No habrá "fast track" sin normas laborales y ambientales

Así lo afirmó el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Max Baucus, quien señaló que "todos sabemos que el Congreso simplemente no aprobará la autorización mientras los derechos laborales y las normas ambientales no sean tomados en cuenta de forma significativa".

21 de Junio de 2001 | 13:19 |
WASHINGTON.- El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Max Baucus, advirtió este jueves que el Congreso de Estados Unidos no dará al Presidente George W. Bush la autorización para negociar acuerdos comerciales a menos que las preocupaciones laborales y ambientales sean incluídas.

Afirmó igualmente que no hay apoyo político para debilitar el arsenal legislativo de que dispone Estados Unidos para proteger sus intereses comerciales.

"Yo sospecho que todos sabemos que el Congreso simplemente no aprobará la autorización mientras los derechos laborales y las normas ambientales no sean tomados en cuenta de forma significativa", dijo Baucus al abrir un segundo dia de audiencias sobre el tema.

Subrayó al mismo tiempo que "todo acuerdo que comprometa las leyes internas sobre comercio no será aprobado".

Baucus es uno de los 61 senadores de ambos partidos que en mayo pasado entregaron a Bush una carta en la cual le anunciaban su oposición a cualquier debilitamiento de las leyes comerciales.

El debate sobre la autorización, antes conocida como "fast track", gira en torno a las normas laborales y ambientales, que Bush y la mayoría de los legisladores de su Partido Republicano quieren dejar fuera de los pactos comerciales, mientras los demócratas reclaman que sean incluídas "en el núcleo" de los acuerdos, junto con sanciones u otros mecanismos efectivos para hacerlas cumplir.

La medida garantiza a los socios comerciales de Estados Unidos que los acuerdos negociados no serán modificados por el Congreso, que sólo podrá rechazarlos o aprobarlos en el proceso de ratificación.

Bush necesita la autorización para negociar el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y otros acuerdos comerciales, así como para trabajar hacia el lanzamiento, en noviembre próximo, de una nueva ronda de negociaciones globales de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Robert Zoellick, representante de Comercio Exterior, dijo ante el Comité de Finanzas que la mejor forma de promover mejores normas laborales y ambientales en otros países es ayudarlos a desarrollar sus economías a través del libre comercio.

"Como lo hemos visto en nuestra propia casa, la base para el progreso de las normas laborales y la protección del medio ambiente es el crecimiento económico, la apertura, apoyo al desarrollo del sector privado, y la expansión de la sociedad civil", dijo Zoellick.

El Secretario de Comercio, Donald Evans, recordó al comité que en Estados Unidos hay unos 12 millones de empleos que dependen de las exportaciones, incluyendo uno de cada cinco puestos de trabajo en manufactura, y un tercio de la producción agrícola es destinada a la exportación.

Evans enfatizó la preocupación del gobierno de que Estados Unidos está quedándose atrás en la promoción de sus intereses desde que expiró, en 1994, la autorización llamada entonces "fast track", que hasta ese momento había sido otorgada a todos los presidentes.

El presidente demócrata Bill Clinton fracasó dos veces en su intento de obtener el "fast track", en 1997 y 1998, debido a la enérgica oposición de una vasta coalición de sindicatos, ecologistas y consumidores.

Las mismas fuerzas siguen comprometidas a bloquear nuevamente la autorización, a menos que Bush acceda a incluir el cumplimiento obligatorio de normas laborales y ambientales mínimas.

El Presidente, entre tanto, llamó esta semana a las asociaciones de agricultores y a los dirigentes empresariales a respaldar sus esfuerzos de cabildeo para tratar de obtener la autorización.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores