Política económica de Japón continuará igual, según expertos

Tras el resultado de las elecciones legislativas de ayer, en las que el dominante Partido Liberal Demócrata perdió 38 escaños, la economía japonesa no cambiará de orientación y continuará recurriendo a programas masivos de gasto público para estimular una economía que aún cojea.

26 de Junio de 2000 | 09:10 | AFP
TOKIO.- La política económica de Japón, un cóctel de planes de relanzamiento y proteccionismo aplicado astutamente en algunos sectores, es poco susceptible de variar a pesar del desaire inflingido por el electorado al campo conservador en el poder.

Fundamentalmente, "no hay ningún cambio: tenemos el mismo gobierno, la misma política, las mismas viejas recetas", resumió Russel Jones, jefe economista de la firma Lehman Brothers.

El Partido Liberal Demócrata (PLD) que domina la vida política desde hace 50 años, perdió 38 escaños durante el escrutinio legislativo de domingo, pero gracias al apoyo del Komeito y del Partido Conservador, dispone aún de una confortable mayoría de 271 diputados sobre 480.

Ese conjunto heterogéneo no cambiará de orientación, según los economistas, y continuará recurriendo a programas masivos de gasto público (puentes, carreteras y otros trabajos de infraestructura, así como ayudas a las pequeñas empresas) para estimular una economía que aún cojea (0,5% de crecimiento en 1999-2000).

"El nuevo gobierno mantendrá su política expansionista durante el ejercicio 2000 (hasta marzo 2001) y quizás el año siguiente", indicó a la AFP Shunji Shirota, jefe economista de SG Securities.

Ante la imperiosa necesidad que tiene el PLD de los escaños del Komeito, apoyado a su vez por la poderosa secta budista Soka Gakkai, es probable que una parte de ese "maná" público vaya a parar a los jubilados y a las familias, los dos grandes sectores sociales protegidos por la secta.

El escrutinio alejó en todo caso la perspectiva de un Japón dirigido por un equipo de reformadores, preocupado en abrir rápidamente el país al resto del mundo y liberalizar sectores aún muy protegidos como la construcción, la energía, el comercio o las telecomunicaciones.

El Primer Ministro Yoshiro Mori advirtió igualmente que no habrá recortes en la política presupuestaria hasta que la economía alcance el 2% de crecimiento, hipótesis prevista para 2001-2002.

Un nuevo plan de relanzamiento de unos 5 billones de yenes (unos 47.000 millones de dólares) ya está presupuestado para el otoño, para dar "un último empuje", a pesar de un endeudamiento que roza el 150% del PIB, según ciertos economistas.

El jefe de gobierno Yoshiro Mori, expresó su deseo de que los principales ministros sean mantenidos en sus cargos, en particular el incombustible ministro de Finanzas, Kiichi Miyazawa, de 80 años.

Los mercados, favorables a la estabilidad, no se equivocaron y acogieron favorablemente el resultado del escrutinio. El yen se dirigía ligeramente al alza, y la bolsa deprimía, aunque exclusivamente a causa de las pérdidas del Nasdaq estadounidense.

"La triste realidad es que hace falta una intensificación de la crisis para alentar a la economía a un cambio y al electorado a reclamar más cambios", estimó Jones, quien se sorprendió ante la "apatía" del electorado.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores