Zabel gana primera etapa del Tour de Francia

El pedalero alemán de Telekom, sin embargo, no pudo posicionarse primero en la clasificación general, ubicación que mantiene el ganador del prólogo, Christophe Moreau (Francia).

08 de Julio de 2001 | 17:46 | EFE
BOULOGNE SUR MER, Francia.- El alemán Erik Zabel, del Telekom, se anotó la victoria en la primera etapa del Tour de Francia, disputada entre Saint Omer y Boulogne sur Mer, de 194,5 kilómetros de recorrido y el francés Christophe Moreau conservó el jersey amarillo en una jornada movida en los últimos instantes con caídas y cortes producidos por el viento.

El tiempo invertido por Zabel fue de 4.55:15 después de un esprint masivo en el que entró por delante del campeón del mundo, el letón Romans Vainsteins, del Domo, y del francés de la Francaise des Jeux Jimmy Casper, segundo y tercero respectivamente.

La etapa comenzó con el aire tranquilo que se había respirado en los días anteriores. El hematocrito de los corredores estaba en su sitio, con una media del 43,7 por ciento, y la psicosis inicial desapareció. La lluvia obligaba a tomar las lógicas precauciones para evitar caídas. El belga De Waele, del Lotto no tomó la salida por una caída en el prólogo.

La calma en el grupo se rompió en el km 30 con el esprint intermedio de Burbure. El estonio Jaan Kirsipuu pasó en cabeza adjudicándose seis segundos de bonificación que le proponía la opción de coger el jersey de líder al tratarse de un corredor capaz de repetir gratificaciones en la llegada.

El francés Jacky Durand, de 34 años (La Francaise), se erigió en el primer aventurero del Tour con un demarraje pasado el km 50 que tan solo fue respondido poco después por su compatriota Christophe Oriol, del Jean Delatour. Ambos, con buen entendimiento en los relevos obtuvieron 9 minutos de ventaja y el protagonismo de la mayor parte de la lluviosa jornada.

El Mapei decidió reaccionar y tomó la cabeza del pelotón ante una fuga que empezaba a ser preocupante para los equipos con esprinters. El Rabobank y el AG2R se deciden a echar una mano a la escuadra italiana y enseguida se reducen las diferencias. Kirsipuu tenía opciones de vestirse de amarillo con un tercer lugar en la meta al haber logrado otros dos segundos con el tercer puesto en otro esprint intermedio.

Un paso a nivel frena la marcha de la cabeza de carrera y el pelotón tiene que pararse 3 minutos en aplicación del reglamento. Tras el parón la escapada empezó a venirse abajo a medida que los equipos interesados tomaban la cabecera del grupo. Los CSC de Laurent Jalabert liman unos cuentos segundos más a los fugados. Christophe Moreau, con pinchazo y cambio de rueda incluido no veía peligrar su preciado maillot amarillo. A 60 kms para la meta Durand y Oriol conservan 4.55 para seguir soñando.

Durand se convirtió en el primer maillot blanco con pintas rojas de la montaña al pasar primero por la pequeña cota de Desvres. Era su última ilusión de la jornada porque por detrás ya existía un ritmo de caza definitivo para que los velocistas se jugaran la victoria en la recta final. El Festina, por fin, despertaba ante el peligro de quedarse sin liderato a las primeras de cambio.

A falta de 30 kms se cortaba el pelotón ante la presencia del viento y aparecían las temidas caídas. El campeón italiano Danielle Nardello aterriza en el asfalto y el escocés David Millar, magullado en el prologo, pasaba dificultades. El velocista belga Steels se perdió en un tercer pelotón. El retraso se limitaba a 2.20 minutos.

Durand y Oriol dejaron sus últimas fuerzas en la cota de Cap Gris Nez antes de ser cazados a falta de 17 kms de meta. En ese momento el ONCE empezó a lanzar la carrera, el Domo del campeón del mundo Romans Vainsteins se sumaba a avivar el ritmo. Hubo intentos de última hora, como el del español Francisco Cerezo, pero las ofertas en el pelotón ya habían terminado.

Con el pelotón compacto, el alemán Erik Zabel (Telekom), quien se quejó de que su equipo no le ha traído un lanzador, se impuso en un final de fuerza que habría las legadas masivas en la presente edición del Tour de Francia. A sus 31 años era la novena victoria del berlinés en la carrera francesa.

Mañana, lunes, el Tour entra en Bélgica con la disputa la segunda etapa entre Calais y Amberes, de 218,5 kilómetros con un perfil completamente llano, sin cota alguna y propicio para una llegada masiva o intentos de escapada.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores