Lazio comienza tensa y poco sorpresiva pretemporada

Sin refuerzos, sin hablar con la prensa y con serios incidentes en las inmediaciones de la ciudad deportiva, el cuadro romano comenzó sus trabajos con miras a la próxima competencia en la liga italiana.

10 de Julio de 2001 | 16:52 | EFE
ROMA.- Lazio inició esta tarde su pretemporada de la campaña 2001-2002 sin la esperada sorpresa de un nuevo fichaje, pero con una protesta de su afición por lo que considera un pésima campaña de compra-venta de jugadores que trajo consigo, incluso, la quema de un coche de la policía municipal.

Desde primeras horas de la mañana en el ambiente lacial corría una cierta esperanza de que el primer día de la venidera temporada llegará el gran golpe de mercado de un Lazio que ha visto hace poco la marcha del argentino Juan Sebastián Verón (Manchester United) y del checo Pavel Nedved (Juventus Turín).

Esa sorpresa esperada tenía un nombre: el español Gaizka Mendieta (Valencia) y más de uno esperaba que si bien el jugador no pudiera estar en la ciudad deportiva lacial, sí que el Lazio anunciara que estaba, al menos, a punto de ficharlo.

Pero no llegó ni lo uno, ni lo otro: ni palabras oficiales sobre posibles nuevas incorporaciones, ni siquiera la presencia de los jugadores ante la prensa. Así, todo se quedó en una presentación de las nuevas camisetas y una conferencia de prensa del técnico, Dino Zoff.

Una conferencia de prensa que arrancó con una hora de retraso, ya que el casi millar y medio de aficionados laciales cercaron prácticamente la instalación y, al no serles permitido inicialmente entrar a seguirla tras las rejas, impidieron la llegada de los medios informativos al colapsar las carreteras de acceso.

Unos seguidores molestos con los dirigentes laciales, quienes finalmente les dejaron acceder a las cercanías del recinto, y que continuamente entonaron cánticos de insultos a los directivos y gritaron frases significativas: "¡Nesta no se vende!, ¿Y Rivaldo, dónde está?, ¿Y Rui Costa, dónde está?, ¿Y Cannavaro, dónde está?, ¿Y Mendieta, dónde está?".

Más alejado de las rejas del recinto deportivo, la policía reforzó notablemente sus efectivos y se vio obligada a actuar ante el disgusto de los aficionados, que aumentó tras comprobar que los jugadores -entre los que estaba el chileno Marcelo Salas- no iba a aparecer ni siquiera en la lejanía y tan sólo iban a quedar esta tarde concentrados en las instalaciones para viajar este miércoles al sitio elegido para la concentración.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores