Crisis de integración en Mercosur

Países miembros reconocen que existen problemas de integración pero coinciden en que podrán resolver adecuadamente los momentos difíciles por los que atraviesa el pacto.

22 de Junio de 2001 | 10:30 | Agencias
ASUNCION.- Los presidentes del Mercado Común del Sur (Mercosur), más Chile y Bolivia, se aprestan a cerrar hoy en la Cumbre de Asunción las negociaciones sobre la profundización de la integración, que atraviesa un momento difícil.

El encuentro ha motivado la presencia en la capital paraguaya de dos jefes de Estados de otras regiones, en este caso Hugo Chávez, de Venezuela, y Joaquín Chissano, de Mozambique, que han acudido como invitados especiales.

El Presidente argentino, Fernando de la Rúa, admitió en Asunción la crisis por la que atraviesa la integración.

"Todos los países tenemos problemas, así que tenemos que poner el mayor sentido de cooperación y solidaridad para resolverlos", dijo en rueda de prensa.

De la Rúa expresó sus "esperanzas" en que la Cumbre ayude a conseguir "una integración mayor, el fortalecimiento del intercambio comercial y de las cosas extracomerciales que implica el Mercosur".

El Presidente chileno, Ricardo Lagos, coincidió con De la Rúa al manifestar su confianza en que las autoridades del Mercosur encontrarán "las soluciones adecuadas para los momentos" difíciles que está atravesando el proceso de integración.

Adelantó que Chile hará "un planteamiento para fortalecer los mecanismos de entendimiento entre los países del Mercado Común".

Chile y Bolivia, que en 1997 firmaron acuerdos comerciales con el Mercosur, participan en las reuniones como "estados asociados" y por ahora no tienen posibilidades de convertirse aún en socios plenos.

Un convenio similar al de chilenos y bolivianos interesa ahora a Venezuela, según Chávez.

El gobernante informó de que su presencia obedece a dos motivos: su condición de Presidente "pro tempore" de la Comunidad Andina (CAN) y, por otro, seguir las gestiones tendentes a la incorporación de Venezuela al Mercosur.

El Mercosur, que es el mayor bloque económico latinoamericano -su Producto Interno Bruto (PIB) equivale aproximadamente a la mitad del total de América Latina- y cuarto en el mundo, ha atraído también el interés africano, confirmó Chissano.

"Estoy aquí para representar a los Estados de la Comunidad de Desarrollo de los Países del Africa Austral y nuestra intención es tener una aproximación tendente al intercambio", manifestó.

La Cumbre presidencial analizará el resultado de las negociaciones celebradas ayer en la reunión del Consejo Mercado Común (CMC), máximo órgano de decisión del Mercosur integrado por los cancilleres y ministros del área económica.

Las conversaciones se centraron en las diversas propuestas presentadas por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los socios plenos del bloque, que representan un mercado ampliado de más de 200 millones de consumidores.

Entre otras cosas, el Consejo acordó aumentar la protección arancelaria en caso de que el ingreso de agroalimentos subsidiados por otros bloques o países causen daños comerciales a la industria y los productores de la región.

Los países del Mercosur gastan entre 800 y 1.000 millones de dólares anuales en compras de agroalimentos subsidiados, la mayoría carnes cocidas y lácteos procedentes de países de la Unión Europea (UE), dijeron a EFE fuentes oficiales brasileñas.

Mientras, el subsecretario argentino de Integración Económica, Norberto Ianelli, explicó que la protección para impedir "daños" por el ingreso de productos agrícolas o alimentos subsidiados se aplicará por medio de una subida del Arancel Exterior Común (AEC) en cada caso particular.

La reforma de la política aduanera del Mercosur fue encomendada a un "grupo de alto nivel técnico", cuya prioridad será revisar primero el AEC para el ingreso de bienes de capital y productos de informática y telecomunicaciones.

Argentina logró el permiso de sus socios para eliminar individualmente y transitoriamente el AEC para esos productos, una medida que quieren imitar Paraguay y Uruguay frente a la renuencia de Brasil.

El Mercosur tiene pendiente bajar en un 2,5 por ciento todos los niveles del AEC y en este sentido se resolvió que habrá una reducción del uno por ciento a partir del 1 de enero de 2002.

En los próximos meses se decidirá cuándo se eliminará el 1,5 por ciento restante.

Además el Consejo ha dado por descontado que Paraguay firmará en esta cumbre su adhesión a la Política Automotor Común (PAC), lo que abre las puertas a un acuerdo para el libre comercio de automóviles entre el bloque y México, y que se aspira a cerrar este año.

Por su parte, el ministro argentino de Economía, Domingo Cavallo, anunció que "hay voluntad de todos los socios" para negociar "de inmediato" un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Cavallo cree que si EE.UU. acepta negociar se logrará el acuerdo antes de 2005, límite fijado para cerrar las negociaciones del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), proyecto impulsado por Washington.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores