Las decepciones continúan

El rival no era de otro mundo, e incluso las estadísticas indicaban que en estas eliminatorias nunca había ganado fuera de casa, pero la "roja" volvió a quedar en deuda con su público al rescatar un pobre empate a dos goles.

14 de Agosto de 2001 | 23:53 | emol.com
SANTIAGO.- Ni la buena asistencia de público, ni la presencia de Marcelo Salas pudieron revertir el mal momento de la selección chilena, que una vez más desilusionó en el estadio Nacional al empatar a dos goles con Bolivia.

Las falencias de Chile se pudieron observar en cada rincón del campo de juego. En la zaga, Jorge Vargas y Pedro Reyes nunca dieron seguridad, siendo constantemente sobrepasados con suma facilidad por Líder Paz y Gonzalo Galindo, especialmente en la primera fracción. La fragilidad defensiva se vio extremada con las subidas de Pozo -luego Solís- y Aros, quienes debieron asumir tareas de salida, porque Valencia, encargado de esta tarea, simplemente no fue suficiente.

Los bolivianos, que tampoco cumplieron una gran presentación, tuvieron en el veterano Julio César Baldivieso a un guía que supo manejar el ritmo y los momentos del encuentro. En la primera fracción, además, tuvo la frialdad para anotar el 1-0 por medio de un tiro penal (19'), luego de una infracción del bajísimo Jorge Vargas sobre Milton Coimbra.

Como siempre, el gol fue detonante en Chile, típicamente un equipo reactivo. Con empuje, el ingreso de Solís, los acertados movimientos de Núñez por la banda izquierda y la inteligencia de Salas para jugar el balón llegando desde atrás, Chile sumó más llegadas y ganó profunidad. El equipo chileno, recién entonces, se dio cuenta que la defensa boliviana era frágil y tenía puntos débiles.

El resultado del empeñoso juego chileno terminó en gol, luego que Fernando Solís fuera derribado en área rival para que el argentino Daniel Giménez silbara su segundo penal de la noche. Salas no tuvo problemas para igualar a los 35' y reencontrarse con su clásica celebración en canchas nacionales.

Al iniciarse la segunda fracción, Chile prosiguió con su juego alimentado más que nada con la motivación del público, aunque sin lucir muchos recursos en el césped del Nacional. Bolivia, poco a poco, volvió a acaparar el balón y apostar a las genialidades de Baldivieso, que en el minuto 72 tuvieron frutos cuando un centro del capitán fue impactado de cabeza por Milton Coimbra. Nuevamente, los centrales chilenos brillaron por su ausencia.

Pocos minutos antes, García había optado por desalinear su ofensiva de tres atacantes, haciendo ingresar al creador Miguel Angel Castillo por Núñez, uno de los agentes más eficientes a la hora de agrandar la cancha y despoblar el área visitante. La velocidad del "Diablo" se extrañó en los últimos minutos.

Los aficionados nacionales que asistieron al estadio Nacional, sin embargo, se libraron de presenciar una vergüenza mayor, ya que Marcelo Salas pudo anotar el 2-2 final. El portero Soria, que varias veces se vio complicado con pelotas relativamente fáciles y usó sus puños más de la cuenta, nunca reaccionó ante un balón en plena área chica que Salas cabeceó a la red.

Los últimos minutos fueron aún más bajos para Chile, ya que ni siquiera se contaba con la energía de etapas tempranas del partido. Las pifias y malas entregas de los seleccinados nacionales invitaban al público a retirarse más temprano a sus casas. Algunos atinadamante lo hicieron.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores