Roma campeón del Calcio italiano

Roma se consagró hoy campeón del fútbol de Italia por tercera vez en su historia al vencer 3-1 a Parma en la última fecha del certamen, aunque el partido estuvo momentáneamente suspendido a los 85' por invasión de campo de los fanáticos.

17 de Junio de 2001 | 11:18 | Agencias/emol.com
Roma se consagró hoy campeón del fútbol de Italia por tercera vez en su historia al vencer 3-1 a Parma en la última fecha del certamen, aunque el partido estuvo momentáneamente suspendido a los 85' por invasión de campo de los fanáticos.

Roma terminó con 75 puntos, dos más que su más cercano rival Juventus, que se impuso 2-1 al Atalanta Bergamo.

Lazio, que tenía una remota posibilidad de retener su título, cayó 2-1 en Lecce.

La historia del Roma
En sus 74 años de vida (fue fundada en 1927 de la fusión de los clubes Roman, Fortitudo y Alba), la Roma conquistó hoy su tercer título de campeón de Italia, con un notable aporte del fútbol sudamericano.

Nacida en el barrio romano de Testaccio, su primer "scudetto" se lo adjudicó en la temporada 1941-42, cuando ya Italia estaba en guerra. Las voces malévolas sostuvieron que fue uno de las últimas satisfacciones para Benito Mussolini, "tifoso" del club.

La inmediata posguerra lo castigó con el único descenso de su historia, en 1952 (volvió a la Serie A el año sucesivo) y diez años más tarde ganó su único título internacional: la Copa de las Ferias (hoy Copa UEFA), superando a Birmingham en la final.

Ganó 7 Copas Italia (2 con los DT argentinos Juan Carlos Lorenzo, en 1964, y Helenio Herrera, en 1969) pero en la década del 70 vivió un prolongado período de decadencia, del que salió con el arribo del presidente Dino Viola.

Viola fue el primero que hizo jugar a un equipo italiano marcando zona y para eso contrató al técnico sueco Nils Liedholm quien en la temporada 1982-83 llevó a Roma a la obtención de su segundo campeonato y el año sucesivo arañó la conquista de la Liga de Campeones (perdió por penales frente a Liverpool).

A aquella desilusión siguió otra etapa crítica, que incluso amenazó al club con la quiebra, de la que fue salvada por el actual propietario, Franco Sensi, rico empresario del sector petrolífero, quien tras varios años de millonarias inversiones para reforzar al equipo, sólo en esta temporada tuvo éxito.

Antes de convocar al actual DT Fabio Capello, Sensi había intentado con otros técnicos famosos, como el yugoslavo Vujadin Boskov, el argentino Carlos Bianchi y el checo Zdenek Zeman, pero Roma nunca fue protagonista.

Entre sus estrellas sudamericanas, la masiva presencia de brasileños en el actual campeón (Aldair, Cafú, Marcos Assuncao, Emerson y Antonio Carlos) es la culminación de un proceso que se remonta a fines de la década del 50, con uno de los más grandes atacantes que militó en el fútbol italiano: Dino Da Costa.

Da Costa había llegado a Roma en 1954 y en las seis Ligas Italianas sucesivas conquistó 71 tantos, lo que lo transforma en el sexto goleador absoluto de la historia romanista (fue "cannoniere" en el campeonato 1956-57, con 22 tantos).

Tras el aporte que dio en la década del 60 Benedicto Sormani (el "Pelé blanco") hubo que esperar hasta 1980 para encontrar en Roma a otro brasileño, esta vez decisivo, o sea Paulo Roberto Falcao, hombre clave del "scudetto" que Roma ganó en 1982-83.

A aquel equipo, del que Falcao era líder indiscutido y en el que se alistaban jugadores excepcionales como Bruno Conti, Carlo Ancelotti, Pietro Vierchowood y el austríaco Herbert Prohaska, se sumaría el año sucesivo Toninho Cerezo, dando forma a una alineación que dejó una huella en el fútbol italiano y a la que sólo le faltó una confirmación internacional.

La gran desilusión fue el 30 de mayo de 1984, cuando en la final de la Liga de Campeones del estadio Olímpico de la capital italiana, Liverpool la derrotó por penales, después que el tiempo reglamentario terminó 1-1.

En los años sucesivos, jugaron en Roma varios brasileños que no tuvieron mayor éxito (Andrade, Renato, Wagner, Paulo Sergio y Fabio Junior) y recién este año se reunieron las cinco estrellas que constituyeron la columna vertebral del equipo campeón.

De ellos, el más veterano (35 años) es Nascimento Dos Santos Aldair, llegado a Roma desde Benfica en 1990, quien con sus 288 partidos disputados ocupa el sexto puesto absoluta en la lista de los jugadores con mayor número de presencias en el club italiano.

A su vez, los argentinos Gabriel Batistuta y Walter Samuel, figuras del actual campeón, también tienen a sus espaldas numerosos compatriotas que lucieron en el club: en el primer campeón de 1942, estaba el puntero izquierdo Miguel Angel Pantó, decisivo con 12 goles en 30 partidos.

Pero ya por entonces en Roma conocían el valor de los jugadores argentinos: en 1934 y 1935, Alejandro "Conejo" Scopelli (ex Estudiantes de La Plata) había marcado 13 y 11 tantos, mientras Ricardo Guaita fue el goleador de la Liga 1934-35 con 28 tantos.

El primer técnico argentino exitoso en Roma fue Luis "Yiyo" Carniglia, apodado "El Duce", quien con un trío de ataque estelar, compuesto por sus compatriotas Antonio Valentín Angelillo, Pedro Manfredini y Francisco Loiácono, ganó el único trofeo internacional de Roma: la Copa de las Ferias (después Copa de la UEFA) de 1961.

En la década del 60, Manfredini -rebautizado "Piedone"- fue un ídolo absoluto para los "tifosi", con 95 goles (77 en la Liga Italiana, 18 en partidos internacionales), lo que lo ubica como segundo goleador absoluto en la historia del club, detrás de Pruzzo (118 tantos).

Otros dos técnicos argentinos (Juan Carlos Lorenzo y Helenio Herrera) dirigieron a Roma y le regalaron las Copas Italia de 1964 y 1969, pero después hubo que esperar hasta 1993 y 1994 para que dos argentinos volviesen a jugar en el club: Abel Balbo (jugó cinco Ligas, regresó este año sin jugar nunca) y Claudio Caniggia (una condena por doping puso fin a su breve ciclo).

Antes de Batistuta y Samuel, la presencia argentina en Roma había vuelto con fuerza en la temporada 1995-96, cuando el equipo fue confiado a Carlos Bianchi, (trajo consigo a Roberto Trotta), pero su aventura italiana duró solo ocho meses.

También tiene un aporte uruguayo el actual campeón, Gianni Guigou, siguiendo una línea que tuvo su nombre más brillante en Alcides Ghiggia en los años '50.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores