Javier Sotomayor finalista en Mundial de Atletismo

El deportista cubano logró una marca de 2,27 metros para clasificar a la final del salto alto, aunque reconoció que en la serie definitiva el oro lo conseguirá quien llegue a los 2,35 metros.

05 de Agosto de 2001 | 16:25 | EFE
EDMONTON.- El cubano Javier Sotomayor, plusmarquista mundial de salto de altura desde hace trece años, abriga la esperanza de estar en la lucha por el título mundial en la final del día 8, aun cuando observa que será una batalla "muy pareja" en la que el oro valdrá 2,35.

Una indigestión que sufrió ayer, sábado, debilitó un poco al saltador de Limonar, que no obstante pasó a la final con una marca de 2,27 metros en la sesión matinal de la tercera jornada de los campeonatos mundiales de Edmonton. Hizo tres saltos limpios sobre 2,20, 2,25 y 2,27 metros.

"Todo ha ido bien. Hoy se trataba sólo de clasificar y sabía que con 2,27 sería suficiente. Para la final, trato de concentrarme en estar bien yo mismo, sin mirar a los rivales. La marca de 2,35 con la que aquí se puede ganar está difícil para mí, pero no imposible", declaró Sotomayor.

Las series femeninas de 400 metros sentaron las bases del presumible duelo entre Ana Guevara, quinta en los Juegos de Sydney; la alemana Grit Breuer y la estadounidense Monique Hennagan, al que podría sumarse también la rusa Anastasia Kapachinskaya.

Breur marcó el mejor tiempo en las series con 50.71, pero la mexicana fue segunda con 50.99 después de relajarse mucho en los últimos metros.

El estadio Commonwealth saludó la presencia de la reina de la velocidad mundial, Marion Jones, que ganó la sexta serie con 10.93, el mejor registro de la primera ronda, después de haber hecho una salida nula.

La increíble velocidad del viento que señaló la tarde del sábado el anemómetro cuando corrió Maurice Greene y el resto de los velocistas en cuartos de final de 100 metros, obedeció a un error técnico, según se reveló hoy.

Greene corrió en 9.88, sólo nueve centésimas por encima de su récord mundial, y el anemómetro marcó unos sospechosos 5,1 metros de viento en contra cuando las banderas del estadio apenas se movían.

Si semejante huracán contrario hubiera sido cierto, los 9.88 de Greene equivaldrían a una marca de 9.54 sin viento, un récord estratosférico, según los cálculos de los estadísticos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores