Armstrong retiene el liderazgo en el Tour de Francia

La decimocuarta etapa de la competencia fue adjudicada por el español Roberto Laiseka, un resultado que no puso en riesgo el liderazgo del estadounidense. Mañana los pedales descansan, pero el Tour retorna el martes.

22 de Julio de 2001 | 15:32 | EFE
LUZ ARDIDEN, Francia.- El español Roberto Laiseka, del Euskaltel Euskadi, ganó la tercera y última etapa pirenaica del Tour con final en Luz Ardiden y se sumó a la leyenda de este puerto, en una jornada en la que Lance Armstrong (US Postal) conservó sin problemas el maillot amarillo.

Armstrong reforzó su liderato en una jornada en la que Joseba Beloki (ONCE Eroski) recortó 48 segundos respecto a Andrei Kivilev (Cofidis) en su lucha particular por el podio.

Laiseka, de 32 años, invirtió un tiempo de 4h.24.30 en la decimocuarta etapa, que unió Tarbes con Luz Ardiden a través de 144,5 kilómetros, y alzó los brazos alargando la leyenda española que iniciaron Pedro Delgado (1985), Laudelino Cubino (1988) y Miguel Indurain (1990). El corredor vasco aventajó en 1.08 al italiano Wladimir Belli (Fassa), segundo y en 1.08 a Jan Ullrich y Lance Armstrong, que entraron juntos en la tercera y cuarta plaza.

Joseba Beloki tuvo problemas digestivos pero logró una meritoria sexta plaza con 48 segundos sobre el kazako del Cofidis Andrei Kivilev, con quien discute la tercera plaza del podio final. El guipuzcoano está cuarto en la general a 1.20 de su rival. Los españoles remataron un gran día en la etapa con Roberto Heras quinto, Oscar Sevilla séptimo e Igor González décimo.

El Euskaltel buscó el éxito y se alió con el US Postal del líder Armstrong en el Aspin para intentar reducir una fuga de 10 corredores, entre los que no se encontraba ningún español. El Tourmalet y Luz Ardiden, las siguientes dificultades de la carrera era un hervidero de seguidores españoles, vascos en su mayoría y en la mente de los hombres de Julián Gorospe estaba la idea de dedicar una victoria a la afición.

El ascenso al Tourmalet, techo del Tour (2.115 metros), repitió la escena del Telekom de Ullrich tirando del grupo y Armstrong a la expectativa subiendo a ritmo, sin forzar y bien protegido por Heras y Rubiera, lo mismo que Beloki, que contaba con varios compañeros del ONCE.

Fue el propio Ullrich, siempre agresivo y ambicioso, quien de nuevo abrió la fiesta con un tirón a tres kilómetros de la cima del Tourmalet, que sólo pudo soportar Armstrong, siempre sobrado de fuerzas e imbatible. El campeón olímpico, en pleno recital, fue reduciendo a todos los grupos que marchaban escapados.

El alemán, en pleno acelerón, no pudo evitar que el suizo de la Francaise Sven Montgomery se llevara la gloria en la cima del Tourmalet -y 500.000 pesetas del premio Jacques Goddet, director del Tour de 1936 a 1983 y fallecido el pasado mes de diciembre-. Tras Montgomery pasaron Wladimir Belli (Fassa) y David Moncoutie (Cofidis).

El vertiginoso descenso del Tourmalet sirvió para que el grupo de favoritos volviera a unirse en espera de las primeras rampas de Luz Ardiden, con 13,7 kilómetros al 7,5 por ciento de desnivel, donde volvieron a repetirse escenas conocidas con los actores habituales.

Roberto Laiseka sorprendió a pie de puerto con una de sus arrancadas habituales en este Tour, ya fue segundo en Ax les Thermes, y se lanzó en busca de la cima entre el jolgorio de los seguidores españoles. Primero pasó a Montgomery y Moncoutie y luego alcanzó a Belli a siete kilómetros para meta con un minuto de ventaja sobre los monstruos del pelotón.

A tres kilómetros de la cima de Luz Ardiden Laiseka aún tenía 1.15 de ventaja sobre un trío compuesto por Roberto Heras, su jefe Armstrong y Ullrich. Beloki no pudo seguir a sus rivales directos, pero en su lucha por el podio llevaba ventaja a Kivilev.

Laiseka no desfalleció y a sus 32 años y en su primera participación en el Tour se sumó a la fiesta de Luz Ardiden y entró en vencedor logrando así la primera victoria española en el presente Tour. El delirio en la cima de uno de los puertos legendarios de la carrera francesa.

El Tour disfrutará mañana de la segunda jornada de descanso después de las tres etapas pirenaicas y el pelotón en esta ocasión no tendrá que realizar ningún traslado largo, por lo que los corredores saldrán a rodar alrededor de dos horas como suele ser costumbre para afrontar la decimoquinta etapa el martes, ya camino de París.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores