La tercera estrella arriba al puerto

Con un triunfo de 4-2 sobre Audax Italiano, Santiago Wanderers coronó su extraordinaria campaña en la presente temporada y gritó, luego de 33 años, el título de campeón.

SANTIAGO.- Después de 33 de haber gritado por última vez un título nacional, Santiago Wanderers se consagró campeón del fútbol chileno por tercera vez en su longeva historia, un corona que reafirmó al derrotar por 4-2 a Audax Italiano en la última fecha del campeonato.

El once dirigido por Jorge Garcés salió esta tarde al césped del Estadio Nacional con la corona puesta, luego de la goleada que Colo Colo le propinó a la Universidad Católica en el Monumental, en la antesala de la fiesta porteña en Ñuñoa. Con el campeonato asegurado, Wanderers comenzó el partido con un exceso de confianza que en la primera media hora le costó caro.

El cuadro visitante, alentado por cerca de 40 mil porteños desde las gradas, comenzó adornar su título con una victoria al abrir la cuenta a los 9 minutos, cuando Renato Garrido ensartó un potente remate cruzado en las verdes redes de Carlos San Martín. Tras su conquista, el volante caturro vestió el banderín del córner con su camiseta y la agitó al ritmo de la celebración de los miles de hinchas del puerto.

El relajo en el fútbol del once de Valparaíso fue notorio, abriéndole espacios para que Audax poco a poco fuera agrandándose, al punto de tomar el dominio del partido. A los 25 minutos, César Yáñez logró la igualdad por medio de un lanzamiento penal, un disparo que debió realizar en dos ocasiones debido a una invasión al área.

Apenas cuatro minutos más tarde, Marco Olea puso en ventaja a los locales con un cabezazo que, tras rebotar en el piso, se coló en la portería de Carlos Toro. El 1-2 paralizó a Wanderers, que hasta el entretiempo retomó el control de las acciones, pero se desesperó ante las constantes tapadas espectaculares de Carlos San Martín.

En la segunda fracción, Wanderers reanudó el partido con nuevos bríos, mostrando la espectacularidad que lo caracterizó en la recta final del campeonato. Jaime Riveros, movedizo como siempre, fue el motor de la levantada porteña que giró totalmente el curso del partido. Audax también ayudó, ya que Fernando Gutiérrez se hizo expulsar por una torpe falta desde atrás sobre Joel Soto, ganándose la cartulina roja que Braulio Arenas no dudó en exhibir.

A los 67', Marcelo Zunino comete una infracción dentro del área que Silvio Fernández, con potencia, transformó en gol sin complicaciones, provocando nueva algarabía en las tribunas que llegó a remecer los cerros de Valparaíso.

Jaime Riveros, como premio a su gran jornada, tuvo el honor de marcar el tanto de la victoria a los 74 minutos, luego de definir una buena jugada ante una asfixiante salida de San Martín.

Más relajado, con el marcador sonriéndole, Jorge Garcés puso a Alex Varas -portero suplente- en la cancha, mientras Riveros seguía llevando de la mano al once caturro. Pero fue Joel Soto, el "salvador" de los caturros en más de una jornada, quien puso la guinda en la gran torta del campeón, al marcar el 4-2 con un certero toque de parábola que aprovechó la horrible salida de San Martín a los 84'.

El pitazo final de Arenas hizo volver los tradicionales cánticos, las banderas verdes flameando con orgullo e incluso algunas lágrimas de emoción entre los jugadores y el cuerpo técnico. Así se acabó una larga espera de 33 años.

emol.com
Domingo, 9 de Diciembre de 2001, 19:59
Comentarios mejor valorados en Deportes
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion