Economistas consideran "modesta" rebaja de tasas a 3,75%

A juicio del economista de la U.de Chile, Patricio Mujica la indefinición de las autoridades frente a temas como el laboral, tributario y mercado de capitales, obligará al BC a aplicar nuevos recortes en la tasa en los próximos meses.

11 de Abril de 2001 | 11:10 | ValorFuturo, por Carola Ortega
SANTIAGO.- Como una medida esperada pero modesta, calificaron
diversos economistas consultados por ValorFuturo la decisión del Banco Central
de rebajar la tasa de interés de política monetaria en 25 puntos base, a 3,75%.

A juicio del economista de la Universidad de Chile, Patricio Mujica, el
instituto emisor debió haber recortado la tasa en 0,50%, por las holguras que existen en el ámbito nacional e internacional, como la ausencia de presiones
inflacionarias, el estancamiento de la actividad económica y de la demanda
interna, y las expectativas de baja de tasas en Estados Unidos y Europa, entre
otros aspectos.

"La medida del BC es buena, pero insuficiente. Debió haber sido de 50 puntos base... Si se mantiene la inestabilidad internacional y Estados Unidos se desacelera fuertemente, eso va a golpear a la economía chilena. Por eso el cuarto de punto no es suficiente para despertar a la deprimida demanda", dijo Mujica.

Agregó que la incertidumbre que genera la indefinición de las autoridades frente a temas como el laboral, tributario y el de mercado de capitales, bligará al BC a aplicar nuevos recortes en la tasa en los próximos meses.
Precisó que si bien una tasa de 3,75% presionará al alza el tipo de cambio, por la menor entrada de dólares al país, éste exhibirá un comportamiento más normal una vez que se reduzca el diferencial de tasas con Europa y Estados Unidos.

Por su parte, el jefe de Estudios del BBVA Banco Bhif, Guillermo Larraín, señaló que la decisión del BC debió haber sido más agresiva (50 puntos), aunque
resaltó el hecho de que el instituto emisor está reconociendo que la economía nacional necesitaba de un impulso monetario adicional, y que la situación externa se ha deteriorado más de los previsto.

"Si un inversionista internacional busca seguridad, no va a venir a buscar
papeles del BC sino que preferirá los del Tesoro norteamericano. Sin embargo, si lo que le interesa es obtener rentabilidad, le conviene venir porque una tasa de 3,75% va a fomentar la demanda y con ello el crecimiento económico", comentó.

Respecto del dólar, destacó que el mercado ya había anticipado un recorte de los tipos de esta magnitud, por lo que el impacto en esta variable no será significativo.

En tanto, el economista de la Universidad Gabriela Mistral (UGM), Erick Haindl, se mostró sorprendido por la medida del Central, ya que, a su juicio, el comportamiento de los agregados monetarios durante marzo hacían prever una mantención de la tasa de interés en su nivel de 4,0%.

"El BC está adoptando una política monetaria más agresiva para empujar al gasto interno. Está aprovechando los espacios que le dejó la FED al bajar sus tasas en 50 puntos (el 20 de marzo pasado)... Un recorte de un cuarto de punto
muestra que el BC no está tan desesperado por estimular el crecimiento sin tener presiones inflacionarias", expresó, añadiendo que es posible esperar una nueva baja de tasas en mayo o junio.

"La medida del BC reconoce que los indicadores del primer trimestre son más
malos que lo pensado. La repercusión más inmediata es que el dólar va a subir de los $ 600 y se va a mantener ahí por un buen tiempo", manifestó Haindl.

Similar opinión tuvo el economista de la Universidad de Santiago (Usach), Guillermo Pattillo, quien estimó que el tipo de cambio superará los $ 600 hasta
que se materialice una nueva baja de las tasas estadounidenses.

"No creía que el BC iba a bajar la tasa sino que la iba a mantener. La contribución de esta medida va a ser ínfima dado el entorno en que se está
moviendo la economía nacional, y la sensación que existe respecto a cómo se va a mover en el mediano plazo. Además, la medida trae consigo algunos riesgos como un alza en el tipo de cambio y su impacto sobre la evolución de los precios", subrayó.

Indicó que la manera en que el BC ha manejado la política monetaria hace pensar al mercado que en los próximos meses el siguiente movimiento también será a la baja, lo que redunda en que las decisiones de gasto y de consumo se sigan postergando.

"La situación en que estamos trae consigo beneficios muy marginales y genera señales equívocas para el mercado. Por eso el BC debió haber recortado la tasa en una gran magnitud y de una sola vez, si es que su objetivo es impulsar el crecimiento vía la expansión del gasto", puntualizó.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores