Mundial Sub 20: Cuestión de triángulos

Argentina y Ghana ponen toda su confianza en una punta de lanza ofensiva, que en el cuadro sudamericano tiene su figura en Javier Saviola y en el africano, a Derrick Boateng. Este domingo se conocerá al nuevo campeón juvenil, cuando ambos equipos se enfrenten en el estadio de Vélez Sarsfield.

05 de Julio de 2001 | 16:38 | DPA
BUENOS AIRES.- Argentina y Ghana, los dos finalistas del Mundial Sub 20, tienen un juego vistoso y efectivo que se sustenta en las habilidades de sus jugadores, teniendo como estandartes a Javier Saviola en el local y Derrick Boateng en el equipo africano.

Sin embargo, ni Saviola ni Boateng están solos en esta cruzada mundialista, que terminará en el partido decisivo que se jugará el próximo domingo en el estadio de Vélez Sarsfield, en Buenos Aires.

El entrenador argentino José Pekerman armó un "triángulo" mortífero conjugando las habilidades de Leandro Romagnoli y Andrés D'Alessandro, para que armen las jugadas que define con total tranquilidad Saviola, goleador máximo del certamen.

Los jóvenes argentinos hacen de la movilidad, la velocidad y la precisión sus armas más letales para definir los partidos en el último cuarto de cancha.

El entrenador José Pekerman tuvo la idea de unir ayer ante Paraguay a Romagnoli y D'Alessandro, colocando casi de punta solitaria al goleador Saviola, siendo así la parte más alta del "triángulo" que Argentina tiene en el ataque.

La fórmula ha dado sus resultados, pero no es la única que posee Pekerman, porque a estas individualidades se les suman los despliegues de Maximiliano Rodríguez por derecha y la tarea de recuperación que realiza Nicolás Medina, vital para la salida rápida hacia el arco contrario.

Seguramente la preocupación del técnico ghanés, Emmanuel Afraine, a esta hora sea la manera de controlar la delantera argentina, que es la más goleadora del certamen, con 24 tantos, y que ha hilvanado varias goleadas.

En tanto, y pese a no tener demasiados goles a su favor, Ghana se mueve al compás de Boateng, pero carece de efectividad en su ataque, ya que Razak Pimpong no ha convertido ningún gol hasta el momento, y fueron sus defensores Abass Inusah y John Mensah los que le dieron el triunfo ante Brasil y Egipto.

En ese sentido, Afraine también se preocupa por hacer un "triángulo" de ataque, conjungando la calidad de Boateng y Abdul Ibrahim, de gran despliegue, y el nombrado Pimpong como el más adelantado.

La dependencia de Boateng puede jugar en contra de los africanos, aunque cuentan a su favor que dentro del campo son Michael Essien o Sulley Muntari los que se suman al ataque, tratando de abrir espacios.

Tal vez al fútbol ghanés le falte un poco más de regularidad dentro del mismo partido, porque por momentos pierde el ritmo y regala demasiados espacios en defensa, algo que podría ser letal ante la racha de Saviola.

El domingo por la tarde, cuando la pelota comience a surcar el césped del estadio de Vélez, los argumentos y las hipótesis quedarán de lado. Argentina propondrá su "triángulo mágico", una suerte de "triángulo de las Bermudas" para hacer desaparecer a Ghana, pero los africanos están confiados y saben que pueden dar el zarpazo en la final con sus propios argumentos.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores