Fútbol brasileño se pone en marcha

Este miércoles se da inicio al campeonato nacional que otorgará dos plazas para la Copa Libertadores del próximo año.

31 de Julio de 2001 | 13:17 | EFE
RIO DE JANEIRO.- El campeonato brasileño, que otorga dos cupos para la Copa Libertadores de América, comienza mañana con doce partidos, confirmó hoy la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Tras superar las demandas judiciales que amenazaban el comienzo del torneo y las divergencias entre clubes que también se habían convertido en trabas a la competición, el principal torneo de fútbol del país finalmente podrá saltar del papel a los estadios.

Según el reglamento, que sufrió modificaciones hasta el pasado lunes, los 28 clubes de la primera división se enfrentarán entre sí en una primera fase que se extenderá entre mañana y el 2 de diciembre próximo.

Entre los competidores figuran los equipos más tradicionales del país, como los cariocas Vasco da Gama y Flamengo; los paulistas Sao Paulo, Palmeiras, Corinthians y Santos; los mineros Cruzeiro y Atlético Mineiro, y los sureños Gremio e Internacional.

Los ocho mejor clasificados al concluir la primera fase serán emparejados en cuatro llaves eliminatorias de las que saldrán los semifinalistas.

El torneo concluirá a finales de diciembre con un nuevo campeón nacional. Los dos finalistas tendrán su cupo garantizado en la Copa Libertadores de América del próximo año y cuatro equipos serán condenados a caer a la segunda división.

La última traba a la liga nacional, la negativa del Vasco da Gama a comenzar el torneo fuera de casa, fue superada hoy gracias al empeño de los propios jugadores del equipo de Río de Janeiro.

El presidente del club, Eurico Miranda, había advertido que el Vasco da Gama, como campeón brasileño del año pasado, tenía el derecho a comenzar y concluir la primera fase en casa.

Miranda afirmó que el Vasco no viajaría a Brasilia para enfrentar mañana al Gama de esa ciudad por la primera ronda del torneo, pero los jugadores del campeón brasileño, encabezados por los atacantes Romario y Euller, convencieron al dirigente de desistir de su pelea con la confederación.

Un día antes fue la propia justicia brasileña la que tuvo que intervenir para garantizar el comienzo del torneo ya que un proceso judicial amenazaba con paralizar el comienzo de la liga.

El Tribunal Superior de Justicia, la segunda mayor instancia de la justicia brasileña, puso fin definitivamente a un litigio entre la CBF y el Remo que amenazaba el inicio del campeonato brasileño.

El presidente interino del Tribunal, Nilson Naves, determinó que ningún juez o magistrado conceda recursos que puedan representar trabas al comienzo de la competición. Ello debido a que el modesto club Remo insistía en los tribunales en ser incluido entre los equipos que disputarán la primera división del campeonato.

El club de Belem se sentía en el derecho de reclamar su lugar entre los grandes porque el reglamento del torneo de este año fue modificado para incluir a clubes tradicionales que cayeron a la segunda división, como el Fluminense y el Bahía.

Las modificaciones de las normas también permitieron que el Sao Caetano, de la segunda división pero que el año pasado llegó hasta la final de la liga, no quedara fuera del selecto grupo de los mejores del país.

Una vez superadas todas las dificultades, la liga comenzará mañana con los siguientes partidos: Botafogo - América Mineiro, Portuguesa - Goiás, Flamengo - Ponte Preta, Corinthians - Vitória, Guaraní - Palmeiras, Atlético Mineiro - Coritiba, Paraná - Cruzeiro, Internacional - Juventude, Sport - Fluminense, Bahía - Sao Caetano, Botafogo Paulista - Sao Paulo y Gama - Vasco.

La primera fecha será completada el jueves con los partidos entre Santos - Santa Cruz y Atlético Paranaense - Gremio.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores