Ven señales de recesión en economía de EE.UU.

Una prolongada disminución de la producción industrial, la constante subida del desempleo y el fin del auge de las inversiones empresariales están juntando fuerzas para crear el debilitamiento característico de todas las recesiones vistas desde la Segunda Guerra Mundial, dijeron analistas.

27 de Junio de 2001 | 09:08 | Reuters
NUEVA YORK.- Una recesión de la Nueva Economía probablemente se parezca mucho a una de la vieja, dijeron expertos que ahora ven muchas señales clásicas de ese tipo de estancamiento.

Una prolongada disminución de la producción industrial, la constante subida del desempleo y el fin del auge de las inversiones empresariales están juntando fuerzas para crear el debilitamiento característico de todas las recesiones vistas desde la Segunda Guerra Mundial, dijeron analistas.

Pero hay esperanzas de que la inusualmente rápida y agresiva reacción de la Reserva Federal ayude a reactivar a la economía, lo que haría que la recesión dure poco.

La Fed ya ha recortado los costos del financiamiento en cinco ocasiones en lo que va de año, en un total de 2,5 puntos porcentuales, y muchos creen que volverá a hacerlo el miércoles.

"De cualquier manera, o estamos en una recesión, o ésta es la peor no-recesión de la historia", dijo Anirvan Banerji, director de investigaciones del Economic Cycle Research Institute (ECRI). "No es diferente esta vez. Está siguiendo el clásico patrón con algunas variaciones menores".

La Fed, la Casa Blanca y Wall Street han mantenido el optimismo sobre las perspectivas de que la mayor economía del mundo logre evitar una recesión, aunque por estrecho margen, con la ayuda de tasas de interés más bajas y los recortes de impuestos aprobados por el Congreso.

Los optimistas han resaltado el vibrante gasto de los consumidores y de sus niveles de confianza además de una fuerte demanda de viviendas, probablemente vinculada a los agresivos recortes de tasas.

Pero dos indicadores claves de una recesión, la producción industrial y el desempleo, están dejando muy poco espacio para ese tipo de optimismo, ya que ambos andan por el mismo camino que recorrieron en las recesiones pasadas.

"Lo que está por verse es si estamos en una desaceleración o una recesión", dijo el ex profesor de la Universidad de Chicago, Victor Zarnowitz, un experto en ciclos económicos. "Es muy difícil de detectar".

La Oficina Nacional de Investigaciones Económicas (NBER por sus siglas en inglés) advirtió en un memo la semana pasada de un riesgo cada vez mayor de una recesión.

Pero la NBER define una recesión como una significativa disminución de la producción, el empleo, los ingresos, y las ventas al detalle por más de varios meses, lo cual contrasta con la definición usada por la mayoría de los economistas de dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo. La proporción de la actual desaceleración aún no es clara.

Después del crecimiento de finales de los 90, impulsado por inversiones empresariales en nueva tecnología, la economía se desaceleró drásticamente en la segunda mitad del año pasado.

Una combinación de altos precios de la energía, tasas de interés elevadas y la corrección de los inflados precios de las acciones tecnológicas provocó una retracción de la manufactura, erosionó las ganancias empresariales y recortó los empleos.

La producción industrial se contrajo por ocho meses consecutivos y actualmente se mantiene en un 4 por ciento por debajo de su nivel máximo alcanzado en septiembre de 2000, un resultado no muy diferente a la contracción de 4,6 por ciento visto en la última recesión de 1990-1991.

Las plantillas no agrícolas disminuyeron en 182.000 en abril y 19.000 en mayo, y una encuesta de Reuters pronostica otro recorte de 51.000 en junio. Los datos de junio serán anunciados la próxima semana.

Solo hay un caso en que las nóminas se han contraído por tres meses consecutivos fuera de una recesión desde la Segunda Guerra Mundial, dijo Banerji, del ECRI.

Pero la contracción del empleo hasta ahora solo ha sido una fracción de los totales vistos en las últimas recesiones.

Alrededor de 1,9 millones de empleos fueron eliminados en la última recesión, mientras que los puestos perdidos en la actual desaceleración apenas suman 201.000.

Los expertos en los ciclos económicos también siguen el ingreso personal y las ventas, pero dicen que estos son indicadores de menor importancia.

El ingreso personal, el cual ha aumentado en la actual desaceleración, no disminuyó en forma significativa en la mitad de las recesiones posteriores a la Segunda Guerra Mundial.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores