Agenda legislativa dificulta transformación de Chile en país desarrollado

El director ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo, Cristián Larroulet afirmó que el proyecto contra la evasión de impuestos es negativo porque no fomenta el ahorro y la inversión, variables fundamentales para aumentar la productividad, y con ello, la expansión del producto.

SANTIAGO.- El director ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo (ILD), Cristián Larroulet, expresó hoy su preocupación por la agenda legislativa del gobierno, la que a su juicio no genera el crecimiento económico necesario para transformar al país en una nación desarrollada hacia el 2010.

Es así como afirmó que el proyecto Campaña contra la Elusión y Evasión de Impuestos es negativo porque no fomenta el ahorro y la inversión, variables fundamentales para aumentar la productividad, y con ello, la expansión del producto (PIB).

"Chile puede ser un país desarrollado con un ingreso per cápita similar al de España y Alemania hacia el año 2010. Es una meta factible, pero no fácil porque requiere de un esfuerzo enorme de toda la sociedad chilena", dijo Larroulet en un encuentro organizado por la Cámara de Integración Chileno-Mexicana (Cicmex).

Estimó que en el 2001 la formación bruta de capital crecerá un 22,5% y el ahorro nacional, un 20,9%, pero que para volver a crecer a tasas del 7-8% anual ambos indicadores deben anotar alzas del orden del 30% y 26%, respectivamente.

"Se han hecho muchas cosas a nivel macroeconómico para mejorar la confianza y las expectativas. Lo que ahora hace falta es una agenda microeconómica que despeje las incertidumbres que existen, por ejemplo, en materia laboral y tributaria. El gobierno debería atreverse a dar pasos que congelen los prejuicios ideológicos que hay como sucede en el ámbito de las privatizaciones... Me preocupa que no se haga lo correcto en materia de legislación", comentó Larroulet.

Durante su intervención, el economista planteó una rebaja de la tasa máxima del impuesto que afecta a las personas desde un 45% a un 30% o 35%, medida que podría ser compensada a través del mayor crecimiento económico que se generaría por la aplicación gradual de ésta.

"Corregir a la baja la tasa marginal del impuesto a las personas no tiene por qué aumentar la tributación de las empresas. No hay que echar a perder el sistema tributario cuando son las compañías las que más ahorran", dijo.

En cuanto a la Reforma Laboral, sostuvo que ésta rigidiza el mercado del trabajo, lo que introduce presiones de costo a la inflación y hace más difícil la posibilidad de que el Banco Central adopte rebajas adicionales de la tasa de interés de política monetaria (actualmente en 4,75%).

"Ojalá que las indicaciones a la Reforma Laboral no se enviaran al Congreso y que el gobierno desistiera del proyecto. Sin embargo, ya anunció que va a seguir adelante con éste; por lo tanto, lo importante es que las indicaciones se envíen luego al Parlamento y que allá se produzca el debate que corresponde. Lo mejor sería que (el proyecto) tuviera urgencia para que saliera lo más rápido
posible", manifestó.

Respecto a las proyecciones para la economía chilena, Larroulet estimó un crecimiento del PIB de 5,3% en el 2001, cifra que se descompone en variaciones trimestrales de 5,7%, 5,6%, 5,5% y 5,1%. En tanto, el gasto interno se expandiría en un 5,5% por tasas de 8,0%, 6,0%, 5,0% y 5,0%, en cada período del año.

Mientras, la inflación cerraría el 2001 en un 3,5%, la desocupación en un 7,4%, la balanza comercial con un superávit de US$ 1.799 millones y el déficit en cuenta corriente alcanzaría a un1,4% del PIB.

El precio del cobre promediaría los US$ 0,85 la libra y el tipo de cambio, los $ 580.
El Mercurio Online
Jueves, 25 de Enero de 2001, 13:17
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion