Bush intentará dar nuevo impulso a la liberalización del comercio mundial

El presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, intentará reactivar la liberalización del comercio mundial concentrándose en el esfuerzo de alcanzar un Tratadode Libre Comercio con América Latina, región que para su gobierno será una "prioridad".

16 de Enero de 2001 | 11:27 | Agencias
WASHINGTON.- El presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, intentará reactivar la liberalización del comercio mundial concentrándose en el esfuerzo de alcanzar un acuerdo de libre comercio con América Latina.

Así lo estimó el director del Instituto para la Economía Internacional, Fred Bergsten, quien agregó que "la administración Bush desarrollará una política comercial muy activa y agresiva para permitir a Estados Unidos conducir de nuevo el proceso de liberalización del comercio".

Cabe recordar que al asumir el cargo de presidente de la mayor potencia mundial, Bill Clinton, también se comprometió en materia de apertura de mercados externos, no obstante, la falta de apoyo de un Congreso dominado por republicanos limitó sus esfuerzos en este sentido en los últimos años de su mandato.

"El equipo de Clinton estaba demasiado sometido a la influencia de los sindicatos e insistía excesivamente en cuestiones controversiales que hacían más difícil tener éxito internacionalmente y alcanzar un consenso en Estados Unidos en materia de libre comercio", señaló Bergsten.

Bush, quien varias veces destacó "la importancia del sistema económico internacional y del comercio mundial" para la seguridad nacional estadounidense, indicó que América Latina era una prioridad.

"La prosperidad de Estados Unidos dependerá en el siglo XXI de sus vecinos americanos del norte y el sur", dijo Bush durante su campaña electoral.

Durante la Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo en Quebec, Canadá, en abril próximo, el nuevo presidente lanzará esta primera iniciativa de Bush.

El futuro mandatario espera promover con énfasis su proyecto de crear una zona de libre comercio desde Tierra del Fuego (al sur de Argentina) hasta Yukón (en Alaska, al norte del continente americano), y crear así un vasto mercado de más de 800 millones de consumidores tomando como modelo el NAFTA (Tratado de libre Comercio de América del Norte) entre Estados Unidos, Canadá y México.

Sin embargo, para ser creíble ante los países latinoamericanos, sostuvo el experto, el gobierno de Bush sabe que previamente deberá obtener suficiente apoyo político del Congreso, aunque sea verbal.

Pese a lo anterior, Bush y su equipo deberán explicar al Senado y a la Cámara de Representantes su estrategia comercial global y esforzarse por obtener la autoridad para negociar acuerdos de comercio internacional, llamado 'fast track'.

Según los analistas, igualmente que para Clinton, para Bush será también una dura batalla con un Congreso dividido en partes casi iguales entre su Partido Republicano y el Partido Demócrata.

En este sentido, el secretario de Comercio elegido por George W. Bush, Robert Zoellick, quien también participó en las administraciones de Ronald Reagan y George Bush padre, cuyas aptitudes son elogiadas por demócratas y republicanos, conoce bien estas dificultades.

"Estoy completamente consciente de que el Congreso dispone de la autoridad en materia de comercio internacional y que ninguna política comercial puede ser exitosa sin un entendimiento entre el Ejecutivo y el Legislativo", precisó.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores