FMI destaca políticas económicas chilenas

Según el Fondo Monetario Internacional, el producto chileno se expandirá un 6,0% durante este año con un crecimiento de la demanda interna de 9,5%, una inflación de 4,0% y un incremento de los términos de intercambio de 5,8%.

09 de Agosto de 2000 | 14:27 | EL MERCURIO ONLINE
SANTIAGO.- El gobierno chileno dio hoy a conocer los documentos de evaluación económica que anualmente realiza el Fondo Monetario Internacional (FMI), más conocidos como los 'staff reports', los que históricamente habían sido secretos.

Cada año, el FMI celebra conversaciones bilaterales con los 184 países miembros, cuyo procedimiento consiste en que un equipo de funcionarios viaja al país en cuestión en dos oportunidades y se reúne con autoridades, miembros del sector privado y líderes de opinión.

Es así como el equipo recopila la información económica y financiera necesaria que es posteriormente sometida a consideración del directorio del FMI, instancia que emite la opinión final acerca de la situación económica del país respectivo, a través del Public Information Notice (PIN).

En la evaluación realizada por los ejecutivos del Fondo, Chile fue elogiado por su larga trayectoria de medidas económicas bien concebidas, las que en los años 90 dieron lugar a un crecimiento económica acelerado y a una disminución gradual de la inflación.

Asimismo, se consideró apropiada la adopción de políticas monetarias y fiscales en 1999, las que fueron exitosas para revertir la tendencia recesiva relativamente rápido, conduciendo a la recuperación económica actualmente en marcha. En tanto, se señala, que la política macroeconómica más neutral adoptada por las autoridades desde comienzos del 2000 es consistente con un vigoroso aumento, bajas tasas de inflación y un incremento moderado del déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos durante el presente año.

Los directores elogiaron además la decisión del país de fortalecer el marco de objetivos de inflación, y la adopción de medidas encaminadas a dar mayor transparencia a la elaboración y aplicación de la política monetaria.

Respecto de la política fiscal, se mostraron a favor de que ésta se formule sobre la base de una regla estructural en la cual se excluyan los efectos de fluctuaciones transitorias del producto y de los precios del cobre.

En cuanto al peso chileno, apoyaron la decisión de las autoridades de dejar flotar la moneda, ya que permite al país hacer frente a los shocks externos, permitiendo que la política monetaria se enfoque al logro del objetivo de inflación.

Por otra parte, consideraron acertado el nuevo régimen regulatorio de las sociedades anónimas, así como las medidas recientes de liberalización de los flujos de capital, al tiempo que resaltaron la solidez del sistema bancario. Sin embargo, instaron a las autoridades a seguir aplicando prácticas de supervisión estrictas y a llevar adelante la introducción de un sistema de supervisión consolidado de los balances de las entidades financieras.

En lo que dice relación a la política comercial, los directores alabaron la reducción gradual del arancel aduanero externo; no obstante, presentaron visiones diversas frente a las bandas de precios. En este sentido, solicitaron reconsiderar el actual sistema, aunque otros señalaron que estas medidas son temporales y compatibles con la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En otro plano, destacaron la intención de mejorar el sistema de seguro de desempleo, recomendando una aplicación prudente del mismo para preservar la flexibilidad del mercado laboral chileno.

En tanto, consideraron que las perspectivas de la economía son favorables a mediano plazo si se siguen aplicando políticas monetaria y fiscal prudentes y se continúe avanzando en la aplicación de medidas estructurales.

"La perspectiva para el año incluye un crecimiento fuerte, un pequeño incremento en la inflación, una significante contracción de la posición fiscal y un amplio, pero moderado déficit en cuenta corriente... Chile tiene un régimen comercial muy abierto donde las autoridades han continuados sus esfuerzos por reducir unilateralmente su arancel aduanero. Sin embargo, las altas tarifas que han sido generadas por el esquema de bandas de precios para los productos agrícolas, sobre la base de la nueva Ley de Salvaguardias, son una fuente de preocupación en el sentido de que son un paso atrás en el esfuerzo para mejorar la asignación de recursos. Sería deseable que se reconsiderara el esquema de bandas de precios", señala el staff report.

Finalmente, el informe estima que el producto se expandirá un 6,0% durante este año con un crecimiento de la demanda interna de 9,5%, una inflación de 4,0% y un incremento de los términos de intercambio de 5,8%.

La balanza comercial registrará un superávit de US$ 552 millones, como resultados de exportaciones FOB por US$ 17.835 millones e importaciones FOB por US$ 17.283 millones, mientras que el déficit en cuenta corriente ascenderá a US$ 1.773 millones (2,4% del PIB).

El equipo del FMI proyectó además que hacia el 2002 el déficit en cuenta corriente será de 3,5% del producto, en tanto que el PIB mostrará un aumento de 6,75% después del 2001.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores