bucks la confianza del primer cuarto y en el tercero lograron mantenerla para un parcial de 69-57.

Los Sixers vieron cómo su defensa no encontró la manera de controlar a Allen y su ataque tampoco estuvo brillante, con sólo el base Aaron McKie haciendo su trabajo al conseguir 21 puntos, mientras que el pívot Dikembe Mutombo aportó 18 tantos con 20 rebotes, su mejor marca en lo que va de la fase final.

Pero el gran derrotado fue Iverson, el jugador ganador del premio MVP de la Liga, que anotó sólo cinco canastas de 26 tiros de campo para mantener la mala racha que lo ha acompañado los últimos tres partidos logrando acertar sólo el 30 por ciento de sus tiros.

Los Sixers terminaron el partido con un acierto del 34,7 por ciento en los tiros de campo, incluidos 2 de 13 en los triples (15,4), comparados al 50,6 y 47,6 (10 de 21), respectivamente, logrados por los Bucks.

El tercer partido de la serie se jugará el próximo sábado en el Bradley Center de Milwaukee, donde los Bucks, que recuperaron la ventaja de campo, sólo han perdido uno de los seis que han disputado en lo que va de la fase final del campeonato.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores