Comienza reunión contra globalización económica

Foro Social Mundial es una antítesis del que se realiza en Davos, Suiza, y procura alternativas a la globalización y el libre comercio.

26 de Enero de 2001 | 15:27 | AP
PORTO ALEGRE, Brasil.- Cientos de agricultores ocuparon una planta de fertilizantes de la gigante multinacional Monsanto y el Foro Social Mundial debatió al mismo tiempo la globalización y la agricultura genéticamente modificada.

El foro es una antítesis del que se realiza en Davos, Suiza, y procura alternativas a la globalización y el libre comercio.

Unos 1.300 pequeños y campesinos, en su mayoría del Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST), ocuparon la planta ubicada en el pueblo de Nao Me Toques, a unos 300 kilómetros al norte de Porto Alegre, informó Frei Flavio, uno de los líderes de la ocupación, en contacto telefónico con la AP.

"Estamos ocupando esta planta para expresar nuestra oposición a la aplicación de transgénicos en la agricultura. No los queremos y no los necesitamos", dijo al subrayar que la ocupación era temporal y había sido "completamente pacífica, sin causar daño alguno".

Los líderes del MST, la organización social más fuerte y numerosa de Brasil, habían insinuado que realizarían tomas durante la realización del Foro, que comenzó ayer.

La ocupación ocurrió en momentos en que unos 3.500 opositores a la globalización iniciaron los debates del foro. Los transgénicos y las migraciones estuvieron entre los primeros temas debatidos.

El uso de transgénicos está prohibido en Brasil.

Monsanto compró la planta de Nao Me Toques hace algunos años. Los esfuerzos de la multinacional para importar semillas genéticamente modificadas han sido infructuosos hasta ahora.

Los activistas que participan del foro dijeron que hasta un 30% de la producción agrícola brasileña podría estar basada en transgénicos.

La soya, arroz y maíz figuran entre los principales productos agrícolas que Brasil exporta y que en varios países son, siquiera parcialmente, producidos con semillas modificadas.

"Las corporaciones multinacionales quieren imponernos sus técnicas agrícolas sobre las cuales no hay control posible" , dijo el panelista Elvino Bohn Goss, representante del estado de Río Grande do Sul.

Entre los argumento contra los transgénicos está la "falta de conocimiento sobre sus efectos a largo plazo" y utilización de las semillas para cada cosecha, pues las zafras no generan semilla germinables, dijo Goss.

Por esa razón los agricultores deben comprar semillas para cada siembra. Goss criticó a los defensores de los transgénicos diciendo que rehusaban comida basada en alimentos modificados genéticamente.

Otro de los temas debatidos fue el de las migraciones. Algunos panelistas propusieron una "red de ayuda" para los inmigrantes en países ricos. Los participantes criticaron las políticas aplicadas por esos países, especialmente las de Estados Unidos y Europa.

La socióloga brasileña Mary Castro dijo que España dificultaba la vida de los inmigrantes latinoamericanos y pidió solidaridad mundial con todos los inmigrantes con dificultades.

"La cuenta de esos inmigrantes ya fue pagada cuando Cristóbal Colón puso pie en el nuevo mundo", dijo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores