NBA: Iverson quiere inclinar la balanza

Esta noche los Filadelfia Sixers y los Milwaukee Bucks quebrarán la paridad de 2-2 que se encuentran en la Conferencia Este. El MVP, Allen Iverson, debiera tomar el protagonismo que sus compañeros y aficionados de Filadelfia esperan para acercarse a la final frente a los Lakers, ya clasificados en el Oeste.

30 de Mayo de 2001 | 09:47 | EFE
HOUSTON.- El regreso del escolta estelar Allen Iverson a la fase final de la liga no ha sido tan espectacular como en la segunda parte del torneo, aunque fue definitivo para que los Sixers de Filadelfia se tomaran un respiro en la serie y recuperaran la ventaja de campo para el quinto partido que se juega este miércoles.

El encuentro, que se disputará en el First Union Center de Filadelfia, podría ser definitivo para que el equipo local se encamine a conseguir su pase a la final, después de que no sólo empataran la serie, sino que ahora se encuentran con la ventaja de campo.

El entrenador de los Sixers, Larry Brown, presentará a un equipo que llega al quinto partido sólido en el aspecto emocional después de superar a los Bucks y poner números iguales en la serie (2-2).

Otro factor que se suma a favor de los Sixers es que tendrán de su lado a la afición, que se convertirá en el sexto jugador dentro del campo, y uno más, quizá el más importante, es que saldrán a jugar con la confianza que les da la presencia de Iverson, quien de salir en plan estelar como lo hizo durante el más reciente partido, podría ser nuevamente la clave de un triunfo local.

Iverson ratificó su condición de Jugador Más Valioso de la Temporada (MVP) y con nueve de sus 28 puntos encestados (10 de 32 tiros de campo y 8 de 12 desde la línea de personal, ocho asistencias y cinco rebotes) en los 3:06 minutos finales del partido, fue la clave que forzó la serie a otros dos partidos.

Otro jugador que representará un serio peligro para los Bucks es Tyrone Hill, quien mantuvo con vida a su equipo en la primera parte cuando anotó 12 puntos para terminarla con 14 y seis rebotes.

Los Sixers terminaron con 38,9 por ciento de acierto en sus tiros de campo, aunque los Bucks arribarán a la casa de los Sixers con la presión de una derrota previa y sabiendo que el hecho de ser visitantes es un factor importante en este tipo de partidos.

George Karl, entrenador de los Bucks, se presenta con el riesgo de no poder alinear a uno de sus mejores aleros, Glenn Robinson, quien en el anterior partido anotó 20 puntos y capturó 10 rebotes, pero que al final fue expulsado y podría ser suspendido.

La esperanza de Karl se centra en la posibilidad de que Robinson pueda alinear para conformar a los "Big Three" junto con Sam Cassell y Ray Allen, quienes aportaron 14 puntos cada uno.

Los Bucks deberán afinar algunos detalles en sus líneas porque lograron un 42,9 por ciento de acierto en los tiros de campo, 81,8 desde la línea de personal y 38,1 en los triples (8 de 21), pero cometieron 13 perdidas de balón por sólo seis de los Sixers.

En el cuarto partido de la serie Final de la Federación Este, los Sixers vencieron 89-83 a los Bucks en el Bradley Center, y ese triunfo les permitió empatar (2-2) la serie que se disputa al mejor de siete, después de que en el tercer juego, sin la presencia de Iverson, los Sixers cayeron 80-74.

En el más reciente partido entre ambos equipos, otros grandes protagonistas fueron los árbitros, que volvieron a permitir a los Sixers todo tipo de faltas y que cuando quedaban menos de un minuto en la pizarra rompieron el control de Robinson, a quien expulsaron por doble técnica.

"Lo que han hecho los árbitros no merecen ningún tipo de comentario, porque es la historia de todo el año, a los jugadores de los Sixers no les ven que cometan ninguna infracción, es sencillamente absurdo y sin sentido por eso lo mejor es pensar en otra cosa", declaró indignado Karl.

El entrenador de los Bucks había criticado antes de comenzar la serie contra los Sixers, que la defensa del equipo de Filadelfia no era buena y cometía muchas faltas que los árbitros no les pitaban.

Brown no quiso entrar en la polémica, y sólo dijo que se sentía muy orgulloso de sus jugadores y de la manera como habían luchado para conseguir la victoria y recuperar la ventaja de campo.

"Todo el equipo jugó un gran partido y luchamos al máximo para quedarnos con la victoria que necesitábamos para volver a Filadelfia con la ventaja de campo recuperada", señaló Iverson.

Todo lo contrario sucedió con los jugadores de los Bucks, que no pudieron ocultar su indignación por la actuación de los árbitros y la forma como los habían tratado en las faltas personales.

Robinson, que fue el más afectado al ser expulsado, comentó su preocupación por la posibilidad de recibir una suspensión para el próximo partido. "Me han tirado al suelo, me han puesto dos zancadillas de forma consecutiva delante de sus narices y han tenido la desfachatez de no pitar personal", declaró enfurecido Robinson, que fue el mejor jugador para los Bucks al lograr 20 puntos, 10 rebotes y cinco asistencias.

La prolongación de la serie entre los Sixers y los Bucks brindará a los Lakers de Los Angeles un descanso aún más amplio para prepararse para la fase final del campeonato.

Los actuales campeones de la NBA, y campeones ya de la Federación Oeste, que consiguieron su boleto a la fase final después de barrer en la serie a los Spurs de San Antonio, tendrán cuando menos 10 días antes de su primer compromiso en la etapa final.

El quinto partido entre los Sixers y los Bucks se llevará a cabo el miércoles, y el sexto se realizará el próximo viernes, por lo que las finales de la NBA no iniciarán hasta el próximo 6 de junio.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores