Cristián Larroulet: "Estamos pagando el costo de los errores políticos"

Según el economista, la situación que vive el país "no se trata de un problema sicológico ni de falta de ideas, sino de carencia de una agenda clara y de políticas adecuadas para los problemas actuales".

04 de Abril de 2001 | 22:53 | ORBE
SANTIAGO.- Por factores internos y externos el 2001 será el cuarto año en que Chile crecerá en torno al 3,5 por ciento, es decir, la mitad de lo que se requiere para alcanzar la meta del desarrollo.

En este contexto, las propuestas públicas del Gobierno han contribuido a frenar la reactivación y a generar menos empleo, en un momento en que se requiere invertir un 30 por ciento del PIB y crear con urgencia nuevos puestos de trabajo.

Este fue uno de los puntos abordados por el Director Ejecutivo de Libertad y Desarrollo, Cristián Larroulet en el seminario "Cómo Viene el 2001", organizado por Icare, en el que participó junto al Ministro del Interior, José Miguel Insulza; de Economía, Minería y Energía, José De Gregorio; el presidente de la CPC, Ricardo Ariztía; Jorge Shaulsohn y el economista Felipe Larraín.

El economista señaló que "estamos pagando el costo de errores de políticos, porque no se trata de un problema sicológico ni de falta de ideas, sino de carencia de una agenda clara y de políticas adecuadas para los problemas actuales".

Según Larroulet la esperanza es que después de la elección parlamentaria se remuevan los factores que tienen inmovilizado el país, ya que de hecho los representantes de las diferentes tendencias dentro de la Concertación han entrado al debate medial. Ejemplos claros son los liberales de "Expansiva", el rol de Jorge Schaulsohn y Alejandro Foxley en temas claves.

Las dos caras de la Concertación

Según Larroulet, después de la campaña presidencial el país demandó con fuerza un Gobierno que mantuviera el clima de paz y armonía; pero que a su vez priorizara el mejoramiento en su calidad de vida. Esto se traducía en empleo, mayor seguridad, calidad de atención en salud, calidad en educación básica y media, cobertura en educación superior, acceso en vivienda, entre otros.

Para lograrlo se requería volver a crecer fuerte y sostenidamente, y por esto había un consenso respecto a que el país alcanzaría el desarrollo el 2010.

En este objetivo hubo gran consenso en el país, pero como es lo común en las campañas políticas se priorizó y conoció el "qué" y no el "cómo".

"El Gobierno inició muy bien su gestión, con una serie de actitudes y políticas que respondían al mensaje ciudadano. Sin embargo, no tardaron en manifestarse a lo menos dos corrientes doctrinarias al interior de la Concertación, cuyas opciones de políticas públicas tienen significados muy distintos para alcanzar las metas del país", dijo Larroulet.

"En síntesis, usando un lenguaje empresarial los accionistas están profundamente divididos, no hay 'business plan', no hay poderes para los gerentes. Lo anterior es grave cuando la empresa navega por aguas difíciles", agregó.

Cómo viene el 2001

Según Larroulet, en lo económico el 2001 será más complejo que el 2000, ya que habrá un deterioro en precios de exportaciones y en demanda externa.

Además, señaló que será más costoso acceder a recursos externos, lo que frena el crecimiento en la demanda agregada. "Esto nos hace pronosticar una situación difícil en desempleo: sin programas de empleo la tasa será en torno al 10,5 por ciento en el tercer trimestre. Pero si generan 100 mil empleos especiales pueden lograr que baje a 9,5 por ciento", señaló.

Por otra parte será un año electoral, por lo que el desempleo será clave en términos políticos y se acentuará el temor de la Concertación, ya que los resultados electorales le pueden significar que por primera vez en 10 años pierda el 50 por ciento de los votos, especialmente la DC, que verá amenazado su liderazgo al interior de la coalición, según vaticinó el economista.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores