Fútbol italiano renueva sus problemas

Mientras la Liga de Fútbol Profesional confirmó en el inicio del torneo nacional para el 14 de septiembre, ocho clubes "rebeldes" condicionaron su participación a la solución de los problemas de televisación.

03 de Septiembre de 2002 | 12:26 | EFE
ROMA.- Ocho pequeños clubes de la primera división italiana, conocidos como "los rebeldes", amenazaron hoy con boicotear el inicio del calcio, aplazado al fin de semana del 14 y 15 de septiembre y que hoy fue ratificado por el organismo de gobierno de los clubes.

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional (Lega) y vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, lo dijo de forma rotunda: "El 14 se comienza, al cien por cien, y el que no se presente ya sabe que será sancionado".

Con semejante contundencia le contestó, en nombre de los ocho rebeldes (Atalanta, Chievo, Brescia, Piacenza, Empoli, Como, Modena y Perugia), el presidente del Como, Enrico Preziosi: "Llegados a este punto no nos presentaremos. Esta es nuestra orientación".

Preziosi alegó que persisten los mismos problemas que ya obligaron a aplazar quince días el inicio del campeonato, es decir, la falta de una oferta aceptable por parte de las televisiones de pago para la emisión de los partidos en cerrado.

Galliani dijo que hoy mismo se había cruzado una nueva oferta, pero Preziosi le replicó que es insatisfactoria porque se queda en 50 millones de euros, cuando su solicitud es de 80 millones.

Las dos plataformas digitales existentes en Italia, Stream y Tele+, cerraron en su día acuerdos con diez de los dieciocho equipos que componen la Seria A, pero la ruptura de las negociaciones con los ocho restantes llevó a los clubes a la controvertida decisión de aplazar el Campeonato de Liga.

Este aplazamiento es el primero que se produce en Italia desde la Segunda Guerra Mundial, hecho que ha causado una profunda conmoción popular, debido a las pasiones que levanta el fútbol en el país.

Diversas encuestas, hechas públicas en los últimos días, señalan las numerosas disfunciones que ocasionará el retraso de los goles, las moviolas y las polémicas arbitrales en la vida de millones de italianos y, sobre todo, en las relaciones de pareja, con el aumento de las demandas de divorcio debido a la alteración de los hábitos.

Las televisiones de pago culpan a la piratería, un fenómeno ampliamente difundido, de los números rojos en sus cuentas, lo que alegan como impedimento para llegar a un acuerdo con los clubes de fútbol.

El campeonato italiano se emite cada domingo en televisiones de pago, mientras que en abierto se ofrecen, a través de las cadenas generalistas, los resúmenes de la jornada semanal, los partidos de la Copa de Italia y los de la selección nacional, así como algunos de la Liga de Campeones.

El mayor operador italiano de la televisión de pago es Tele+, con más de 1,5 millón de abonados, que ofrece los partidos de clubes como Juventus, Milan e Inter.

Stream dispone de cerca de 900.000 abonados y los derechos de Lazio, Roma y Parma. La cuota mensual de ambas emisoras es algo inferior a los 50 euros.

Los ocho clubes "rebeldes" y otros tres de la Serie B (segunda división) llegaron a formar un consorcio para crear su propio canal de pago, independiente de las dos plataformas existentes, pero utilizando los mismos satélites, con el apoyo de Galliani.

El vicepresidente del Milan, a quien Silvio Berlsuconi tiene previsto pasarle en breve el testigo de la presidencia, tuvo que capear el temporal planteado en el seno de la Lega durante la reunión hoy de su consejo federal.

Más plácido fue el consejo celebrado por la Federación Italiana de Fútbol, que ratificó la reapertura del mercado y aprobó un documento que presentará mañana al ministro de Cultura y Deporte del Gobierno Berlusconi, Giuliano Urbani.

El presidente de la Federcalcio, Franco Carraro, dijo que el documento incluye un plan de reforma del campeonato, nuevas medidas sobre el control de los equipos, como la imposición del límite salarial, al igual que sucede en algunas competiciones profesionales de EE.UU. como la NBA, y la posibilidad de sancionar a los dirigentes que perjudiquen a los clubes y a la competición.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores