Investigan impacto de alianza Heineken-Paulaner en mercado chileno

La Fiscalía Nacional Económica abrió el lunes una investigación de oficio sobre esta materia y remitió a CCU y a Cervecería Chile (controlada por Quilmes y Heineken), una serie de consultas, donde se les solicita precisar la participación de las cervezas nacionales y extranjeras en el mercado chileno.

27 de Febrero de 2001 | 11:18 | ValorFuturo, por Magdalena Gaete
SANTIAGO.- La Fiscalía Nacional Económica (FNE) abrió el lunes una investigación de oficio sobre la repercusión que tendría en el mercado cervecero chileno la asociación entre Bayerische BrauHolding (BBH, dueña de Paulaner) y la cervecera holandesa Heineken a nivel mundial.

Con este objeto, la FNE remitió a Compañía de Cervecerías Unidas (CCU) y a Cervecería Chile (controlada por Quilmes y Heineken), una serie de consultas, donde se les solicita precisar la participación de las cervezas nacionales y extranjeras en el mercado chileno.

Una fuente ligada al proceso sostuvo que a CCU se le pidió un informe sobre su estructura de propiedad luego de efectuada la operación de ingreso de Heineken y otro sobre las participaciones de mercado de las distintas cervezas.

En tanto, a Cervecería Chile la FNE solicitó que precisara algo similar, así como las características básicas del contrato de embotellador suscrito con Heineken.

Si bien el ente fiscalizador no cuenta con una opinión 'a priori' sobre la materia, esperará la respuesta de las empresas para determinar si procede presentar un requerimiento ante la Comisión Resolutiva Antimonopolios.

Las compañías cuentan con un plazo de 3 días para responder los requerimientos, por lo que entre el jueves y viernes la FNE tendrá los informes en sus manos.

El problema se asemeja bastante al surgido entre CCU y Coca Cola por las marcas Cadbury Schweppes; sin embargo, esta vez no se centra en la disputa de uno o dos sabores, sino que de un mercado donde todos los productos son competidores directos.

Esta investigación se inicia casi en paralelo al rechazo que Quiñenco, matriz financiera e industrial del grupo Luksic, uno de los controladores de CCU, se opusiera fuertemente a la operación, que comprende el ingreso de Heineken a CCU.

En el acuerdo entre Heineken y Paulaner se establece que la primera comprará el 49,9% de la nueva empresa BrauHolding International, mientras que Paulaner mantendrá en sus manos el 50,1% restante. De esta manera, de la nueva compañía dependerá el 50% de Inversiones y Rentas (el joint venture entre Quiñenco y Paulaner que controla el 61,58% de CCU).

Una fuente cercana al holding aseveró que Quiñenco aún se encuentra estudiando las vías por las cuales defender su pacto de accionistas.

Quiñenco estimó que el hecho de que Heineken se incorpore directa o indirectamente en la propiedad de CCU "representa en sí un grave conflicto de intereses, ya que Heineken es un actor importante del mercado chileno y argentino -tanto en el negocio cervecero como en el de bebidas gaseosas- de modo que su ingreso a la propiedad o control de CCU es contraria a los más básicos principios jurídicos y económicos imperantes en Chile".

Visión de Anheuser-Bush

A comienzos de año, la cervecera estadounidense Anheuser-Busch Companies (dueña de Budweiser) adquirió un 14% de la propiedad de la chilena CCU. Un 7,5% de ese total fue comprado al holding Copec, mientras el 6,5% restante lo adquirió este jueves en la Bolsa de Comercio de Santiago en operaciones de rueda.

Según explicó el CEO y Presidente de Anheuser-Busch International, Stephen J. Burrows, a ValorFuturo "la operación entre Heineken y Paulaner no afecta nuestra participación en CCU".

Agregó que la estadounidense posee actualmente un 17% de CCU y cerca de un 26% de participación directa e indirecta en su filial CCU Argentina, que fabrica, distribuye y vende Budweiser en ese país.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores